DE CIUDADANO A POLÍTICO Y VICEVERSA. 1ª. DE DOS PARTES.

Colage 2

     Hay una propensión, indemostrada, a hablar de “ciudadano”, “ciudadanía”, “ciudadanización” y cuantas palabras similares se le ocurran, que ensalzan esa condición e inevitablemente la enfrentan con la de “político” o “política” como sinónimo de oprobio y no pocas veces de escarnio.

Es una memez.

Cuando se hace política y se recurre a una real, o fingida, o supuesta, “ciudadanía” como carta de presentación para dar a entender que no se es “político” se cuenta una mentira doble; primero, porque el que hace política es, por definición, político; y segundo —y peor aún— porque se da a entender, por parte del dicente, que posee una cualidad que lo hace intrínsecamente bueno, albo, puro, casi santo. Por eso es tan común que cualquier mentecato, para legitimar sus pretensiones, se embone y automoteje “ciudadano” como si ésa fuera, por sí, garantía de honradez o eficiencia.

Con esa pretendida distinción, gratuita y falsa por lo demás, se prescinde del hecho indiscutible de que la sociedad es una sola y esa sociedad forma a sus ciudadanos por igual; piense Usted en una sopa de verduras; no hay manera de que meta la cuchara y saque puros chícharos, o elotes, o zanahoria o trocitos de papa; Usted mete la cuchara y le van salir ésos y cualquier otro mejunje que le haya añadido; porque no hay manera de distinguir a priori, porque es sopa de verduras y punto.

Igual la ciudadanía que integra comunidad; los políticos no vienen en paquetitos; ni los trae uno de fuera; ni proceden de Marte o de Venus; los políticos, buenos, malos, regulares, son parte de esa comunidad; y si esa comunidad es incapaz de formar buenos profesionistas o padres de familia, personas decentes, ciudadanos comprometidos, etcétera, tampoco tiene porqué formar “buenos políticos”; y quien diga, crea o sostenga lo contrario, es un demagogo, en el mejor de los casos; o un perverso, en el peor.

A Wiston Churchill se le atribuye la célebre frase: “Cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece”, pues es verdad; y no sólo él lo dijo, grandes pensadores, escritores, militares, etcétera, han coincido en el fondo con esa visión: “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”, sostuvo en su momento Simón Bolívar; Jacinto Benavente  escribió: “Los pueblos débiles y flojos, sin voluntad y sin conciencia, son los que se complacen en ser mal gobernados”; José de Maistre fue el autor de la frase, que erróneamente se le atribuye a Maquiavelo, de que: “Cada pueblo o nación tiene el gobierno que merece”; pero mucho antes de todos ellos, en el Libro del Eclesiástico, Capítulo 10, versículos 2 y 3, respectivamente se lee: “Como el gobernante de un pueblo, así son sus ministros, y como el jefe de la ciudad, así son sus habitantes” y “Un rey ignorante es la ruina de su pueblo y una ciudad prospera por la inteligencia de los príncipes”; y podríamos seguir.

Si los ciudadanos fueran tan buenos o virtuosos per se, como pretenden sus panegiristas, los políticos serían una maravilla porque lo primero que se necesita para ser político es ser ciudadano.

Continuará…

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

ENTRE LIBROS Y CHARALES (LIBROS, LIBROS, LIBROS. 3ª. DE TRES PARTES).

27ba51359270b4727542e0e359cf5430

           Después de regocijarme en pescar charales y llevarlos a comer de mi palma envenenada, para luego devolverlos a su estanque a nadar en las aguas turbias de sus detritus, continúo con mis disquisiciones bibliográficas; Dios sabe que enemigos tengo en “bonche” y no es cosa de ponerlos en fila de espera, porque algunos, además, quizá ni a los buñuelos nos lleguen entre tanta edad inexorable, tanta soledad a cuestas, tanta soberbia indemostrada, tanta rabia inútil y tanta impotencia (in)galopante.

            Con buen sabor de boca y otra vez sin ánimo de arriesgar, comencé “Máscaras”1 de Leonardo Padura, otra garantía per se, sólo porque es Padura, y de quien puedo decir, como afirmé de Márkaris: Creo que he leído todo lo que de él se ha publicado en español y lo guardaba en calidad de “tablita de salvación” (otra).

          En cuanto a “Recursos inhumanos”,2 “Fábula Asiática”3 y “Así es como se mata”,4 a no dudarlo, valieron la pena; la primera es magnífica, sin la fuerza y la garra de Jorge Volpi o la sutileza de Almudena Grandes, en “Memorial del Engaño”5 o “Los Besos en el PAN”,6 respectivamente, “Recursos Inhumanos” explota las circunstancias que rodean las crisis financieras, el desempleo masivo, la inequidad rampante, los abusos del capitalismo feroz de nuestros días, y nos regala una novela lúcida e inteligente situada en la Francia actual; en cuanto a “Fábula Asiática”, me encantó por dos razones: Porque es de un guatemalteco que escribe con soltura y donaire de temas actuales y no sólo de sentidos regionalismos (reciclados) y porque constituye una crítica formidable a nuestro cientificismo carente de cualquier atisbo de ética; por lo que hace a “Así es como se mata”, cumple con su propósito, aunque denota al autor que escribe su primera novela y eso tristemente se deja ver, pues no puede evitar caer en los lugares comunes; ¿los volvería a leer a los tres? Sí, sí, no; el tercero no tiene nada más qué aportar; pero los dos primeros, por supuesto que sí.

           De hecho, déjenme les cuento: ¿Cómo no iba a ocurrir? Enrrachado, pensé que me iba a seguir con el cuarto al hilo pero no, la fuga estuvo en “Las Llaves del Reino”,7 de Sacheri; encarreradito, como digo, pensé, iluso de mí, que ésta iba a ser el remate de mi carrusel de delicias y mi cuarto deleite, pero no; y la culpa no es del autor; es enteramente mía, ¡burro! Si ahí clarito en la contraportada decía “artículos”; ¡ah!, pero como el señor estaba emocionadísimo, lo compré a lo baboso y de ahí las funestas consecuencias. El desagravio llegó de la mano de Pierre Lemaitre (con él arriesgué dos veces, ¡je!), y una muy buena “Rosy & John”,8 que se lee de corridito y lo confirma como lo que es: Uno de los mejores escritores modernos de novela negra. Con lo que ya llevamos cuatro autores fun da men ta les de ese género y que me dan a un aire cosmopolita que desmiente, en los hechos, ese nopalote que, a leguas, se me ve en la frente: Petros Márkaris, griego; Leonardo Padura, cubano; Qiu Xiaolong, chino; y Pierre Lemaitre, francés; en ese brete y con el perdón de ustedes, no se me ocurre mejor expresión que esta: “No te arrugues cuero viejo que te quiero p’a tamborrrr”.

           La serie la terminé (la estoy terminando porque a ratitos la leo en el baño), con Tan poca vida”9 (mira tú, las casualidades de la vida); aunque antes leí a una autora que sólo escribió dos novelas, recién fallecida por cierto, Harper Lee, y cuyo “matar un Ruiseñor”, todo un clásico, me mató hace ya sus buenos 35 años; pues semiregresó la señora con su segunda novela, publicada apenas en 2015, y, con “Ve y pon un centinela”,10 de nuevo me deslumbró; o será pura nostalgia pues la protagonista es la entrañable Jean Louise Finch, mejor conocida como Scout (uno de esos personajes entrañables). En algún otro lado lo escribí y ahora lo repito: “¿La máquina del tiempo? ¡Claro que existe! ¡Si todos llevamos una, aquí, al lado izquierdo del pecho, juntito del esternón!”; pues su lectura me la puso a funcionar a todo tren. Hay toda una anécdota detrás de esas dos historias y ya sabrá Usted si se mete a investigar o no.

          Por último, debo dejar constancia de que este asunto no marcha del todo bien; no es cosa de llevarme un montón de libros y traer de vuela otro montón sin leer que compré allá por donde andaba; fue el caso de Jorge Volpi, de quien adquirí dos y que, Dios mediante, estaré leyendo allá por diciembre: “Tiempo de Cenizas”11 y “La Paz de los Sepulcros”,12 junto con otros cuatro o cinco que ya iré comentando porque, creo, ya estuvo bueno de estar hablando de libros, libros y más libros.

        Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

 

1 PADURA, Leonardo. Máscaras. 1ª. edición en Maxi. TusQuets. México. 2016.2 LEMAITRE, Pierre. Recursos inhumanos. Alfaguara. México. 2017.3 REY ROSA, Rodrigo. Fábula asiática. Alfaguara. España. 2016.4 ZILAHY, Mirko. Así es como se mata. Alfaguara. España. 2016.

5 VOLPI. Jorge. Memorial del engaño. Alfaguara. México. 2013.

6 GRANDES, Almudena. Los besos en el pan. TusQuets. Argentina. 2015.

7 SACHERI, Eduardo. Las llaves del reino. Alfaguara. México. 2016.8 LEMAITRE, Pierre. Rosy & John. Alfaguara. España. 2017.

9 YANAGIHARA, Hanya. Tan poca vida. Lumen. 2ª. edición. España. 2016.

10 LEE. Harper. Ve y pon un centinela. Harper-Collins. USA. 2015.

11 VOLPI. Jorge. Tiempo de cenizas. DEBOLSILLO. México. 2016.

12 VOLPI. Jorge. La paz de los sepulcros. DEBOLSILLO. México. 2016.

 

RESPUESTA A JAIME GARCÍA CHÁVEZ. 2ª. DE 2 PARTES.

images

     En otro apartado el Lic. García Chávez apunta: “Sólo una ínfima parte de sus cuadros principales [del PAN] se decantó por caminar por una vía diferente y al impulso obligado de una insurgencia cívica que emanó de fuera de todos los partidos y que marcó una ruta diferente […]”; y agrega: “Esa insurgencia cívica no tuvo una desembocadura electoral y partidaria […] la naturaleza del movimiento Unión Ciudadana lo impedía por su carácter abierto y auténticamente plural”.

     Por equívocas, estas afirmaciones resultan penosas; de lo dicho por García Chávez se desprende, dicho en buen español, que ninguno de esos “cuadros principales” panistas participó en ninguna aventura electoral; y la eficacia y eficiencia de esa insurgencia cívica sirvió para dos cosas: Para nada y para puritita… Veamos: El candidato del PAN, el ganador, fue Javier Corral; el de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM), Nueva Alianza (PANAL) y del Trabajo (PT), Enrique Serrano; el de Movimiento Ciudadano (MC), el compadre del actual Gobernador: Cruz Pérez Cuéllar; el de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) Francisco Javier Félix; el de la Revolución Democrática (PRD), Jaime Beltrán; y el de los independientes, el senil “El Chacho” Barraza; es decir, cinco candidatos de ocho partidos y uno “ciudadano”; literalmente, la inmensa mayoría del espectro político partidista de la Entidad, ¿Qué pitos tocó Unión Ciudadana?

    Si alguien piensa que de veras sirvió para algo, excepto para construir discursos grandilocuentes y mamones, le recuerdo algunos de los resultados electorales: Tres de los cinco municipios más grandes, ganados por el PAN; además de otras 26 alcaldías (total: 43.28%); 27 sindicaturas (40.29%); y 16 distritos electoral de 22 (72.72%); además, de 4 alcaldías para MC; 2 para los independientes y 1 para el PVEM; sobre estas bases, vuelvo a preguntar: ¿Qué pitos tocó Unión Ciudadana en este baile?

    No existe ningún instrumento descriptivo, ni estadístico, ni histórico, ni jurídico, no ya que pruebe, que insinúe un tantito, que Unión Ciudadana aportó algo al resultado electoral; hablando de la candidatura a Gobernador, por ejemplo, es más fácil concluir, los números anteriores así lo demuestran, que fueron los candidatos del PAN, todos ellos, los que mejor encauzaron el descontento ciudadano, que una entelequia que, de tan abierta y plural, ni siquiera se ve; y es así, lo repito, porque todas las fuerzas políticas representadas en el seno de la sociedad chihuahuense, excepto el Partido Encuentro Social (PES), junto a los candidatos independientes, presentaron candidatos y participaron en la contienda. ¿Qué es Unión Ciudadana? Un mito, una engañifa, un juego semántico engañabobos. Uno de los fraudes más escandalosos de la historia política del Estado; Se le podría calificar de “El Juego de los Tantos” (o de los Tontos): Nunca antes tantos, tan inservibles, tan inútiles, tan superfluos, se habían vendido tan caro y beneficiado tanto por tan poco.

    Claro que existió un repudio al régimen anterior, los resultados electorales lo demuestran de manera palmaria; pero ese rechazo se manifestó en las urnas se canalizó a través del sufragio y el gran beneficiario fue el PAN y sus abanderados. Con esa afirmación regreso a lo que ya había afirmado en la reflexión previa: “[…] miente García Chávez; por ignorancia o mala fe, pero falta a la verdad con ese dicho —existe una clara distinción entre un trienio y el siguiente; y la demostración palmaria de este aserto viene de la mano de un párrafo subsecuente—”; aquí estamos: Un PAN entreguista o entregado no le habría partido su mandarina en gajos al PRI como ese PAN lo hizo.

     Sin embargo, lo verdaderamente perverso del editorial garcíachavista es insinuar que el PAN se benefició de la no concreción del Frente por la Unidad Democrática de Chihuahua (FUDCh), “para salir como única opción partidaria, aprovechadora, como desembocadura de la insurgencia cívica”; es perversa por falsa y contradictoria: Primero, porque ahora resulta que “la insurgencia cívica” es obra y gracia del FUDCh; segundo, porque la ínfima parte de los cuadros panistas, que ni eran ni dirigentes ni nada, se aprovecharon de lo que el FUDCh había conseguido (sin esa interpretación la frase “el PAN se aprovechó” carece de sentido); tercero, porque el justificado hastío de los chihuahuenses y el legítimo triunfo del PAN se hacen depender de la “mencionada Alianza Ciudadana”, de la que en líneas previas afirma que no se concretizó; y cuarto, porque explica todas esos acontecimientos a partir de la existencia de una falsa “Alianza Ciudadana” creada por el PAN “para aparentar que estaba presente el movimiento cívico original”. ¿What?

    ¿De dónde sacó el licenciado García Chávez tantas estupideces? Misterio. No existió ninguna Alianza Ciudadana, ni falsa ni auténtica, o por lo menos visible, a la que le deban el triunfo el Gobernador, los diputados, los alcaldes o los síndicos panistas que actualmente gobiernan; no existió nada como una Alianza Ciudadana legítima, creadora de la insurgencia cívica, que después mató, para luego suplantar, el PAN; se trata sólo de la febril historia de un fabulador loco y quien la crea peca de crédulo e imbécil.

     ¡Abur!

    Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

 

 

RESPUESTA A JAIME GARCÍA CHÁVEZ. 1ª. DE 2 PARTES.

Desarrollo de la deuda en Chihuahua 2

     El lunes, leí un editorial de la autoría del Lic. Jaime García Chávez; la incomodidad subsecuente motivó interrumpir mis disquisiciones bibliográficas por estos párrafos que, confío, no aparezcan sulfurosos; y si sí, pues ni modo. Al margen de las declaraciones de Ricardo Anaya, de quien públicamente he reclamado su falta de decencia política pues, como el Lic. García Chávez bien dice, es Jefe nacional del PAN y precandidato presidencial, lo cierto es que su escrito me parece que generaliza en extremo, da a entender cosas que no son ciertas y soslaya otras.

      En primer lugar, señala el autor que el PAN de Chihuahua “fue duartista de principio a fin del sexenio”; miente García Chávez; por ignorancia o mala fe, pero falta a la verdad con ese dicho —existe una clara distinción entre un trienio y el siguiente; y la demostración palmaria de este aserto viene de la mano de un párrafo subsecuente—; lo que el licenciado, como otros muchos, confunde para llevar agua a su molino, es la necesidad de entender la política como un ejercicio dialéctico permanente que implica, forzosa y necesariamente, el acompañamiento o el distanciamiento de la oposición con el poder. Con esa óptica maniquea, para colmo defectuosa y convenenciera, cualquier cercanía o acuerdo con el Gobierno por parte la oposición es cuestionable, si no favorece al autor de la crítica; o se trata de un ejercicio “de pluralismo democrático” si sí la favorece.

      Así, todo el que coincidió con César Duarte en cualquier aspecto, lícito o no, atendible o no, justificado o no, es un villano o un malvado; y quien no lo hizo, es candidato al galardón de la pureza sin mácula.

      Esto que digo resulta relevante porque el Licenciado García Chávez, por ejemplo, fue Diputado durante el primer trienio del Gobernador Reyes Baeza y no fueron pocas las veces que, desde su curul, apuntaló sus políticas públicas, en multitud de temas; lo que no resulta tan diáfano si tomamos en cuenta que, en su oportunidad, ese mismo Reyes Baeza, todo sea por seguir con los ejemplos, fue señalado como un gobernante que había sumido a Chihuahua en un pozo de endeudamiento; y conste que no me refiero a las acusaciones de la pasada administración cuando, por cierto, el Licenciado García Chávez, escrito por él mismo, le apuntó un buen tanto en el chorizo a dicho mandatario por su cartita exculpatoria (aclarando que la expresión no se refiere a una picaresca singular sino al juego del billar).1

      Como sea, y sólo para refrescar la memoria de los coterráneos y del propio editorialista, cabe mencionar que el problema de la deuda chihuahuense comenzó en ese sexenio; a su término, en 2010, los señalamientos fueron constantes: El 5 de julio, el periódico El Universal destacaba que gran parte de los gobernadores electos recibían “una bomba de tiempo” y de Chihuahua, literalmente dice que el servicio de la deuda “podría consumir entre un 20% y un 25% del ahorro interno”;2 nota reiterada por otros medios;3 e incluso, ese estado de cosas propició un editorial que hablaba de una “bancarrota pública”;4 a fines de ese mismo año, se afirmaba en distintos medios que Reyes Baeza había dejado una deuda por “13 mil 262 millones; 869% más que la que recibió: Hacienda”;5 y que ese Gobierno no sólo dejó sumido al estado de Chihuahua en su peor crisis de inseguridad “también dejará la deuda más grande de la historia”.6 Al respecto, apunta un informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OECD) que no puede tacharse de parcial: “Las obligaciones financieras de Chihuahua están garantizadas a través del balance entre activos existentes e ingresos futuros. Las obligaciones financieras aumentaron de MXN 5.500 millones en 2005 a MXN 12.300 millones en 2010 -un aumento del 79% en términos reales- pasando de 1.9% a 3% del PIB estatal. A pesar de que la deuda aumentó sustancialmente, más de la mitad (54% del total de la deuda a fines de 2010) estaba respaldada por valores bursátiles vinculados a un sistema de autopistas muy exitoso, calificado AAA en la escala mexicana de agencias calificadoras; El resto está garantizado por los impuestos compartidos (participaciones)”.7

      Ahí empezó todo; votando jubilosamente las primeras bursatilizaciones; con ello se demuestra que no cualquier acuerdo entre gobierno u oposición es negativo ni criticable per se; que el ejercicio dialéctico es indispensable en política y que, en Chihuahua, hablando de acciones u omisiones en esas lides, el más pelón se hace una trenza.

Continuará…

     Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo “La deuda chihuahuense” publicado en su blog el 12 de marzo de 2014, visible en el sitio: http://jaimegarciachavez.mx/?p=576

2 Nota de José Manuel Arteaga Ruiz, con el título “Gobernadores heredan deuda”, publicada el 05 de julio de 2010, por el periódico El Universal.

3 Nota con el título “Gobernadores heredan deudas a electos; entre ellos en Chihuahua. Deuda pública directa y bursatilizaciones, deudas de Reyes Baeza”, publicada el 05 de julio de 2010; visible en el sitio: http://www.xepl.com.mx/completa1.php?i=48781

4 Editorial de Luis Javier Valero, con el título: “Bancarrota Pública”, publicado el 16 de octubre de 2010; visible en: http://devenir.com.mx/diario/index.php?option=com_content&view=article&id=3621:bancarrota-publica-luis-javier-valero&catid=64:luis-javier-valero&Itemid=67

5 Nota de Tiempo.com, con el título: “Reyes Baeza deuda por 13 mil 262 millones; 869% más que la que recibió: Hacienda”, publicada el 27 de diciembre de 2010; visible en el sitio: http://notifamaestatal.blogspot.mx/2010/12/dejo-reyes-baeza-deuda-por-13-mil-262.html?m=0

6 Nota con el título “Gobernadores heredan deudas a electos; entre ellos en Chihuahua. Deuda pública directa y bursatilizaciones, deudas de Reyes Baeza”, publicada el 27 de diciembre de 2010; visible en el sitio: http://www.larednoticias.com/noticias.cfm?n=55751

7 OECD. Territorial Reviews: Chihuahua, Mexico. Francia. 2012. Pág. 201. Traducción del autor. Énfasis añadido.

LIBROS, LIBROS, LIBROS. 2ª. DE TRES PARTES.

Colage.

     No era cosa de forzar la suerte pero sí de tentarla, así que me seguí con “Ensayo sobre la ilusión”,1 de Sealtiel Alatriste; ahí, de nuevo, torció la puerca el rabo por tercera vez; malísima. No recuerdo cuándo, pero allá por fines de Semana Santa escribí que “Conjura en la Arcadia”,2 del mismo autor, me llegó de manos de la bienhechora amistad y me había gustado mucho; había ya pedido dos de sus obras, vía electrónica, a Porrúa y me regalaron una tercera; con las tres en la mano resistí la tentación, las guardé hasta ahora y las leí con altibajos emocionales. Me explico, “Ensayo sobre la ilusión”, fuchi; “Quien sepa de amores”,3 legible; “Verdad de amor”4 (ganadora del premio de novela Planeta/Joaquín Mortiz 1994), la mejor de las tres por mucho; entretenida y amena; Alatriste retoma el tono, o mejor dicho, ése es su tono original y no debería salirse de él ni abusar tampoco, lo que sí hace en “Ensayo sobre la ilusión” y “Quien sepa de amores”. En “Verdad de amor” se prefigura su estilo ligero, jocoso, entretenido, ameno, ribeteado por multitud de notas y elucubraciones relativas a la farándula, el periodismo, la literatura y, particularmente, el séptimo arte; trabaja en esta obra con gran acierto, las biografías de Jean Renoir, segundo hijo del famoso pintor impresionista Pierre-Auguste Renoir, y de María Félix, en una melé inteligente, divertida y bien escrita, ¿lo volvería a intentar leer? Sí, sin irme la vida en ello. Conste que la mitad del aplauso se lo lleva porque me encantan los escritores mexicanos que se salen del lugar común de la inmensa mayoría: Escribir sobre México en un raro afán de emular, unos más ramplones que otros, a Juan Rulfo; por eso me gusta Volpi, por ejemplo, por el conocimiento, el desparpajo y la maestría con la que escribe del Mundo y no nada más de nuestra patria. Léase Memorial del Engaño5 o “En busca de Klingsor”6 y me dará la razón.

     Por razones estrictamente técnicas (la ruta de viaje lo demandaba) empecé dos novelas de manera simultánea; resulta que entre los cinco libros que compré de último minuto estaba un ladrillo de mil páginas, “Tan Poca vida”7 de Hanya Yanagihara, que no cabía en mi otrora portafolios y ahora modesta biblioteca ambulante; total, lo comencé junto con “Rendición”,8 de Ray Loriga, el premio Alfaguara 2017. ¡Oh, Dios mío!, muy cansaditos los dos. A duras penas, acabé el segundo pero el primero no; lo continué leyendo como que de pilón; claro que lo “de pilón” es un decir, pues el pilón, en extensión, equivale a unos cuatro o cinco libros de los otros y en esas sigo, aunque hay mucho qué decir de ese libro. La de Loriga la compre sólo porque, como ya dije, es el premio Alfaguara de este año; y la de Yanagihara, porque es una 2ª. edición, ha vendido más de 500 mil ejemplares, la crítica especializada la celebró como “la mejor novela del año” y como lo he escrito de manera asaz frecuente: “A veces hay que arriesgar”; como arriesgué también con “Recursos inhumanos”,9 de Pierre Lemaitre; “Fábula asiática”,10 de Rodrigo Rey Rosa; y “Así es como se mata”,11 de Mirko Zilahy.

     El de Loriga no me gustó; no me gustan las novelas aparentemente “lineales” y que, sin embargo, se leen o se pueden leer entrelíneas, pletóricas de referencias crípticas y recargados simbolismos; la última fue “El Principito” y con ésa tuve; ya bastante me pesa la realidad cotidiana como para, todavía, tener que devanarme los pocos sesos en desentrañar, en un libro sin una precisa referencia histórica o geográfica, los meandros y recovecos del mundo; en mi opinión, el arte debe servir de refugio, no necesariamente manso, pero refugio al fin; y la literatura la concibo como una especie de remedio para los raspones que la vida nos deja; un bálsamo para el alma, un linimento para el espíritu; novela que no forja una lagrimita en el rabillo del ojo (una aunque sea), una sonrisa en la comisura del labio o una idea clara -o un gozo- instalados entre el cerebro y el corazón… al carajo, no sirve. De la obra de marras, dijo el jurado que le otorgó el célebre galardón: “Una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades”; no, gracias, para realidad kafkiana y orwelliana y manipulaciones las del terruño, ¡ajúa!, y con ésas me quedo (por no decir “me jodo”).

Continuará…

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 ALATRISTE, Sealtiel. Ensayo sobre la ilusión. Alfagura. México. 2011.

2 ALATRISTE, Sealtiel. Conjura en la Arcadia. TusQuets. México. 2003.

3 ALATRISTE, Sealtiel. Quien sepa de amores. Alfagura. México. 2010.

4 ALATRISTE, Sealtiel. Verdad de amor. Planeta y Joaquín Mortiz. México. 1994.

5 VOLPI. Jorge. Memorial del engaño. Alfaguara. México. 2013.

6 VOLPI, Jorge. En busca de Klingsor. Seix Barral. México. 1999.

7 YANAGIHARA, Hanya. Tan poca vida. Lumen. 2ª. edición. España. 2016.

8 LORIGA, Ray. Rendición. Alfagura. México. 2017.

9 LEMAITRE, Pierre. Recursos inhumanos. Alfaguara. México. 2017.

10 REY ROSA, Rodrigo. Fábula asiática. Alfaguara. España. 2016.

11 ZILAHY, Mirko. Así es como se mata. Alfaguara. España. 2016.

LIBROS, LIBROS, LIBROS. 1ª. DE TRES PARTES.

Colage.

  Todos usamos máscaras”.

 

Batman.1

         Sé que a muchas personas, incluso de aquellas que me leen de manera asidua y con agrado, les molesta que haga esos listados de los libros que leí en vacaciones como si fueran sólo la vacua pirotecnia de la ostentación; hago esa relación básicamente por tres razones: Primera, porque muchas personas me piden sugerencias de lectura; segunda, porque puedo; y tercera, porque quiero.

        Así las cosas, estos quince días transcurrieron de manera plácida sino beatífica; y en efecto, leí, leí y leí; llevaba yo once libros, pero me inquieté porque el primero, un mamotreto de más de 700 páginas, lo concluí, o casi, entre el viernes y el sábado; así que, sumido en uno de esos soliloquios que de vez en vez tengo conmigo mismo (“no hay forma de que sea de otro modo, tarado”, me interpelo), me dije suscinta y categóricamente: “¡En la madre! ¡No me van a alcanzar!”; así que fui y me compré otros cinco. No los leí todos, pero su luchita le hice; el primero fue ése que ya dije y que se llama “El Salvaje”.2 No me desmayé ni nada y me lo fusilé porque venía recomendado por un señor que no conozco pero que, supongo, sabe de lo que habla. Una de las personas que más respeto, y a quien le debía un obsequio, comentó que no había leído todavía a Murakami, de quien leí dos o tres obras hace años y me dije “hasta aquí”; y como mis “hasta aquí” suelen ser bastante perentorios y terminantes, jamás volví a hacer el intento de leerlo; pues fui con ese desconocido y le pregunté qué me recomendaba y me sugirió varios títulos del escritor japonés; ya entrados, también le pregunté: “oiga, ¿y de novedades? (esto ocurrió hace meses porque sigo en mis trece de sólo leer para el trabajo y la tesis) y zas, que va y me dice: “El Salvaje” y ahí voy; de la crítica no voy a hablar porque lo aplaudió a rabiar y, ¿quién soy yo para venir a controvertirla?, máxime que a Guillermo Arriaga, el autor, lo preceden sonoros éxitos como guionista de tres filmes, si no clásicos, por lo menos atendibles que hizo en mancuerna con el célebre González Iñárritu: “Amores Perros” (2000), “21 Gramos” (2004) y “Babel” (2006). Ahí está, ya lo dije y lo dejé escrito, ¿lo volvería a leer? Quizá no.

    Para compensar tanta desdicha, tomé un libro que me auguraba placeres sin fin: “Terapia Amorosa”3 de un clásico de mi pecho doliente (recién dejé de fumar), el alemán Daniel Glattauer; pero no, ¡ay!, tampoco. Una obrita a años luz de las entrañables “Contra el Viento del Norte”4 y “Cada Siete Olas”5 o de la deliciosa “Un regalo que no esperabas”.6 ¿Lo volvería a intentar leer? definitivamente sí.

         Dos a cero, fui sobre seguro y elegí, de Petros Márkaris, “El accionista mayoritario”.7 No lo sé pero creo que de Márkaris he leído todo lo que se ha publicado en español y con eso lo digo todo. Esta novela la compré en Buenos Aires hace más de un año y la había dejado para lo que sirvió, de tablita de salvación.

         Como mi corazón no está para desventuras, y si sí está no se quiere dar por enterado, me seguí con otra garantía: “El secreto de sus ojos”.8 ¿Cómo sabía yo que no habría de decepcionarme? Ah, pues porque había visto el filme. Un peliculón, por cierto; hace más de dos años escribí una reseña de la cinta, rodada en 2009, de la que comenté que “llegó a ser la película argentina de mayor éxito ese año; una de las más taquilleras de la historia del cine en aquel país; y un año después ganó el Óscar a la mejor película extranjera” (tan buena, que Hollywood hizo un remake con Julia Roberts de coprotagonista, “Secretos de una obsesión”). En ésas se habría quedado el asunto pero el año pasado el ganador del Premio Alfagura de Novela fue Eduardo Sacheri con “La Noche de la Usina”;9 ¿y de qué me enteré leyendo los retazos de su biografía? Pues de todo eso, de que era él el autor de la novela que dio pie a aquella película; pues la leí y, oh sorpresa, ¿qué creen?, que magnífica, excelente, ingeniosa, ligera e inteligente, resulta que el guionista, ignoro si el mismo autor, mejoró sustancialmente la trama. Hay por lo menos tres detalles en los que el filme se desvía de la novela y en mi modesta opinión la mejora por mucho; si se los cuento, le echo a perder las dos y no falta el zonzo que me venga con reclamos así que ahí la dejamos. ¿Qué si lo seguiría leyendo? ¡Ja! Si hasta me compré “las llaves del Reino”,10 que tenía buscando junto con la otra no menos de seis meses; pues fui y la pepené pero no las leí de un jalón porque no era cosa de forzar la suerte.

Continuará…

          Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Citado por PADURA, Leonardo. Máscaras. 1ª. edición en Maxi. TusQuets. México. 2016. Pág. 11.

2 ARRIAGA, Guillermo. El Salvaje. Alfagura. México. 2017.

3 GLATTAUER, Daniel. Terapia amorosa. Alfagura. México. 2017.

4 GLATTAUER, Daniel. Contra el Viento del Norte. Alfaguara. México. 2010.

5 GLATTAUER, Daniel. Cada Siete Olas. Alfaguara. México. 2011.

6 GLATTAUER, Daniel. Un regalo que no esperabas. Alfaguara. México. 2016.

7 MÁRKARIS, Petros. El accionista mayoritario. 1a. reimpresión. TusQuets. Argentina. 2014.

8 SACHERI, Eduardo. El secreto de sus ojos. DEBOLSILLO. USA. 2015.

9 SACHERI, Eduardo. La noche de la Usina. Alfaguara. México. 2016.

10 SACHERI, Eduardo. Las llaves del reino. Alfaguara. México. 2016.

CARTA ABIERTA A MANUEL BARTLETT O LOA AL CINISMO.

Bartlett

Don Manuel:

      A mis 51 años recién cumplidos, debo admitirlo, le empiezo a tener cierto respetito a los asuntos de la edad; entendida así, de modo genérico –“abstracto”, dirían los clásicos–, porque tampoco es cosa de rendir pleitesía al primer imbécil que se nos pare enfrente por más canas que peine o quisiera peinar. Como sea, le dejo el “don Manuel” porque no tengo alternativas; todavía no hay modo de decirle a alguien, en el trance de dirigirle una misiva, que vaya y mingue a su chadre hasta la pared de enfrente, de ida y vuelta, dos veces, y luego pretenda uno cuidar las formas; en tanto que el de “Senador”, no es mote que le quede a cualquiera, por más que cualquier cualquiera pueda llegar a serlo sin ningún mérito para ello; en “don Manuel” queda, pues.

     Resulta, don Manuel, que hace aproximadamente tres días, reconoció Usted que Carlos Salinas no ganó la elección de 1988; declaró: “Carlos Salinas de Gortari no ganó la elección presidencial de 1988. [Usted] precisó que no fue por medio de fraude cibernético, sino por la manipulación de cifras y, después, por la destrucción de las boletas”.1 Luego vino un desmadre; si no me cree, métase a Google; cerca de 12 mil 800 resultados2 entre esa declaración y, ¡ay, qué pena!, su retractación ulterior que lo pinta a Usted de cuerpo entero y lo refleja tal como es: Un ente, un vejete senil y cobarde, que ni aún en el brete de estar cerca de rendirle cuentas a su Creador, es capaz de asumir con un amago de virilidad siquiera, la infamia de la que fue un triste y vil solapador, si no cómplice, si no coautor, si no remunerado artífice.

      Odian los académicos citar Wikipedia; asumiéndome como un tinterillo apenas, sin empacho vengo y la cito; el sitio da cuenta de Usted destacando que fue designado, en 1981, coordinador general de la campaña de Miguel de la Madrid, así como Secretario General del CEN del PRI; Secretario de Gobernación –y como tal responsable de organizar las elecciones de 1988- (de 1982 a 1988); Secretario de Educación Pública (de 1988 a 1992); Gobernador de Puebla (de 1992 a 1998); Senador de la República por el PRI (de 2000 a 2006);3 y finalmente, en 2012, otra vez Senador por el PT, luego de que ese partido lo invitara “por sugerencia de Andrés Manuel López Obrador”.4

     La reseña anterior resulta indispensable para terminar el esbozo de su personalidad tétrica; político de carrera, no duda en saltar de un puesto a otro, de una a otra lealtad. No es de reclamársele lo mudable de su fidelidad, no podía esperarse menos de Usted –beneficiario insigne de sus silencios-, es de reprocharle la falta de pundonor, de decencia, de valentía mínima, para asumir, con todas sus letras, el hecho escueto del fraude de 1988: “Yo no sé si ganó o perdió Carlos Salinas: Manuel Bartlett”;5 qué pena don Manuel, con tan poca vida por delante y sin arrestos suficientes para asumir, por una sola vez en la vida aunque sea, las consecuencias de ser hombre.

      Estos párrafos se los dedico, entonces, porque es digno de encomio, de sonoro aplauso, su gusto y apego a la vida; muriéndose, don Manuel, y con esa llamita que ya no habrá de abandonarlo jamás de ver qué le toca en esta mierda que encabeza Andrej Manuel, aunque el precio que haya de pagar sea que el país se hunda. Para Usted, priísta del alma, no sería la primera vez.

      Por último, aclaro que lo de “vejete senil y cobarde, que ni aún en el brete de estar cerca de rendirle cuentas a su Creador” es una expresión pensada exclusivamente en Usted; lo que pongo de relieve porque nunca faltan los idiotas que se quedan en “vejete”, “senil”, “Creador”, etc., y luego, luego, piensan en su abuelito o en algún otro panegírico baboso relativo a la tercera edad o a la religión, por ejemplo. No señor, reivindico la expresión como propia y dirigida particularmente a Usted… dicho sea con todo respeto (diría Márgara Francisca).

      Sin más por el momento, a la espera de que el Alzheimer termine pronto de ponerlo en su lugar (hay atisbos) y, de inmediato, la historia nacional lo abomine –o lo vomite-, quedo a sus órdenes.

Luis Villegas Montes.

1 Nota de Claudia Salazar con el título: “Salinas no ganó en el 88.- Bartlett”, publicado el 8 de julio de 2017, por el periódico Reforma.

2 Visible en el sitio: https://www.google.com.mx/search?q=Senador+Morena+Manuel+Bartlett+reconoci%C3%B3+expresidente+Carlos+Salinas+Gortari+no+gan%C3%B3+elecci%C3%B3n+1988&rlz=1C1CHBD_esMX745MX746&oq=Senador+Morena+Manuel+Bartlett+reconoci%C3%B3+expresidente+Carlos+Salinas+Gortari+no+gan%C3%B3+elecci%C3%B3n+1988&aqs=chrome..69i57.481j0j8&sourceid=chrome&ie=UTF-8#q=manuel+bartlett+Carlos+Salinas+de+Gortari+fraude+1988 Consultado el 1o de julio de 2017 a las 19.00 hrs.

3 Visible en el sitio: https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Bartlett Consultado el 1o de julio de 2017 a las 19.15 hrs.

4 Visible en el sitio: http://www.adnpolitico.com/perfiles/m/manuel-bartlett-diaz Consultado el 1o de julio de 2017 a las 19.30 hrs.

5 Nota de la redacción con el título: “Yo no sé si ganó o perdió Carlos Salinas: Manuel Bartlett”, publicado el 10 de julio de 2017, por el periódico El Universal.