2a. carta al senador Gustavo Madero

SENADOR GUSTAVO MADERO.

P R E S E N T E.

Senador, todo sea dicho sin el menor respeto, no la chifle que es cantada.

         Apareció publicada el día de ayer una nota  que, por su significación —que no su relevancia—, merece que salga yo de este letargo que dura ya algunos días y que me tiene los pies dados a la trampa y con mi alma inmortal en vilo.[1]

         La nota refiere, palabras más palabras menos, que usted asegura que se incumplió con el acuerdo de inclusión promovido por el CEN del PAN según el cual, respecto a la elección de la gubernatura en Chihuahua, se entregaría la capital del Estado y que, la narrativa contra Javier Corral, excluiría a quienes lo apoyaron. Lo anterior —dice la nota que dice usted—, porque “no fue el candidato de Javier Corral, sino un proyecto de sus causas como el combate a la corrupción” y que al Gobernador le ganó la narrativa en su contra, empezando por un “un machetazo” (¡Órale!) que luego no logró construir frente a los calificativos de “chafa, frívolo, que no hace nada, que no trabaja, que se la pasa jugando golf, sangrón, que no quería a Maru”, etc. La nota continúa diciendo, según su humilde opinión, que usted fue el mero, mero promotor de la inclusión en esa elección  y que, sin embargo, ahora “se quedan con todo el pastel, las posiciones en una sola expresión en riesgo de perder los contrapesos” y que “eso está en riesgo en Chihuahua”.

         ¡Mocos!

         Ignoro, Senador, si fumó usted algo previo a declarar o si, de vacaciones por el Sahara (o Dubai, uno nunca sabe) —y sin gorra con qué cubrir su cabecita calva—, un golpe de calor terminó por volverlo loco o fundirle el cerebro, pero creo que, de aquí en delante, hasta que termine de tomar sus pastillitas y se alivie, no debería usted salir a hacer declaraciones con tanto donaire si antes no va con un psiquiatra.

         Mire senador, aunque le duela, no hay acuerdo del CEN que valga, porque la elección interna del mes de enero pasado se ganó limpiamente, en forma concluyente, de manera abrumadora, sin dudas sobre la Candidata que salió airosa de la dura prueba de enfrentar a un gobierno miserable (el mismo que usted cobija) que se metió con todo en la contienda interna y gracias al cual pudo usted hacer campaña pues, su mejor recurso, senador, fue afirmar, en público y en privado y ante quien quisiera oírle, que el Ministerio Público iba a hacerle la chamba que usted no pudo. No manche con sus palabras sucias una contienda interna que brilló por su transparencia y, en la cual, la militancia del PAN se impuso al Gobierno y sus trampas y a usted y a sus marrullerías (por decirlo de manera decente y no usar la palabra con “ch”).

         Respecto a la inclusión, senador, mejor quedarse callado. Javier Corral —y usted como jefe de gabinete—, dejaron a decenas, a cientos, a miles de panistas excluidos del gobierno estatal. Que no le flaquee la memoria ahora que está loquito, senador, ustedes se atrincheraron en un gobierno que fue para todos, pero no para el PAN, en el cual menudearon la izquierda, las Luchas Castro, los Víctor Quintana, entre otros, y dejaron fuera a multitud de cuadros forjados en administraciones panistas municipales, estatales y federal. En contraste, le menciono solo tres casos de inclusión, de reconocimiento a la diversidad y de respeto a la pluralidad: el primer lugar de la lista de diputados plurinominales local, la diputación de la todavía presidenta del Partido y, sobre todo, el caso de la Síndica electa en Chihuahua capital; tres mujeres panistas, reconocidas militantes, con sobrada experiencia, sí, pero afines a su proyecto personal, senador, y ahí están, listas para afrontar los retos por venir al lado —eso espero y a Dios le pido—, de otra mujer que ha dado ejemplo sin igual de fortaleza, diligencia y militancia, Maru Campos.

         Respecto a “entregar” la capital del Estado, ¿por qué habría de hacerse? ¿A quién tendría que entregarse? ¿A cambio de qué? ¿Se trataba de un botín acaso? No señor, como quizá no sabe, o ya no se acuerda, las elecciones internas se ganan con votos; y al igual que la evidente, dolorosa e innegable derrota que usted padeció, el Municipio de Chihuahua lo ganó Marco Bonilla a carta cabal y sin lugar a dudas. En todo caso, lo reto senador, a que me demuestre merced a un solo gesto, uno solo, que apuntale su dicho de que usted —o para el caso su expatrón—, fue el mero, mero promotor de la inclusión en esa elección (o en cualquier otra); si alguien fue vil, mezquino, sectario e intransigente en esa contienda, fueron ustedes dos.

         Lo único que le agradezco de la nota, senador, es la risa. Ese asunto del “machetazo” y el reconocimiento tácito de que su exjefecito chulo es, ha sido y seguirá siendo “chafa”, “frívolo” y güevón (eso no lo dijo usted, pero fue lo que quiso decir, no se haga loco, no abuse de su condición), bien vale la lectura de lo que, de otro modo, solo sería un exabrupto indigno de un senador de la República y expresidente del Partido.

         Termino, no se equivoque, senador, el riesgo de perder los contrapesos y el riesgo que corre Chihuahua no se halla en el ejercicio transparente y democrático del poder a cargo de María Eugenia; el riesgo está entre quienes, como usted, pretendan socavar y desalentar el ejercicio de gobierno que iniciará en septiembre próximo. Cuando fue su tiempo, senador, lo desperdició miserablemente entre trapicheos, subterfugios y componendas; no ensucie, pues, lo que no entiende ni mastique lo que no pueda tragar.

         Cállese y vea y aprenda cómo se gobierna con dignidad, con respeto a los diferentes, con inteligencia y con buena voluntad; apoye incondicionalmente lo que deba apoyar desde su trinchera y si no tiene nada bueno que decir de sus correligionarios, mejor guarde respetuoso silencio porque, merced a su biografía lamentable, senador, usted no tiene historias benignas qué contar, argumentos qué esgrimir ni ideas qué aportar.

         Como siempre, cuando y donde quiera, lo reto a debatir aunque bien sé, también y como siempre, que será inútil, la política (lo he dicho siempre), es un plato que se cocina con sesos y güevos.

Luis Villegas Montes.


[1] Artículo titulado: “Lamenta Madero exclusión en el equipo de Maru por la narrativa contra Javier Corral“. Visible en el sitio http://www.omnia.com.mx/noticia/189948/lamenta-madero-exclusion-en-el-equipo-de-maru-por-la-narrativa-contra-javier-cor Consultado el 23 de julio de 2021.

EL OGRO FILANTRÓPICO

Hace años, muchos años, treinta quizá, Caín Lara me regaló para un cumpleaños un libro de Octavio Paz cuyo título encabeza estos párrafos. Lo leí con fruición y constaté, de nuevo, la genialidad de Octavio Paz.[1] Hasta entonces, solo había leído El laberinto de la soledad —que me había gustado—, pero con el primero me terminé de enamorar. De Paz el ensayista, conste, porque el poeta, como que no. Los únicos versos que me gustan de él rezan:  

“Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío”.

Total, El ogro filantrópico me pareció un atisbo magnífico de la realidad política nacional; he aquí, un párrafo espléndido: “[…] desde la gran ruptura hispánica —la crisis del final del siglo XVIII y su consecuencia: la Independencia— los mexicanos hemos adoptado varios proyectos de modernización. Todos ellos no sólo se han revelado inservibles sino que nos han desfigurado. Máscaras de Robespierre y Bonaparte. Jefferson y Lincoln, Comte y Marx, Lenin y Mao: si la historia es teatro, la de nuestro país ha sido una mascarada interrumpida una y otra vez por el estallido del motín y la revuelta. No predico el regreso a un pasado, […] México debe encontrar su propia modernidad. En cierto sentido debe inventarla. Pero inventarla a partir de las formas de vivir y morir, producir y gastar, trabajar y gozar que ha creado nuestro pueblo. Es una tarea que exige, aparte de circunstancias históricas y sociales favorables, un extraordinario realismo y una imaginación no menos extraordinaria. No necesito recordar que el renacimiento de la imaginación. lo mismo en el dominio del arte que en el de la política, siempre ha sido preparado y precedido por el análisis y la crítica”.

Eso es todo; a eso se reduce todo. En México, detrás de cada conato de cambio de régimen (mascarada) han estallado el motín y la revuelta. Definitivamente, México debe encontrar su propia modernidad, pero esta no será posible sin realismo ni imaginación (extraordinarios). Y ambos tienen un solo origen: el análisis y la crítica.

En el México de hoy, desde el gobierno al menos, no hay una ni otra cosa, solo la defensa ciega de intereses de Estado, invectivas y amenazas veladas. Ni reflexión ni análisis —ni mucho menos crítica— son posibles en este escenario de parálisis y regresión.

Quincalla con ánimos de ser metralla.

A casi tres años de administración, el gobierno de la República ha decidido erigirse en, y retomar, el papel de Corte Augusta (o de “ogro filantrópico, ahí está la connivencia del Andrés Manuel López Obrador con Carlos Slim en la matanza de la Línea 12 del metro).

Ni democracia, ni república, ni división de poderes, ni federalismo, solo un pequeño y selecto grupo de corifeos, aplaudidores y lamesuelas que se benefician con las migajas del poder y en secreto esperan, con ansias, la caída del amo para ver quién toma su lugar.

Muchas gracias por sus felicitaciones y buenos deseos con motivo de mi cumpleaños. No hay manera, excepto esta, de agradecerles a todos su gentileza. Que Dios los bendiga.

Me despido de este espacio por tres semanas. Me voy de canópodo (o séase de patita de perro) a ver a m’ijo el menor, el Adolfo, a llevarle un titipuchal de libros y a traerme yo otro buen montón. Aquí nos vemos allá por principios de agosto, si Dios quiere —es aquí donde la multitud clama como en festejo cumpleañero: “¡qué quiera, qué quiera…!—”.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] PAZ, Octavio. “El ogro filantrópico”, 2.ª edición, Joaquín Mortiz, México, 1979.

ONCOGOLPISTAS

A las hordas de fascistas cuya única proclama (y pecado) es la legítima aspiración de una mejor vida para ellos y sus familias, sobre la base de instrucción y trabajo, se suma ahora un colectivo más peligroso: los padres de niños con cáncer.

Todo empezó con las declaraciones de Hugo López Gatell en relación con el demostrado (admitido por el Presidente[1]) desabasto de medicamentos oncológicos para niños con cáncer, a la cual respondió que le gustaría aprovechar la oportunidad para hacer una especie de alerta sobre ese tipo de narrativas que a veces se ha conectado con el golpe de Estado, pues ese planteamiento de los niños con cáncer sin medicamentos, “cada vez lo vemos más posicionado, más como una campaña más allá del país, de los grupos de derecha internacionales que están buscando esta ola de simpatía de la ciudadanía mexicana, ya con una visión casi golpista”.[2]

Es decir, en un profundo ataque de paranoia, para el célebre subsecretario de Estado, los niños con cáncer y sus familias constituyen punta de lanza del terrorismo internacional de derechas con pretensiones político-militaristas.

Así es, refiriéndose al golpe de estado bolchevique, Curzio Malaparte apuntaba, hace casi un siglo (y los morenistas, como comunistas en ciernes o socialistas confesos, deben saberlo): “cuando las masas hayan aceptado nuestro programa, no por eso habrá que dejar de organizar la insurrección. De las fábricas, de los cuarteles será preciso sacar elementos seguros y dispuestos a todo. Lo que necesitamos no es la masa de obreros, de los desertores y fugitivos: es una tropa de choque”.[3]

Es decir, para la 4T, no se trata de padres desesperados, de familias destrozadas o de miles de niños muriendo entre padecimientos indecibles a lo largo y ancho del territorio nacional, no señor, se trata de un grupo organizado políticamente, financiado por los corporativos internacionales, cuya intención es derrocar al gobierno.

Lo absurdo, lo peligroso, lo triste, lo cínico, de ese planteamiento, es que desnaturaliza las cosas, escurre el bulto frente a su responsabilidad, culpa a los otros de sus propios yerros y, lo que es peor, el funcionario de MORENA sufre de un ataque agudo de desmemoria.

En efecto, baste recordar las fortísimas acusaciones de los corifeos de la administración en turno quienes, frente a distintos hechos, han denunciado en reiteradas ocasiones que se “lucra políticamente” con la desgracia e incluso señalan estrategias orquestadas por el PRI y el PAN en varios hechos; como comenta Carlos Loret: “Menuda acusación, proviniendo de un movimiento político que, si a esas vamos, lleva 12 años ‘lucrando políticamente’ con la muerte de 49 niños en la guardería ABC de Sonora”.[4]

Y sin hacer nada, podría agregarse, como tampoco se ha hecho con las matanzas de Tlahuelilpan o el “Culiacanazo”, ambas ordenadas por el Presidente de la República, quien jamás dudó en asumir su culpa, directa, en los dos casos.[5][6]

En otro asunto de mucho menor importancia, hoy cumplo años. Felicidades a mí.

Muy bendecido y agradecido con Dios nuestro Señor. Que Dios nos bendiga y nos proteja a todos.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] Artículo de Pedro Domínguez titulado: “AMLO: faltan conseguir cuatro medicinas para cáncer infantil”, publicado el 29 de junio de 2021, por el periódico Milenio.

[2] MALAPARTE, Curzio. Técnica del golpe de Estado. Editorial Latinoamericana, México, 1963, p. 17. Énfasis añadido.

[3] Artículo de Emilio Rabasa Gamboa titulado: “La teoría golpista de López gatell”, publicado el 2 de julio de 2021, por el periódico El Universal.

[4] Artículo titulado: “‘El berrinche de AMLO’ sobre desabasto de medicamentos para niños con cáncer: Loret de Mola”, publicado en el sitio:  https://www.infobae.com/america/mexico/2021/07/01/el-berrinche-de-amlo-sobre-desabasto-de-medicamentos-para-ninos-con-cancer-loret-de-mola/ Consultado el 4 de julio de 2021 a las 11.45 hrs.

[5] Artículo titulado: “AMLO admite que él ordenó la liberación de Ovidio Guzmán”, publicado en el sitio:  https://politica.expansion.mx/mexico/2020/06/19/amlo-admite-que-el-ordeno-la-liberacion-de-ovidio-guzman Consultado el 4 de julio de 2021 a las 11.50 hrs.

[6] Artículo titulado: “CNDH inició queja de oficio por Tlahuelilpan; no es contra Sedena, como dijo AMLO”, publicado en el sitio:  https://www.animalpolitico.com/2019/01/cndh-queja-oficio-tlahuelilpan-sedena-amlo/ Consultado el 4 de julio de 2021 a las 11.55 hrs.

CLASEFASCISTA.

A la típica expresión “clase media” habrá que añadir, ahora, la acuñada por el presidente de la República días atrás y “sin querer queriendo” (El Chavo dixit): “clasefascista”.

Ciego a lo que no se ajusta a su particular visión del mundo, lejos, lejísimos, de comprender que los resultados electorales obedecen a una compleja multitud de factores, entre ellos, el desempeño de su propio gobierno y los yerros en su administración, para el presidente, el único a tener en cuenta es el voto de la clase media; a la que acusó de estar manipulada por los medios de comunicación financiados por oscuros intereses: “La clase media ‘manipulada’ permitió el fascismo de Hitler, el golpe de Estado de Pinochet en Chile y respaldó el asesinato del presidente Madero en México”.[1]

Días antes, había dicho también: “El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo este lunes que su Gobierno busca constituir una nueva clase media más humana, fraterna y solidaria para que resista campañas de manipulación”.[2]

Ambos dichos, constituyen los últimos eslabones de la cadena de ataques a la clase media que empezó con la insistencia enfática de que:​“Sí, sí sí, hay un sector de la clase media que siempre ha sido así, muy individualista, que le da la espalda al prójimo, aspiracionista, que lo que quiere es ser como los de arriba y encaramarse lo más que se pueda sin escrúpulos morales sin ninguna índole, son partidarios del que no transa no avanza”.[3]

Como se ve, no se trata de un mero exabrupto. Existe una campaña de descalificación dirigida a debilitar uno de los puntales más activos, más dinámicos y más necesarios en cualquier país: la clase media. La clase media, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), ronda el 40% de la población del país. Medida por sus hábitos de consumo e ingresos, por vía de ejemplo, pertenecer a un hogar con por lo menos un ordenador, “que gasta en torno a 1.500 pesos al mes en comer fuera de casa y donde alguien cuenta con tarjeta de crédito”.[4]

Pues bien, es contra esa clase media que suma decenas de millones de mexicanos —cuyo único “pecado”, según esa óptica maniquea, es querer una mejor calidad de vida para ellos y para los suyos—, que ha decidido el presidente dirigir sus baterías.

Más allá de si se trata de una brillante estrategia distractora (otra) con la que un sagaz AMLO desvía (manipula) la atención de la gente respecto de los verdaderos problemas del país (un montón), lo cierto es que ese conglomerado de más de 44 millones de personas debería estar atento, pues lo que hasta ahora había sido legítima aspiración, esperanza limpia, sueño justo, es ahora un camino pavimentado al infierno de los campos de concentración y hornos crematorios.

Según esa torcida visión de las cosas, desear un televisor, una lavadora, un refrigerador, un automóvil, dos pares de zapatos, agua caliente, ropa limpia e hijos sanos y felices; o trabajar de sol a sol, pagar impuestos y construir a diario un pequeño negocio, constituyen una expresión latente de odio que a la postre nos llevará a montañas de cadáveres en las calles porque ser clasemediero en nuestros días es ser remedo de un asesino envilecido y jactancioso.

Absurdo.

Que se cuide la clase media porque en pocas palabras nos están diciendo que vienen por nosotros; que vienen por nuestros huesos para hacernos, a la fuerza y como dice López: más humanos, más fraternos y más solidarios. Vienen por nosotros porque quieren nubes de pobres hermanados en la hambruna, la enfermedad y la miseria colectivas. Vienen por nosotros porque, y ya lo dijo el presidente, clasefascistas.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] Artículo de Néstor Jiménez y Fabiola Martínez titulado: “A los aspiracionistas no les importa el humanismo: AMLO”, publicado el 24 de junio de 2021, por el periódico La Jornada.

[2] Artículo de la redacción titulado: “Queremos construir una nueva clase media que se resista a la manipulación: AMLO”, publicado el 21 de junio de 2021, por el periódico El Financiero.

[3] Artículo de Pedro Domínguez titulado: “Un sector de la clase media es aspiracionista y sin escrúpulos morales: AMLO”, publicado el 14 de junio de 2021, por el periódico Milenio.

[4] Artículo de Francisco Manetto, David Marcial Pérez y Elías Camhaji, titulado: “La clase media: el último enemigo de López Obrador”, publicado el 19 de junio de 2021, El País.

MISIÓN IMPOSIBLE 2: DESATARUGANDO MORENOS.

Escribí en la pasada entrega, que existen hechos irrefutables que hacen propicio, y posible, vertebrar un bloque opositor consistente el cual, vinculado estratégicamente con algunos sectores sociales, pelee a MORENA los triunfos por venir. Enlisté, entonces, una serie de razones, continúo:

4. Cuarto, de esas metas, la más importante en el corto plazo, debe ser prepararse para la revocación de mandato. Así es, no estamos lejos de que AMLO se vaya por las buenas. De acuerdo a una encuesta realizada el pasado 6 de junio, el 46% del electorado votó por la revocación del mandato y solo el 49% votó en contra.[1] Necesitamos un empujoncito; convencer al 5% que no ha decidido, o convertir a una fracción mínima de morenistas (3%) de los yerros y sinsentidos de la 4T, para poner al presidente de patitas en la calle y que se vaya mucho a… su rancho. Ya sabemos lo que va a ocurrir: programas sociales como estrategia medular de campaña, las mañaneras como ariete en medios y carretadas de dinero para comprar voluntades. Es necesario, desde ya, empezar a trabajar en la estrategia que les haga frente a esos ilícitos y movilice a la ciudadanía. En resumen, ya sabemos quién y cómo pretende hacer qué, solo se requiere desarrollar las tácticas que, una a una, desmonten dicha farsa.

5. Quinto. Dicho en otros términos: si 2021 fue importante en el intento de mermar la fuerza legislativa de MORENA, el 2022 se convierte en una alternativa relevante por otras razones: es posible sacar a AMLO de palacio sin esperarnos a medir fuerzas en el 2024. Es más, si él gana en 2022, su cabecita loca empezará a maquinar, en serio, lo que hasta ahorita solo ha sido ocasión para sonrisas socarronas y débiles negativas: promover su reelección. En 2021, empresarios, medios, partidos y sociedad organizada, llegaron tarde y mal al proceso, no puede ocurrir lo mismo. Faltan ocho meses para ese marzo crucial, hay tiempo de sobra para organizarse y hacer patente que la mayoría del pueblo de México no lo quiere.

6. Sexto. Así es. Hay en el país 126 millones 14 mil 24 habitantes;[2] en tanto que, electores, somos 93 millones 984 mil 196.[3] Como queda dicho, en los pasados comicios votaron por MORENA 17 millones 180 mil personas; de la población total, esta cifra solo representa un ínfimo 13.63% o, lo que es igual, el 86.37%, ¡un 86.37%!, de los mexicanos no eligió a quienes nos gobiernan en el ámbito federal ni ha avalado, en modo alguno, a esa administración. En tanto que, del universo de electores, menos del 20 por ciento, ¡menos de la quinta parte!, apoya a MORENA. Esa es una indiscutible área de oportunidad, es necesario centrar y concentrar la crítica para persuadir al electorado lo mal que lo está haciendo este gobierno.

7. Séptimo. Otra buena noticia es que las locuras van a seguir. Los ataques a la clase media y a la división de poderes, la confrontación entre mexicanos, las descalificaciones a quienes no piensan como él, las mentiras, las excusas, las acusaciones, los excesos verbales, etc., no se acabaron el 6 de junio. De hecho, el presidente necesita más que nunca continuar, acelerándola, con su estrategia de militarizar al país, derrochar el dinero en obras faraónicas de dudosos resultados con mano militar y echarse a los soldados a la bolsa, de cara a las burradas que esté por consumar. Sin dinero público y sin ejército, el futuro de la actual administración está sellado. Esos dispendios, ese desdén por los programas sociales auténticamente útiles (vinculados a la educación, la cultura, la ciencia, la tecnología o el deporte), ese desprecio por el dolor humano de enfermos y víctimas de violencia, la persecución inmisericorde contra la clase media, el pacto con el crimen organizado (la “delincuencia organizada ‘se portó’ bien en elecciones”,[4] según él), entre otros disparates, deben constituir el eje donde se centre el ataque al mermado lópezobradorismo.

En resumen, quien sostenga que el balance del 6 de junio es positivo para MORENA, se equivoca; sí, no ha terminado de irse, pero no necesariamente llegó para quedarse. De nosotros, ciudadanos libres, inteligentes y lúcidos, depende. Lo más importante es no confiarse, no creer que distan tres años del próximo enfrentamiento. Está a la vuelta de la esquina. Estamos a un pasito de librarnos, por fin, de esa lacra que son MORENA y su presidente. El llamado es a no “rajarse”, no romperse, no claudicar y, sobre todo, entender que el 2021 no terminó nada, al contrario, es un llamado a recomenzar.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] Artículo de la redacción titulado: “El Financiero: 46% por revocación del mandato de AMLO; 49%, en contra”, publicado el 8 de junio de 2021, por el periódico El Financiero.

[2] “Censo de Población y Vivienda 2020”. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Consultado el 15 de marzo de 2021.

[3] Credencial para votar. “Estadísticas Lista Nominal y Padrón Electoral”. Instituto Nacional Electoral. Consultado el 15 de marzo de 2021.

[4] Artículo de la redacción titulado: “Delincuencia organizada ‘se portó’ bien en elecciones, afirma López Obrador/”, publicado el 7 de junio de 2021, por el periódico El Financiero.

MISIÓN IMPOSIBLE 1: DESATARUGANDO MORENOS.

He escuchado en estos días un sinnúmero de barbaridades; entre ellas, que MORENA ganó en el país en la pasada elección.

Vamos a decirlo con todas sus letras: sí, ciertamente, y bajo cierta óptica, los resultados se pueden ver como un triunfo para el presidente. Para quienes esperábamos la debacle, la ansiada derrota no llegó en los términos que hubiéramos querido. No llegó en las condiciones que el país necesita. Lo que significa que los despropósitos presupuestarios y los malabares económicos van a perdurar; es decir, vamos a seguir caminando al filo de la navaja. El presidente va a continuar haciendo chilar y huerta con las finanzas públicas; y la mayoría de los diputados, como el chinito, nomás mirando.

El triunfo en once gubernaturas, sumadas a las que ya tenía MORENA, colocan al presidente en una inmejorable posición para perpetuarse en el poder —él o quien él decida—, pues lo deja con la mitad el país gobernado por incondicionales que, de momento, lo más seguro es que van a pelear entre sí por ver quién es el más abyecto, el más lacayuno, el más vil, a fin de medrar en las confianzas y afectos del presidente. Hasta aquí, todo pareciera miel sobre hojuelas para la AMLO y sus valedores.

Sin embargo, no necesariamente es así. Existen también una serie de hechos irrefutables que hacen propicio, y posible, vertebrar un bloque opositor consistente que, vinculado estratégicamente con algunos sectores sociales, le pelee los triunfos por venir.

Ello es así, por varias razones:

  1. Primero, porque MORENA no solo no avanzó, sino que en algunos espacios retrocedió. Veámoslo: en 2018, MORENA obtuvo 30 millones 113 mil 483 votos, equivalentes al 53.19% del total de votos emitidos, con una participación del 63.42%. Este año, solo votó el 52.7% del electorado (un decremento mayor a los diez puntos respecto de la elección anterior). De estos, por MORENA apenas votaron 17 millones 180 mil personas. En números reales, MORENA cayó un 43% en las preferencias electorales.[1] Ello, tras dos años de una campaña PERMANENTE —desde la presidencia de la República— y entregando dinero a espuertas en beneficio de sus candidatos, a través de programas oficiales usados (más que nunca) con tintes de un recalcitrante clientelismo político.
  2. Segundo, prueba de lo anterior —de una significativa pérdida de espacios—, son los resultados en la Ciudad de México. Antes del 6 de junio, Morena gobernaba once alcaldías, ahora solo lo hará en siete; literalmente, la ciudad queda “partida” en dos.[2] Fenómeno al que debe agregarse que tres de los estados más poderosos (en población y económicamente hablando: Edomex, Jalisco y Nuevo León) quedan fuera de la órbita del presidente.
  3. Tercero, la oposición parece que ya entendió de qué lado masca la iguana. Durante estos dos años y medio, los partidos de oposición anduvieron de aquí para allá como títeres sin cabeza y sin objetivos claros. Es de creer que aprendieron la lección de que unidos pueden lograr más. Es preciso que el protagonismo mostrado por algunos liderazgos ceda el paso a un entendimiento de altos vuelos que privilegie, por encima de nombres y apellidos, una ruta de acción con metas y propósitos comunes, bien definidos y asequibles, en el corto, mediano y largo plazo. Resulta indispensable diseñar un modelo semiparlamentario de facto, estructurado a partir de una coalición político-legislativa, que haga frente al autoritarismo, erizado de bayonetas, que ya se advierte en el horizonte. Coalición que, eventualmente, debido a su solidez y altitud de miras, pueda sumar a hombres y mujeres de buena fe pertenecientes a algún partido que hasta hoy haya mostrado vocación de ser tapete del presidente y sus chifladuras.

Continuará…

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] Artículo de la redacción titulado: “¿Cuántos votos obtuvo Morena en el 2018 y 2021?”, publicado el 8 de junio de 2021. Visible en el sitio: https://www.liderempresarial.com/cuantos-votos-obtuvo-morena-en-el-2018-y-2021/ Consultado el 8 de junio de 2018 a las 22.00 hrs.

[2] Artículo de la redacción titulado: “La CDMX se ‘divide’ en dos: así quedó el mapa tras las elecciones”, publicado el 7 de junio de 2021, por el periódico El Financiero.

PARADO DE PESTAÑAS

Escribo, por fuerza, al filo de la incertidumbre o, lo que es lo mismo, parado de pestañas. Cuando usted, gentil lector, amable lectora, pase sus ojitos por estas líneas el día de mañana (el día de hoy para mí), ya sabrá que pasó en estas benditas elecciones duran ya demasiado.

Quienes me conocen saben que de optimismo nada; que lo mío, lo mío, lo mío, son la preocupación y el drama. Lo bueno es que, esas personas también podrán dar fe de ello, no me limito a preocuparme pues también y desde siempre me ocupo.

Dice mi amigo Héctor (a) “La Tortuga” (ese del Superbowl), que una de mis frases que más se le ha pegado es la de “meter el cuerpo”. En efecto, si no hay de otra, no dudo un segundo y ahí voy, como bailarina de centro nocturno en un privado (me han contado).

Si me pregunta, le he de decir que en este momento no sé si ganamos o no; son las doce del día; pero ayer, a esta hora, después de sufragar, yo juraría que ganamos. Ríos de personas, fila tras fila de gente esperando el momento de emitir su voto. Si todos los ciudadanos salimos a votar no hay duda: ganamos. Entre la gente de bien, no hay espacio para mentecatos de pseudoizquierda que desean el bien en los bueyes de su compadre.

Como leí ayer en algún sitio: “estoy demasiado viejo para andar con esa estafa del comunismo y ya me acostumbré a los lujos del capitalismo: papel higiénico, comer tres veces al día, ropa y zapatos sin remiendos, agua limpia, luz eléctrica y que mi perro sea mi mascota y no mi cena”. Así yo.

Por lo pronto, estoy cierto que Maru Campos será, por mucho, la mejor Gobernadora que el Estado ha tenido jamás. Su gobierno, su visión, su capacidad de trabajo, su sensibilidad, su valentía, su equipo plural, serán un respiro, una bocanada de aire fresco para Chihuahua, tan vapuleado por las últimas dos administraciones. El encono de la Federación, la mezquina locura de AMLO y el desastre que deja Javier Corral no serán fáciles de enfrentar; pero como nadie, María Eugenia contará con una legitimidad a prueba de bombas. Mucha gente se sumará a su labor de construir y de hacer de Chihuahua un bastión contra los criminales sinsentidos de MORENA.

Finanzas sanas, empleo, educación, salud, justicia y transparencia, son algunos de los rubros más apremiantes que deberán vertebrar, y significar, su actuación al frente del Ejecutivo. Desde nuestra trinchera, con denuedo y responsabilidad constante, abonaremos porque su labor se caracterice por el estado de derecho, lejos de esa gestión de ocurrencias y desdenes, de mala entraña y venganza biliosa, tan propios de Javier Corral. Por eso, y para evitar la confusión que podían propiciar las dieciocho combinaciones de voto, ayer (hoy), voté todo PAN.

Puede ocurrir, sin embargo, que esté equivocado; que los miles de personas que vi de pasadita, formados afuera de los centros de votación por lo que anduve de chile bola, fueran ciudadanos madrugadores nada más; y que después de las doce ya no se parara en las casillas ni un alma. En ese caso, Jiuston, tenemos problemas.

Desde aquí, en el improbable caso de que AMLO continúe con su cómoda mayoría de imbéciles en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, y en Chihuahua haya ganado Loera (¡ay, Dios mío!), como no es cosa de mentarle la madre en persona a quienes hicieron posible ese estropicio, solo les digo que aquí vamos a seguir, que Roma no se hizo en un día y que esta, la democracia, la lucha política, el enfrentamiento de entendederas, es brega de eternidad (don Manuel dixit).

Pase lo que pase, Luis, María, Adolfo, Irlanda, Sofía, no nos vamos a rajar.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

ÚNASE, VOTO MASIVO Contra MORENA

Si usted fue uno de tantos imbéciles que votó por MORENA en el 2018, esta es la hora en que puede pedir perdón de “bulto” y dejar de serlo (bueno, dejar de ser el imbécil del 2018 ya no se puede, es imposible, pero siempre puede redimirse), de cara al futuro.

Hay —todos los días los veo— tarados que defienden, con lugares comunes, su preferencia por ese espantoso muégano que es MORENA y su apoyo a Andrés Manuel. Los argumentos menudean: que el PRIANRD, que la defensa a los corruptos, que el pueblo manda, etc. ¡Mentira! Todo son mentira tras mentira y más mentiras; sin que falten quienes piden pruebas, pruebas, pruebas (como si no las hubiera, ¡idiotas!).

Para esos retrasados, ahí les va, una probadita de ese acelerado desmantelamiento de las instituciones (con pruebas):

  1. [1] ¿Profesional? ¿Experimentado? ¿Cómo el agrónomo director de PEMEX sin siquiera cédula profesional[2]? ¿Cómo la Secretaría de Energía que no tiene la menor idea de cuál es su responsabilidad[3]? ¿Cómo la analfabeta funcional, Secretaria de Economía, incapaz de leer de corrido una cifra millonaria[4]? ¿Cómo la subdirectora de Asuntos de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, del Conacyt, que es diseñadora de modas[5]? ¿O como la secretaria Administrativa del Fondo Sectorial de ese organismo con la Secretaría de Energía, que solo llegó hasta la secundaria[6]?
  2. [7]? Y lo peor no es eso, lo peor es que le hicieron caso. Ni una coma le movieron. Esa sumisión, ese entreguismo agachón y abyecto no le sirve a nadie, por lo menos no a México.
  3. nada más la deuda por Pemex se duplicará este año, para llegar en 2021 a un techo de endeudamiento interno de 22,000 millones de pesos;[8] además, desde el inicio del sexenio y hasta enero de 2021 se había adquirido una deuda aproximada de 2,800 millones de dólares con el Banco Mundial y de 18,316 millones de dólares por bonos en mercados internacionales.[9]

Dije “probadita” porque los párrafos anteriores son solo eso una muestra mínima. Donde le rasque, por donde le busque, solo va usted a encontrar eso, un desastre consumado o uno en curso.

AMLO solo sabe una cosa: mentir; y sus seguidores otra —y una sola también—, creer a lo baboso en sus mentiras. No de balde, el presidente cuenta, en promedio, ochenta mentiras diarias.[10]

El domingo, salga a votar y lleve con usted a sus parientes, a sus amigos, a sus conocidos, a sus vecinos. Vote por un solo logo de Partido, uno solo: PAN, PRI o PRD; si no lo hace por simpatía hacia esos partidos, hágalo por usted, por su familia, por México. Es necesario poner un alto a MORENA y decirle no a tanta simulación, a tanta cobardía y a tanta estulticia.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] Artículo de la redacción titulada “AMLO propondrá un nuevo gobernador para el Banco de México”, publicada el 21 de mayo de 2021. Visible en el sitio: https://www.infobae.com/america/mexico/2021/05/21/amlo-propondra-un-nuevo-gobernador-para-el-banco-de-mexico/ Consultado el 03 de junio de 2021 a las 06.00 hrs.

[2] Octavio Romero Oropeza dirigirá Pemex sin cédula profesional. Visible en el sitio: https://www.revistapuntodevista.com.mx/seccion/mexico/octavio-romero-oropeza-dirigira-pemex-sin-cedula-profesional/326616/ Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.25 hrs.

[3] Artículo de Porfirio Salinas titulado: “El verdadero peligro para México”, publicado el 13 de abril 2020. Visible en el sitio: https://politica.expansion.mx/voces/2020/04/13/rocio-nahle–opep-petroleo-el-verdadero-peligro-para-mexico Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.15 hrs.

[4] Secretaria de Economía hace el ridículo | No supo leer una cifra. Visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=g-4iO0VMjk0 Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.10 hrs.

[5] Artículo de Pablo Hiriart titulado: “Ciencia y Energía: en manos de ignorantes”, publicado el 18 de febrero de 2019, por el periódico El Financiero.

[6] Ídem.

[7] Artículo Demetrio Sodi titulado: “No le cambien ni una coma”, publicada en fecha 5 de marzo de 2021, por el periódico El Economista.

[8] Artículo de Mario Vázquez titulado: “Banco Mundial: AMLO ha pedido más préstamos que EPN”. Visible en el sitio: http://realestatemarket.com.mx/noticias/economia-y-politica/32465-banco-mundial-amlo-ha-pedido-mas-prestamos-que-epn Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.20 hrs.

[9] Esta imagen desinforma sobre la deuda externa, es falso que con AMLO sea de ‘0 pesos’. Visible en el sitio: https://www.animalpolitico.com/elsabueso/falso-que-con-amlo-no-hay-deuda-externa/ Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.20 hrs.

[10] AMLO miente hasta 80 veces en cada conferencia: informe de ONG. Visible en el sitio:https://www.forbes.com.mx/politica-amlo-miente-80-veces-conferencia-informe/ Consultado el 04 de junio de 2021 a las 07.30 hrs.

Una dulce venganza

Una Dulce Venganza es la más reciente novela de Jonas Jonasson.[1]

Como en sus otras novelas,[2] Jonasson hace alarde de una extraordinaria y desbordada imaginación. Otra vez, nos cuenta una enrevesada historia que, no por ello, deja de ser consistente en su trama y bastante coherente en su contenido, además de, ¡cómo no!, divertida y en ocasiones hasta hilarante. De ese tono jocoso, dice Guillermo Lorén que es: <<alegre, tierno y humorístico>>,[3] un sentimiento que puede <<animar incluso los años pandémicos más preocupantes, como este>>.[4] Y es verdad.

Por sus páginas desfilan un curandero masái, Ole Mbatian, quien vive en Kenia; un galerista de arte, Victor Svensson, que vive en Estocolmo; un adolescente, Kevin, el hijo no deseado de Victor, fruto de un desliz con una prostituta negra muerta de SIDA; Jenny, la exesposa de Victor; Hugo Hamlin, cuyas andanzas le dan pie al título de la novela; y un montón de otros personajes necesarios para darle color, sabor, sustancia y sentido a la narración en su conjunto y que nos lleva en volandas del África subsahariana a la península escandinava, deteniéndose a ratos —cuando las peripecias de los personajes lo reclaman— en Madrid, Ámsterdam o Nueva York.

No obstante, tras una alocada historia discurre, como telón de fondo —una especie de canvas colorido, de trazos magníficos, repleto de imágenes dulces, luminosas, esperanzadoras—, una biografía vívida y muy real, la de la pintora sudafricana Irma Stein. Su obra constituye uno de los ejes que articula la narración pues la descripción de su pintura (algunas de sus características) vertebra o detona motivaciones, diálogos y acontecimientos.

En resumen, la novela cuenta la historia <<de un trepa ambicioso y sin escrúpulos. Una galería de arte de postín. Dos jóvenes con ansias de justicia. Humor a raudales y malicia concentrada>>.[5] Pero que sea el propio Jonas Jonasson quien nos cuente la intención detrás de esa aparentemente disparatada novela, [en ella]: quería transmitir su <<preocupación por el futuro de la libertad artística y de la libertad de expresión, y no solo en dictaduras como en China, sino en algunas consideradas democracias como Polonia, Hungría o Brasil, e incluso en los EEUU de Trump>>.[6]

Como debe ser en tiempos de pandemia, los eventos virtuales superan el número de aquellos de tipo presencial; sin embargo, merced a dicha circunstancia, el autor sueco le dirige unas palabras a su público de habla hispana. Jonas Jonasson (https://www.facebook.com/watch/?v=541521916814481), de viva voz, nos recomienda a este que no duda en llamar <<su nuevo bebé, recién nacido>> mientras lo besa y no tan veladamente promete una nueva novela que, esta vez sí, irá por el mundo a presentar en persona. Que así sea.

Por lo pronto, lea usted Una Dulce Venganza y dese la oportunidad de olvidar por unos minutos —en la ocurrente vorágine de sus páginas— esta ominosa quietud pospandemia e incluso, ¿por qué no?, atreverse a esbozar una sonrisa si se siente incapaz de la franca carcajada. 

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com


[1] JONASSON, Jonas. Una Dulce Venganza. Salamandra, México, 2021.

[2] El abuelo que saltó por la ventana y se largó (2009), La analfabeta que era un genio de los números (2013) o El matón que soñaba con un lugar en el paraíso (2016).

[3] Visible en el sitio: https://laslecturasdeguillermo.wordpress.com/2021/05/11/una-dulce-venganza-de-jonas-jonasson/ Consultado el 29 de mayo de 2021 a las 19.35 hrs.

[4] Ídem.

[5] Visible en el sitio: https://www.traficantes.net/libros/una-dulce-venganza Consultado el 29 de mayo de 2021 a las 20.05 hrs.

[6] Visible en el sitio: http://www.noticiasxtra.com/1044_entretenimiento/7441178_jonasson-reivindica-en-una-dulce-venganza-a-la-pintora-judia-irma-stern.html/ Consultado el 29 de mayo de 2021 a las 20.25 hrs.

Contra MORENA y Corral, ni un paso atrás.

Tristemente, en Chihuahua, así llegamos al 6 de junio del 2021: divididos, enconados, sumidos en una montaña de calificativos y descalificaciones (a la que jubilosamente me he sumado, a qué negarlo) en la que será, sin duda, la elección más importante para los mexicanos.

Decir que en esta elección se juega de futuro de México es decir poco. Aunque haya optimistas que dicen que no, que es imposible que López Obrador pueda modificar la Constitución a su antojo o reelegirse, por ejemplo, lo cierto es que con un Ejército boyante, una Corte sumisa y un Congreso a modo —aunque sea con mayoría simple—, en este México de miserias sin cuento, de hambre y de brutal estupidez, cualquier cosa es posible. Cualquier despropósito puede ocurrir.

Por lo pronto, es necesario que Chihuahua dé el ejemplo.

Así como el “Verano Caliente” del 86 nos trae a la memoria la gesta ciudadana que culminó en el peor fraude electoral que se haya perpetrado jamás en nuestras tierras, cuando el Gobierno federal y el del Estado se empeñaron, con todo, a impedir la transición democrática; así también ese año histórico, abonó los triunfos por venir de la oposición, entre ellos, el de 1992.

Es necesario repetir la hazaña. Hoy, como entonces, Chihuahua es víctima de la traición y el contubernio entre un gobierno federal corrupto e inepto empeñado en torcer la voluntad ciudadana a su favor —a toda costa y a cualquier precio—; y un gobierno estatal envilecido y abyecto, obnubilado por la sed de venganza de un Gobernador incapaz y enloquecido de rabia e impotencia.

Recobremos el espíritu de lucha del 92. A 29 años de aquella proeza, los ciudadanos de Chihuahua podemos poner otra vez el ejemplo y constituirnos en referente nacional.

Salgamos a votar, que miles de votos hablen en nuestro nombre y le digan “no” al mesianismo de López Obrador; “no” al despotismo; “no” a la simulación, a la regresión y a la involución que ese gobierno caduco encarna. MORENA representa la peor forma de concebir la política, que nuestros miles de votos sofoquen, por fin, a esa fiera de espíritu setentero —es decir, violento, autoritario e ignorante— que se empeña en no morir.

Al mismo tiempo, mandemos un mensaje claro y contundente a un gobernador insensible que ha jineteado el dinero de los que menos tienen para gastarlo en babosadas. Al carajo con Corral y sus mentiras (el tarugo no sabe que ya confesó el delito de que se le acusa: los “convenios” que firmó no lo eximen de la responsabilidad de haber destinado esos recursos a un fin distinto al previsto por la Ley); al carajo Corral y su mezquindad; al carajo con el traidor, renegado e ingrato; al carajo su frivolidad e incompetencia; al carajo su envidia, su intolerancia, su pestilencia.

En esta hora, frente a ese reto inmenso de derrotar a ese par de canallas, nuestros votos son más necesarios que nunca. El 6 de junio de 2021 quedará en la historia del país como una fecha de “antes” y de “después”, usted no puede —ni debe— quedarse al margen. Lo que ocurra este domingo será la ruta que marque los próximos veinte o veinticinco años de nuestras vidas. El éxito o el fracaso propios, la bonanza o el hambre de nuestros hijos, la salud o la enfermedad, la vida o la muerte, el trabajo o el paro, la prosperidad o la miseria, están en juego ese día.

No se quede sin votar, salga a la calle y vote; lleve a su familia, a sus padres y hermanos, a su pareja y a sus hijos, a sus amigos y vecinos. Vaya usted y lleve a otros e impida que MORENA destruya, continúe arruinando, lo poco de bueno que queda. Salga y sea partícipe de la fiesta democrática que recién comienza. 

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com