GAUDINI.

 

descarga (1)
Como suele ocurrir, terminados los párrafos de la reflexión de esta semana, debí sustituirlos.

Murió Javier Gaudini. Podría decir que me he quedado sin palabras y es verdad; el asunto es que, sabedor de que podía ocurrir, semanas atrás nos convocó Javier a una reunión en la que estuvimos muchos de sus amigos y ahí, el buen Paco me pidió que dijera unas palabras y aquí están:

“Como pueden ver, no venía preparado.

Y es verdad, no venía preparado.

Estas páginas reposaban dobladas en el interior de mi saco y las traje solo por si resultaban necesarias. Por si alguien me pedía unas ‘palabras’ (suele ocurrir) y no quería que me agarraran como al ‘Tigre de Santa Julia’.

No venía preparado’, dije, y es verdad. Porque pareciera imposible estarlo. Porque nunca está uno preparado para estas cosas; porque uno piensa, siente o cree, que existen unas cuantas semanas más, unos días, unas horas, unos minutos tan siquiera.

No venía preparado’, dije, y pareciera que yo soy el único, porque Gaudini lo está -y esta reunión es prueba fehaciente de ello-; lo que demuestra que, para variar, llego tarde y llego mal a todas las cosas.

Pero antes de concluir, y ni siquiera estoy seguro de poder terminarlo, permítanme leerles el resto de este mensaje.

A Javier lo conocí hace muchos años, posiblemente más de 20 -y tengo una prueba que da entera fe de ello: Una fotografía que siempre ha estado colgada en la pared del fondo de mi escritorio y que reúne a una generación entrañable de alumnos y alumnas de derecho de la URN-. Trabajaba yo en el Congreso del Estado, como coordinador de asesores (y eso es importante, luego verán porqué), e invité al grupo para que fueran recibidos por el Presidente del Congreso y estuvieran presentes en una sesión. Al tiempo, se acercaron tres jovencitos a platicar; no recuerdo si fue para hacer sus prácticas, su servicio social o qué, allá fueron y yo les dije que sí, con la mala fortuna para uno de ellos, Javier, que no se podía quedar pues ellos eran tres y solo había espacio para dos. Lo echaron a suertes y él perdió. Así lo recuerdo: Tan joven, tan sonriente, con esa mirada de ojos enormes un poco desencantado pero optimista y entero como el que más, como ahora, como siempre.

Las cosas se resolvieron por sí solas y terminó quedándose. Si hemos de ser honestos, nunca trabajó mucho como abogado que digamos, pero a la política se metió de lleno y hasta el fondo. Sería muy pretensioso decir que al PAN entró por mí, porque al PAN entró por él, porque él quiso, porque se apasionó desde el primer instante; porque se enamoró del Partido como me enamoré yo; y lo hizo suyo con el alma y corazón. Muchas cosas fueron posibles a partir de entonces: Cruceros, mítines, reuniones, campañas. ¡Qué podía faltar, qué podíamos necesitar que no estuviera ahí Gaudini para ponerle remedio! Me acuerdo cuando remodelamos el despacho y de él fue la idea de cómo decorarlo; de cómo pintarlo; de como dejarlo presentable a un precio ínfimo. Así es Javier, entusiasmo, disposición, entrega. Así lo he visto en todo y desde siempre, en aquello que ha emprendido: Todo energía, todo aliento, toda dedicación.

Tuvimos nuestros desencuentros, claro. La política es un asunto de aguas turbulentas. Pero a la postre, quiero pensar que pudo más el afecto. Que pudo más la entraña. Que pudo más el cariño y la admiración que siento por este hombre a quien -y que me perdone-, no dejo de ver como un niño. Un niño de ojos grandotes y azules, con una sonrisa tan ancha que le ocupa la mitad del rostro.

Por eso, en esta hora, no sé qué hacer. No sé qué hacer conmigo ni con mis sentimientos; ni con este nudo que me cierra la garganta. No sé qué hacer pues no solamente veo al niño que asoma tras su mirada; veo también al otro, al adulto que se ha abierto camino a golpes de voluntad, de inteligencia y de trabajo infatigable; sobreponiéndose a los reveses que la vida nos impone; levantándose después de caerse; y lo veo exactamente igual que aquella mañana que ya empieza a ser eterna: Tan joven, tan sonriente, con esa mirada de ojos enormes un poco desencantado pero optimista y entero como el que más, como ahora, como siempre.

Y sin saber cómo terminar estos párrafos, los concluyo de la única manera posible, dicho así, de frente, en tu cara: ‘Te quiero mucho, Javier, y que Dios te bendiga ahora y siempre’”.

Descansa en Paz Javier.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Anuncios

ALLONS ENFANTS DE LA PATRIE…

descarga 3

  Más o menos así empieza el himno nacional francés, conocido mundialmente como “La Marsellesa”. En esta hora, en nada ayuda el famoso canto: “El sangriento estandarte de la tiranía está ya levantado contra nosotros ¿No oís bramar por las campiñas a esos feroces soldados? Pues vienen a degollar a nuestros hijos y a nuestras esposas. ¡A las armas, ciudadanos! (…) Marchemos, marchemos, que una sangre impura empape nuestros surcos”; y continúa, perentorio y funesto: “Todos son soldados para combatiros. Si perecen nuestros héroes, Francia produce otros nuevos dispuestos a aniquilaros. ¡Franceses, como magnánimos guerreros sufrid o rechazad los golpes! (…) ¡Amor sagrado de la patria, conduce y sostén nuestros brazos vengadores!”; y finaliza: “¡Que tus enemigos moribundos vean tu triunfo y nuestra gloria!”.

¡Mocos!

Piense Usted, gentil lector, querida lectora, en los millones de franceses -y francesitos- que tienen años soplándose esa consigna todos los lunes muy temprano (o cuando sea que los franceses hagan su saludo a la bandera) y estamos aviados. De ahí ese aterrador aire vengador que inspira el discurso del Presidente galo: “‘No destruirán a la República. La República destruirá al terrorismo’, dijo en la mañana del lunes desde Versalles”;2 por más que sea evidente que ni uno, ni dos, ni mil bombardeos han sido capaces de destruir al terrorismo ni ahora ni nunca. Y no lo digo yo. Eric Dénécé, Director del Centro francés de investigación sobre los servicios de inteligencia (CF2R), opina: “Decir que se van a impedir ataques terroristas en Francia gracias a unos bombardeos aéreos en Siria es, y peso bien mis palabras, una supina estupidez” -Lo dijo él, no yo-. Occidente lleva años bombardeando Medio Oriente y por un Sadam Hussein, un Muamar el Gadafi o un Osama Bin Laden que se mata, surge media docena de fornidos guerrilleros (tipos los de Guadalupe “La Chinaca”) deseosos de reemplazarlos para la mayor gloria de Alá.

Si una lección le ha dejado al Mundo la historia bélica, de Ciro II el Grande a Hồ Chí Minh, es que la sangre llama a la sangre. Cuénteme Usted ya no de una guerra, de una batalla, de una escaramuza, es más, de un par de cachetadas bien puestas, en donde alguien haya terminado ganando algo sin perder otra cosa en el proceso. “Guerra” y “dolor” no son expresiones sinónimas por la única razón de que hay dolor sin guerra… pero no hay guerra sin dolor.

En este conflicto en ciernes -en ciernes porque falta mucho para que termine- Usted puede ponerse del lado de quien le dé la gana, puede pintar su Face con los colores del lábaro franco o dolerse en público (con sobrada razón) de la tragedia siria, y estará en un error. Éste no es el primer incidente ni la primera tragedia en la página larga de la pugna árabe-israelí, que hace ya mucho tiempo dejó de ser tal para implicar al resto del Mundo, empezando por Estados Unidos y Rusia, que no es poca cosa. Aunque no esté de acuerdo con la totalidad de sus planteamientos, no puedo dejar de coincidir con Arturo Pérez Reverte cuando afirma categórico: “Esto empieza cuando Bush, Blair y un soplagaitas llamado Aznar, decidieron meterse en una guerra en Irak y romper el débil equilibrio que contenía la zona tras la caída del telón de acero. Abrieron la caja de Pandora y dejaron salir todas las desgracias. La caja de Pandora se llamaban el partido Baaz y Sadam Hussein”. Y parafraseando a Franklin Delano Roosevelt aclara: “Sadam era un hijo de $·%&, pero era nuestro hijo de $·%&” (los signos $·%& son míos).

Lo mejor es ver este asunto de lejitos y no empezar a tomar partido a lo baboso; si acaso (Pérez Reverte dixit): “El sistema en el que occidente vive es insostenible. Esto va a cambiar. Lo que tenemos que hacer es prepararnos: Educar a los chicos para saber que van a vivir en un mundo inseguro”.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Marchemos, hijos de la patria.
2 Nota con el título: “Hollande modificará la ley para la guerra antiterrorista”, publicada el 17 de noviembre de 2015 por el periódico El Financiero.

PACHECADAS.

images

Prometo no volver insistir en el tema después de esta reflexión.

          Holanda es famosa porque permite el consumo de marihuana en establecimientos abiertos al público; sin embargo, contra lo que suele pensarse, en ese país están prohibidas todas las drogas; es ilegal producir, poseer, vender, importar y exportar drogas; al respecto, lo único cierto es que el gobierno diseñó una política sobre drogas que permite fumar cannabis -entiéndase mota- bajo ciertas condiciones estrictas, de las que destacan: Que solo pueden venderse drogas “blandas”, en cantidades de no más de cinco gramos de cannabis por persona, al día. Además, no tienen permitido publicitar las drogas y el acceso de los menores de 18 años está prohibido. De hecho, las características distintivas de la política holandesa sobre las drogas “se centra en evitar el consumo de drogas y en limitar los riesgos que lleva aparejada la droga tanto para la persona que la consume como para su entorno directo y para la sociedad como un todo”; la legislación holandesa hace una distinción entre cannabis (marihuana y hachís) y drogas “duras” (sustancias que conllevan un riesgo inaceptable para la salud, como éxtasis, cocaína, heroína, etc.) por lo que la tenencia para consumo propio (hasta 30 gramos) no se considera delito sino falta y su venta, aunque legalmente constituye una falta, “no se persigue si se cumplen condiciones muy estrictas”.1

El preámbulo anterior es necesario porque ingenuamente se podría llegar a pensar que, con la medida recién adoptada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, estamos situándonos al nivel de ese País; sin embargo, no es así. Aunque Holanda tiene unas cifras envidiables en comparación con los países más cercanos a su territorio -lo que demuestra el éxito de su política antidrogas-, lo cierto es que solamente en la posibilidad de empezar a fumar grifa hasta por las orejas de aquí en delante empieza y termina la comparación. México está a años luz de Holanda, y para el caso de cualquier país europeo, en su capacidad para atender con éxito los restos que el consumo de estupefacientes implica.

Solo por poner un ejemplo, en aquel país -como el propio Gobierno holandés expresamente lo manifiesta- la prevención del consumo de drogas empieza con la juventud. En las escuelas se presta atención a los riesgos que conllevan las drogas, el alcohol, el tabaco y los juegos de azar; a ese fin, se ha puesto en marcha un proyecto a nivel nacional denominado: “La escuela sana y los estimulantes”. El proyecto también dedica mucha atención al desarrollo de aptitudes por parte de los jóvenes para resistir la presión del grupo y para fomentar las elecciones personales; y no es algo nuevo, desde 2002 se han implementado campañas diversas.2 Es decir, se trata de actividades permanentes, cuyo costo no arredra al Estado, y lejos de propiciar o consentir una diversión tan imbécil como empezar a fumarse los tapetes, procura concientizar a los jóvenes de los riesgos que el uso de drogas conlleva.

Porque este riesgo no figurativo; es muy real:

  1. En Europa, el cannabis es la segunda droga más notificada por los consumidores que inician tratamiento especializado;3
  1. De estos últimos, la mayoría suelen ser hombres de edad relativamente joven;4
  1. De hecho, esta sustancia es la droga más frecuentemente mencionada entre los que iniciaron tratamiento por primera vez;5
  1. Además, los avances en las técnicas de cultivo de la planta han producido un aumento en el número de cosechas, un mayor rendimiento y más potencia;
  2. Lo anterior, ha dado lugar a una preocupación cada vez mayor respecto de su capacidad para ocasionar problemas de salud graves;7
  1. Los datos correspondientes a 2013 ponen de manifiesto un aumento en la cantidad de hierba de cannabis y resina incautada en todo el mundo,8 y
  1. Por último, esta sustancia es muy adictiva y depresora del sistema nervioso central.9

Perdónenme mi escepticismo, pero dudo mucho que México esté preparado para este desafío. Es absurdo pretender aplicar políticas del “Primer Mundo” en un país en vías de desarrollo con más del 50% de la población en condiciones de pobreza.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Ministerio Holandés de Asuntos Exteriores. La política holandesa sobre drogas. Ministerio de Asuntos Exteriores en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Bienestar y Deportes el Ministerio de Justicia y el Ministerio del Interior y de Relaciones del Reino. Holanda. 2008. Pág. 5.
2 Ibid. Pág. 15.
3 Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías (EMCDDA). Informe Europeo sobre Drogas 2013. Tendencia y Novedades. EMCDDA. España. 2012. Pág. 12.
4 Ibidem.
5 Ibid. Pág. 34.
6 Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). Informe Mundial sobre las Drogas 2015. UNODC. Estados Unidos de América. 2015. Pág. viii.
7 Ibidem.
8 Ibid. Pág. i.
9 Nota publicada por Isabel Ferrer, con el título: “Holanda equipara el cannabis fuerte a las drogas duras” publicado el 7 de octubre de 2011, por el periódico El País.

PACHECOS… Y PACHECAS.

descarga (1)

Como es del conocimiento público, el día de ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió, con cuatro votos a favor y uno en contra, el uso lúdico o recreativo de la marihuana, al considerarse que la prohibición de su consumo “va contra el libre desarrollo de la personalidad”.1 “¡Hágame usté el refabrón cavor!” -Diría mi apá-.

Dicha resolución hace aguas por todos lados… y antes de continuar permítaseme, de favorcito, no hacer referencia a los cuatro mentecatos que promovieron los respectivos juicios de garantías. Uno de los cuales, muy orondo, el imbécil, declaró: “Hoy somos cuatro pero mañana podemos ser 120 millones. Es una decisión histórica. Le pusimos el primer clavo al ataúd de la política prohibicionista. Años de sangre y violencia ven hoy la luz al final del camino”.2 Dando por sentado el subnormal que en México existimos veinte millones de pachecos y pachecas (acuérdense del asunto del género) felices de la infausta resolución; o que “quemarle los pies a Judas” es el remedio para terminar con la corrupción, la pobreza, la falta de oportunidades, la inequidad social, etc., que son factores íntimamente relacionados con el fenómeno en su conjunto. Estúpido.

Lo cierto es que existen por lo menos cinco consideraciones que sirven para cuestionar la resolución:

  • La primera es que, de aquí en adelante, no es posible esgrimir argumento alguno para impedir el libre uso, por razones lúdicas o recreativas, de cualquier sustancia psicotrópica, como una expresión del desarrollo de la personalidad. Ya puestos, sobre la base de estas “razones”, no existe ningún motivo para distinguir entre marihuana y cocaína, por ejemplo; o entre anfetaminas y heroína. Muy su gusto será el de quien pueda, o quiera, pasarse el fin de semana con una aguja clavada en el brazo y masticando hongos hasta que se le caigan los dientes;
  • El segundo es que con esta determinación queda de manifiesto, más que nunca, que el Poder Judicial, al amparo de la ancha manga de “tutelar los derechos humanos”, se convierte en un legislador de facto. Ahora resulta que los artículos 235, 237, 245, 247 y 248 de la Ley General de Salud, vigentes desde de 1984, son inconstitucionales. Todo esto resulta chabacano, por decir lo menos, pues no existe ninguna modificación sustancial al orden jurídico constitucional que avale esa interpretación; excepto la reforma del 2011, claro está, que a partir de esta resolución podrá dar para cualquier cosa que se les ocurra a los señores y señoras, ministros y ministras;
  • Para peor, con este gesto (no hay otro modo de llamarlo), toda la teoría detrás de las nociones de división de poderes -así como la necesidad de equilibrio entre estos (uno como hacedor de la ley, otro como ejecutor de la misma y el tercero como el encargado de resolver los conflictos jurídicos)- y de representación de la voluntad popular (que encarna el órgano legislativo) se acaba de ir al carajo;
  • En cuarto lugar, no existe ningún análisis respecto de las implicaciones a largo plazo de la adopción de esta medida; es claro que la eficacia de la sentencia es relativa… de momento; el asunto es que la discusión de fondo, informada, pertinente, respecto del resto de las implicaciones de la medida (el uso masivo de otras sustancias, su comercialización, etc.) queda cancelada porque un puñado de sujetos (y sujetas) -una élite ilustrada ni más ni menos, minúscula para colmo- acaba de decidir, ahora sí, en nombre de 120 millones de mexicanos y mexicanas el futuro del país en tan importante materia, y
  • Finalmente, no hay razón alguna ya, para emprender políticas públicas contra el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol o tendentes a combatir la tragazón de porquerías como consumir “papitas”, refrescos o “pastelitos” a granel; porque en aras de un malentendido derecho al desarrollo de la personalidad -cuya expresión más señera es fumar “mota”-, ahora es posible incurrir en esos excesos sin onerosos cargos de consciencia. Después de todo, bajo el argumento contundente de que se está uno divirtiendo, como dice el viejo refrán: “El que puede lo más, puede lo menos”.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

 Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Nota suscrita por David Saúl Vela, con el título: “Mariguana gana batalla en la Suprema Corte”, publicada el 4 de noviembre de 2015, publicada por el periódico El Financiero.
2 Ibidem.