PODER JUDICIAL DE CHIHUAHUA: ENTRE LA ESTADÍSTICA, EL EMBUSTE, LA ANÉCDOTA, UNA PLACA Y UNA CENA CON SERRANO (1ª de 2 partes).

 

poder-judicial

        Ya presenté el Juicio de Amparo. Resulta innecesario glosarlo, visto que lo agrego a esta reflexión, con todos sus anexos, para que ustedes juzguen si tengo derecho para promoverlo o no. Me interesa, en cambio, compartir con ustedes, apreciables lectores, queridas lectoras, una información que me parece relevante vistos los tiempos que corren a partir de la desaseada reforma a su Ley Orgánica y las acusaciones y calumnias que sirvieron para “justificarla”: Los listados de nombres, adscripción y fecha de su designación, de los jueces provisionales, para aclarar varias cosas. La información, que es pública, demuestra que no hay nada ni remotamente parecido a algo así como “buenos” y “malos” en el seno del Poder Judicial ni un “antes” o “después” particularmente distinguible después del 2014. Todo sigue exactamente igual a hace uno, dos, tres, cuatro o diez años atrás.

      Antes de proseguir, es necesario hacer dos precisiones: Primero, había dicho que ofrecería una “Rueda de Prensa” para aclarar estos y otros incidentes; mi falta de experiencia en esas lides, mi carencia de infraestructura y la necesidad de suministrar toda la información anexa a ambos temas, me obligan a utilizar este medio. Sin embargo, me pongo a las órdenes de cualquier lector, compañero de medios o no, que desee aclaraciones precisas sobre el particular.

        La segunda, es que ese estado de cosas, las mentiras y calumnias de Javier Corral contra el Poder Judicial en su conjunto y el vergonzoso sometimiento de un considerable número de magistrados, me recuerdan el chiste del borracho que va en el camión y dice: “De aquí p’a acá todos son maricones; y de aquí p’a allá, todos son unos tales por cuales”. Al oírlo, el chofer frena de súbito -con lo cual todos los pasajeros caen y ruedan por el piso del autobús- y grita: “¿Quién es qué?”; “No, pos pérate –le dice el fulano levantándose-, ya me los reborujaste”.

         Así nosotros. Un día éramos todos los magistrados iguales y a la mañana siguiente, por decreto, unos se levantaron siendo “los buenos”; y otros “los malos” de la historia; unos, magistrados de 1ª.; y otros, magistrados de 2ª. No me los reborujen.

Comencemos:

  1. ¿En qué periodo se designaron los jueces provisionales? De los 59 jueces provisionales, el 1.6% se designó en la Presidencia de Rodolfo Acosta Muñoz; el 15.2% se designó en la Presidencia de José Alberto Vázquez Quintero; el 18.6% se designó en la Presidencia de Gabriel Humberto Sepúlveda Reyes; el 23.7% se designó en la Presidencia de Javier Ramírez Benítez; y el 40.6% se designó en la Presidencia de José Miguel Salcido Romero.

Conclusiones: Es falso que los 59 jueces fueran “producto” del Presidente del TSJ que acaba de concluir su periodo y más del 80% fueron nombrados DURANTE LAS CUATRO PRESIDENCIAS ANTERIORES;

  1. ¿Cuál es la antigüedad en el Poder Judicial de los jueces provisionales? De los 59 jueces provisionales, el 77.9% tiene más de 6 años de carrera judicial; y el 22.1% tiene menos de 6 años de carrera judicial.

Conclusión: Es falso que la mayoría de los 59 jueces puedan ser reconocidos como “duartistas” pues en su inmensa mayoría se trata de funcionarios con carrera judicial MUY ANTERIOR a César Duarte;

  1. ¿Cuál es la antigüedad de los jueces provisionales en el cargo? De los 59 jueces provisionales, el 18.6% fue designado en 2016 (menos de un año); el 18.6% fue designado en 2015 (menos de 2 años); el 33.8% fue designado en 2014 (2 años); el 20.3% fue designado en 2013 (3 años); el 3.3% fue designado en 2012 (4 años); el 3.3% fue designado en 2011 (5 años) y el 1.6% fue designado en 2008 (8 años).

Conclusión: El 62% de los jueces provisionales fue designado POR LOS MAGISTRADOS nombrados ANTES de 2014;

  1. ¿Cuál es el porcentaje de jueces provisionales nombrados en los últimos 6 años (después de 2010)? De los 59 jueces provisionales, el 1.6% fue designado ANTES del 2010 y el 98.3% fue designado DESPUÉS del 2010.

Conclusión: Somos ESTOS magistrados, estos que estamos ahora y los que cobarde y deshonrosamente huyeron en 2014, dejándose aplastar por el entonces Legislativo y Ejecutivo, los responsables de nombrar al casi 100% de los jueces provisionales;

Continuará…

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Anuncios

¿POR QUÉ GANÓ TRUMP?

images 

 

          Detallar la agitación y el revuelo provocados por el triunfo de Donald Trump se antoja una labor titánica. Si hubiera de describir el fenómeno en una sola palabra, ésta sería, sin duda, la de “conmoción”. Sin embargo, entre los exhaustivos y sesudos análisis que abundan hay uno que falta, en mi humilde opinión, y es el relativo a que Trump es la encarnación de un paradigma emergente que habla a las claras de un deterioro de las instituciones y de la sociedad en general.

         En abono de que quien esto escribe lo cierto es que ya veía venir un resultado como el del miércoles 9 de noviembre. El mes de marzo pasado (hace 8 meses) escribí: “Pues bien, pensar que el aspirante republicano a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, es un pobre ‘loquito’, no sólo constituye una soberbia estupidez, sino que ignora la raíz del problema: Por una parte, que Donald Trump no está solo. Donald Trump representa una porción del pueblo norteamericano; una significativa porción del mismo, que lo apoya con entusiasmo, como lo demuestra el hecho de que el precandidato posee el 39% de la intención de voto en su Partido, según una nueva encuesta de NBC News […] Donald Trump es un peligro para América Latina porque encarna el sentir de una fracción del pueblo estadounidense, quizá aquella xenófoba, racista e imbécil, que increíblemente parece ignorar o por lo menos no ser consciente, de que los orígenes de aquella nación (si “nación” puede llamársele a ese mosaico de culturas, etnias, lenguas y creencias) se encuentran en la riqueza de su diversidad a la que contribuyeron gente procedente de los cuatro continentes […]”.1

         Es muy cómodo, extremadamente fácil, como luego se dice, “ver los toros desde la barrera”; sentarse a mirar y pensar que lo que ocurre no nos atañe, nos es ajeno o, mejor aún, “no tiene nada que ver con nosotros”. Y es así, porque de antemano nos exculpa de cualquier responsabilidad; siempre es “el otro” el que se equivoca, el que falla, el que hace o deja de hacer. Las cosas no nos ocurren, “suceden”.

           Escribí en esa misma reflexión: “Empero, ese no es el problema, el problema es que ese es el talante, generalizado, de los ciudadanos del Continente Americano -por lo menos- y, por ende, de nuestros gobernantes porque, todo sea dicho, éstos no caen de los árboles ni se dan en ellos. Los líderes políticos, en su mayoría, son una eclosión de la sociedad en que habitan […]”.2 Pero odiamos hacer frente a tan dura verdad.

         El triunfo de Donald Trump es una desgracia; es cierto. Pero era un acontecimiento previsible y casi inevitable. No sólo por la estulticia de nuestros vecinos, los güeros, sino porque ni como país (entiéndase al Estado en su conjunto) ni como Nación (entiéndase a nosotros, los mexicanos), en 200 años hemos podido sentar las bases de un Estado realmente soberano.

         México está unido a América del Norte por una franja limítrofe que abarca más de 3 mil 180 kilómetros; la cercanía explica el trato comercial, pero no la dependencia económica: 78.19% de sus exportaciones van dirigidas a ese mercado; el 50% de sus importaciones proceden del mismo; en 2012, el 71.7% de las ventas de petróleo se realizó con empresas estadounidenses;3 y la tercera fuente de ingresos, inmediatamente detrás de la venta de crudo y la inversión extranjera directa (IED), es el ingreso de divisas estadounidenses.4 En 2008, a partir de la crisis de la bursatilización de la deuda hipotecaria, el desempleo en México alcanzó una cifra récord; para el mes de diciembre de ese año se habían perdido más 400 mil puestos de trabajo y las estimaciones para 2009 eran de 150 mil adicionales; por segundo año consecutivo, las remeses provenientes del extranjero habían superado la IED en casi un 100%.5

         Como en todo, en el pecado llevamos la penitencia.

       Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi cuenta de Facebook (Luis Villegas Montes) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 3ª. REFLEXIÓN  ORTEGUIANA: ¿EL “LOCO” DE TRUMP? Énfasis añadido.

2 Énfasis añadido.

3 Con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Estadísticas del Comercio Exterior de México. Enero-agosto, 2012. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. México. 2012.

4 CERVANTES GONZÁLEZ, Jesús A. y BARAJAS DEL PINO, Alejandro. Ingreso en México por Remesas Familiares: El Empleo y Masa Salarial de los Trabajadores Mexicanos en Estados Unidos. México. 2010. Pág. 2.

5 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas. Inversión Extranjera Directa y Empleo. Nota informativa. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, Cámara de Diputados. México. 2010.

CONSUMMATUM EST, “DE LENGUA ME COMO UN TACO” O LOS TRES MOMENTOS DEL MAGISTRADO JIMÉNEZ CASTRO.

reconocimiento-jimenez-castro-duartesale-jimenez-castro-palacio-de-gobierno-2debate-jimenez-castro-5

           Como era de esperar, la LV Legislatura aprobó la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Chihuahua. Glosar el contenido y el alcance de la misma rebasa, por mucho, la pretensión de estos párrafos; me limitaré al análisis de unas cuantas previsiones; aquellas, precisamente, que dan muestra cabal y lapidaria de la intromisión inadmisible de los poderes Legislativo y Ejecutivo, en el ámbito del Poder Judicial.

          En primer lugar, es de destacar el entorno de linchamiento político: Las declaraciones del iniciador y del titular del Ejecutivo, Javier Corral, no dejan lugar a dudas. Su reforma está alentada desde la persecución y el encono. Días atrás, el Gobernador manifestó su conformidad con lo que él llamó: “El inicio de la recuperación del poder judicial ante el creciente deterioro por su abierta sumisión a Duarte”; manifestando que: “La corrupción, la ineficiencia, los falsos perfiles y la incapacidad debilitaron la imagen del poder judicial”.1 Frente al hecho consumado de la reforma, de manera pública manifestó que la misma, permitiría “escoger los mejores perfiles para re encauzar, transformar y sanear al Poder Judicial”.2

       Este proceder ya se había anunciado; desde su toma de protesta, había dicho: “Será prioridad de nuestro  gobierno  tener un Poder Judicial con independencia y solvencia jurídica y moral,  que sea una garantía de la justicia y un pilar de la vida democrática en nuestro estado. […] Esta administración será respetuosa y garante de los principios de independencia  y soberanía del poder judicial, pero apoyará abierta y proactivamente los esfuerzos de la anhelada transformación a un poder judicial digno […] Propondré una reforma constitucional [que] garantice independencia, transparencia, vigilancia y disciplina, nunca más un poder judicial sujeto a caprichos del ejecutivo en turno,  o botín de  los partidos políticos. Se acabará en Chihuahua el control del Gobernador sobre los jueces”.3

        Tropezándose con la lengua -lo que constituía un amago, una amenaza apenas, se concretizó hace unas horas cuando- el Congreso del Estado se sometió al mandato de Corral haciendo exactamente aquello que se comprometió a no hacer: Someter al Poder Judicial, restarle  independencia, pulverizar su solvencia jurídica y moral, hacer trizas su autonomía y evidenciarlo como un órgano indigno sometido y disciplinado a los caprichos del Ejecutivo en turno,  botín de un Partido Político -el suyo propio-, sujeto a su control total.

      Para hacerlo, pocos les importó al autor intelectual y a sus artífices-cómplices-compinches, el desaseo del proceso legislativo, lo evidente de la intrusión político-partidista y lo inconstitucional de la reforma.

           Desaseo, producto de la premura, la ignorancia o la idiotez de los operadores jurídicos del Congreso que turnaron la Iniciativa a dos comisiones donde no tenían mayoría (ja, ja, ja, ja, ja, ¡imbéciles!), lo que los obligó a returnarla por parte de la Presidenta del Congreso, fuera de sesión, violando el régimen de facultades expresas consagrado en el artículo 28 de la Constitución Política local, así como los artículos 60, en relación con el 66, fracción II, ambos de la Ley Orgánica del Poder Legislativo y el 99 del Reglamento Interior, vista la violación de los acuerdos tomados, primero en la Junta de Coordinación Política, y después en el propio Pleno, para que la Iniciativa se examinara en una Comisión, la de Justicia, en la que su mayoría es de 4 panistas. Comisión, por otro lado, conformada de modo ilegal, pues el artículo 95 de la citada Ley Orgánica es claro al disponer que las comisiones de dictamen legislativo deberán reflejar la composición plural del Congreso y la paridad de género.

            E inconstitucionalidad porque, de un plumazo, a través de la legislación transitoria, se ordena, de manera inusual, que el Decreto entre en vigor el mismo día de su publicación; que el período del actual Presidente concluya al entrar en vigor el Decreto; que las funciones de Presidente, inmediatamente después de que entre en vigor el Decreto, sean asumidas por la persona que el Decreto prevé (casualmente un Magistrado designado durante el sexenio de Francisco Barrio, por el propio Javier Corral como diputado); y que se realicen las gestiones y medidas a que haya lugar para que el Decreto se publique de manera urgente en el Periódico Oficial del Estado.

        Con ello, los diputados y el Gobernador se pasan olímpicamente y por el “Arco del Triunfo”, el derecho de los magistrados de designar al Presidente del Tribunal, establecido en la fracción V, del artículo 109, de la Constitución local; y su derecho a ser designados Presidente del Tribunal. Con las reforma, quedan magistrados de 1ª., de 2ª. y de 3ª.

      Ese acto, esa designación del Presidente del Tribunal por la Legislatura, con la complicidad y el auspicio del Ejecutivo, constituye una flagrante intromisión al Poder Judicial pues los actuales magistrados decidieron por unanimidad, quién sería su Presidente y por cuánto tiempo. A este respecto, considérense que el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido el criterio de que el artículo 116 de la Constitución federal prescribe implícitamente tres mandatos prohibitivos dirigidos a los poderes públicos de las entidades federativas, para que respeten el principio de división de poderes, a saber: a) La no intromisión, b) La no dependencia y c) La no subordinación de cualquiera de los poderes con respecto a los otros. Además, que la intromisión “es el grado más leve de violación al principio de división de poderes, pues se actualiza cuando uno de los poderes se inmiscuye o interfiere en una cuestión propia de otro”; en tanto que la dependencia conforma “el siguiente nivel de violación al citado principio, y representa un grado mayor de vulneración, puesto que implica que un poder impida a otro, de forma antijurídica, que tome decisiones o actúe de manera autónoma”; y por último, que la subordinación se traduce en el más grave nivel de violación al principio de división de poderes, ya que no sólo implica que un poder no pueda tomar autónomamente sus decisiones, “sino que además debe someterse a la voluntad del poder subordinante; la diferencia con la dependencia es que mientras en ésta el poder dependiente puede optar por evitar la imposición por parte de otro poder, en la subordinación el poder subordinante no permite al subordinado un curso de acción distinto al que le prescribe. En ese sentido, estos conceptos son grados de la misma violación, por lo que la más grave lleva implícita la anterior”.4

         Contácteme a través de mi correo electrónico, síganme en los medios que gentilmente me publican, en mi Facebook (Luis Villegas Montes) o en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Visible en el sitio: http://entrelineas.com.mx/local/reforma-al-tsj-arrebatara-el-poder-judicial-al-gobierno-anterior-corral/ Consultado el 10 de noviembre de 2016, a las 22.00 hrs.

2 Visible en el sitio: http://www.elpionero.com.mx/m/notas.pl?n=122707&s=1 Consultado el 10 de noviembre de 2016, a las 22.05 hrs.

3 Discurso de toma de posesión.

4 Ver las tesis P./J. 80/2004 de la Novena Época, con número de registro: 180648, visible en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XX, del mes de septiembre de 2004, página: 1122; de rubro: “DIVISIÓN DE PODERES. PARA EVITAR LA VULNERACIÓN A ESTE PRINCIPIO EXISTEN PROHIBICIONES IMPLÍCITAS REFERIDAS A LA NO INTROMISIÓN, A LA NO DEPENDENCIA Y A LA NO SUBORDINACIÓN ENTRE LOS PODERES PÚBLICOS DE LAS ENTIDADES FEDERATIVAS”; y la Jurisprudencia P./J. 81/2004 de la Novena Época, con número de registro: 180538, visible en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XX, del mes de septiembre de 2004, página: 1187; bajo el rubro: “PODERES JUDICIALES LOCALES. CONDICIONES NECESARIAS PARA QUE SE ACTUALICE LA VIOLACIÓN AL PRINCIPIO DE DIVISIÓN DE PODERES EN PERJUICIO DE AQUÉLLOS”. Énfasis añadido.

“EL JEREMÍAS”.

descarga-1

          Hace mucho, mucho, mucho tiempo, que no recomendaba una película. No porque no haya visto alguna que valga la pena ver, no señor, es que he andado “colgadito” de tiempo, como ya lo hice notar hace pocos días.

         Como sea, dado que la imbecilidad del Señor Presidente de la República, don Enrique Peña Nieto, no es cosa de ahora y su último desliz se suma a una larga serie previa, permítanme querida lectora, gentil lector, sugerirle una ida al cine.

         Me anticipo: “El Jeremías” no es, así como “La Película”; y muy posiblemente transite sin pena ni gloria en la futura entrega de los Óscares -escrito así: “óscares” no “oscars”-, pero le diré a Usted, con un celo malinchista digno de mejor causa: “‘El Jeremías’ es nuestra”.

         El Jeremías es una película mexicana y cuenta la historia de un niño genio, muy brillante, algo inadaptado y bastante pesimista, quien desde antes de enterarse de su condición (repito: Es un genio) se esfuerza por hallar su lugar en el Mundo y encontrarle sentido a su existencia.

         En lo personal, siempre he considerado un sano ejercicio preguntarse con cierta regularidad: “¿Quién soy?”, “¿Para qué estoy aquí?”, “¿Por qué estoy aquí?” -y si uno NO se lo pregunta luego de una noche de antro, mucho mejor-.

            Habemos personas que jamás de los jamases, nunca de los nuncas, vamos a hacernos ese tipo de preguntas o, lo que es tantito peor, vamos a responderlas con la primera obviedad (y por obvia imbécil) que se nos cruce por la mente: “Juan Pérez”, “ingeniero”, “para comer camote”, “me trajeron mi papá y mi mamá” entre un largo etcétera. Formularnos con seriedad esas interrogantes da cierta luz respecto de quiénes somos; e intentar despejarlas, puede llegar a ser una ardua tarea de vida. Yo tengo 50 años recién cumplidos y aparte de ser obeso -dijo el doctor que lo era, en su primera etapa pero lo soy-, medio lerdo, prieto y feo (tanto como pegarle a la mamá de uno), no tengo muy claro de qué va la cosa conmigo. Me imagino que este asunto de vivir se parece mucho a un viacrucis (por aquello de ir meditando camino al Calvario y levantarse después de caer) y que nunca es tarde para empezar, de veras, a vivir. Pero sencillo no es.

          Total, Jeremías es un niño de ocho años que, desde que tiene uso de memoria, se está preguntando cosas. A tan tierna edad y luego de un montón de reflexiones, tras sucesivas crisis de identidad que dan cuenta de sus múltiples talentos (tocar la batería, jugar al ajedrez, etc.), luego de sentir afinidad por personajes variopintos Einstein, Jim Morrison, Marie Curie, etc., Jeremías deberá asumirse tal cual es y… si le sigo, nunca falta el mentecato que me ande reclamando que ya le conté la película y que no sé qué.

         Vaya y ríase; mírese en esa familia típica de clase media (“baja”) y regodéese en su ignorancia e inocua vulgaridad; y que, sin embargo, a pesar de su simpleza (o tal vez por ella), es capaz de ese amar sencillo que es más valioso que cualquier bien tangible.

           Disfrute de Isela Vega quien (a mí cada vez me gusta más y en un peligro no nos llegue a los buñuelos) interpreta a la abuela de Jeremías y solo con dos frases, lapidarias eso sí, le da tono a la película para ponernos a pensar en quiénes somos y para qué estamos aquí (Toda proporción guardada, “El Jeremías” y su abuela, son el alfa y el omega).

            Ándele, compre su boleto y apoye al cine nacional que, con esta cinta, nos demuestra que no es necesaria una gran producción, ni una trama laberíntica, ni recurrir a “corrientadas” y “doblesentidos”, para hacer comedia inteligente con una encomiable dosis de reflexión social y humana.

          Vaya a verla, no sea díscolo; pero, como siempre le recomiendo, meta el refresco de fuera y coma “papitas” porque comprarlos allá adentro es un crimen de lesa humanidad. Ahhh, y si le queda tiempito, ya puestos, vea también La Vida inmoral de la Pareja Ideal, otra mexicana de “no malos bigotes”. 

          Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o también en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com