LOS RUDOS CONTRA LOS TÉCNICOS: JUICIO POLÍTICO VS. JIMÉNEZ CASTRO O DE LOS MISTERIOS TRINITARIOS.

Ring

            Hice votos de no agitar las aguas en estos días de guardar; dije -me dije a mí mismo como Kalimán a Solín-: “Paciencia”; y la tuve; pero así no se puede. Entre tanta patanería –personajes y personajas (aunque la RAE haya dicho ya que la distinción es innecesaria), que cruzan orondos el pantano sin que, como al pájaro del poeta, se les manche el plumaje-, es necesario alzar la voz.

            El atropello de que fue víctima el Poder Judicial semanas atrás, cuando un puñado de diputados (tres) con el auxilio del Presidente del Tribunal Superior de Justicia (tres) decidieron -contra toda lógica, toda razón y todo atisbo de constitucionalidad- atacar la independencia y autonomía del mismo, obliga a tomar cartas en el asunto. Si por las vísperas se sacan las témporas, me imagino que será inútil y, como ha ocurrido hasta el día de hoy, la aplanadora legislativa pasará por encima de cualquier interés que no sea el de su Jefe de facto, Javier Corral (a) “El Joven Maravilla”; y los diputados (tres) y el Presidente del Tribunal (tres) serán exonerados; ni modo. Las siguientes semanas servirán, por lo menos, para ventilar qué ocurre en las, ahora más que nunca, entrañas de ese Poder donde, como diría alguno, “estábamos mejor cuando estábamos peor”.

           Sé de antemano, también, que destapar la cloaca presentando la denuncia servirá a algunos –amigos íntimos del “Joven Maravilla” de su natal Juaritos, oportunistas de siempre, cobardes de ocasión o arrastrados de turno, que esperan agazapados y ávidos la caída de la exaltada trinidad encarnada en la Presidencia del Tribunal Superior (Julio César Jiménez Castro, Norma Angélica Godínez Chávez y Francisco Javier Molina Ruiz)- para pelearse a gusto las sobras; a esos, provechito, no se vayan a empachar; aunque me aflige hacerles el “caldo gordo”, ni modo también. ¡Qué le vamos a hacer!

           No me vayan a tomar a mal mis apreciables lectores la forzada clase de historia, pero es necesaria para entender esa alusión a la “exaltada trinidad”. Aunque en el devenir de los siglos en el Mundo han existido varias “triples alianzas”; en suelo mexicano existió la Ēxcān Tlahtōlōyān (en náhuatl) que fue la última confederación de estados indígenas; y aunque la integraban, nahuas (Tenochtitlan), acolhuas (Texcoco) y otomíes (Tlacopan), todo mundo sabe que Élmer Homero (es decir, el mero, mero) era el Huēyi Tlahtoāni.

          Pues en la Presidencia del Tribunal ocurre justo lo opuesto y Élmer Homero no aparece por ningún lado; y es que, de un tiempo a la fecha, aunque la ocupa uno, la ejercen tres. La razón de denunciar solamente a Julio César Jiménez Castro es porque los cargos de los otros dos, Norma Godínez y Paco Molina, no aparecen en el artículo 179 de la Constitución local; e igual ocurre con la Magistrada en retiro, Rosa Isela Jurado Contreras, quien desde las sombras manipula a su antojo, como mínimo, a dos de los triunviros, quienes no se caracterizan, precisamente, por su sagacidad y perspicacia. El tercero, de quien no digo su nombre pero se parece a Santa (a Santaclós, no a la “Santa” de Federico Gamboa), sobrelleva a los otros en un maridaje de mentiras, abusos, venganzas y traiciones, que alcanza para beneficiar, entre muchos, a otra “fichita”, José Miguel Salcido Romero, exDuartista “de hueso colorado” y Corralista de último minuto, cuyo único mérito es la estrecha cercanía que lo ayunta al Secretario General, su amigazo del alma, César Jáuregui Robles.

          El resumen de este sainete: Los rudos contra los técnicos: La arena estaba de bote en bote, la gente loca de la emoción

           Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

Anuncios

MIROSLAVA BREACH.

 

Miroslava toma del Congreso

          Es para mí un lugar común decir que ya escrita la reflexión de esta semana, debí reescribirla a toda prisa; pero así es.

           A Miroslava la conocí, fácilmente, hace más veinte años; nunca nos caímos bien del todo, nunca nos brindamos, tampoco, la posibilidad de intimar. Por alguna razón que ignoro, y que no alcanzo a sospechar siquiera, siempre estuvimos en los extremos de la ecuación, en la periferia de los afectos, en el corazón de la reticencia, en el gesto imposible de la admiración. No obstante, creo también que había algo parecido al respeto que nos mantenía a una distancia prudente susceptible de salvarse en un suspiro si fuera el caso.

      Refiriéndose a la muerte de esta comunicadora ejemplar, Antonio Payán se pregunta esta semana, en un editorial de OMNIA: “¿Por qué ella?”.1

          Creo que yo tengo la respuesta: Esta semana no murió Miroslava Breach o, mejor dicho, no sólo murió ella. Esta semana morimos un poco todos los chihuahuenses; murió un bastión para la libertad de expresión; una cronista tenaz; valiente, íntegra, comprometida, lúcida. Sin embargo, los chihuahuenses morimos un poco, también, luego de ese baño de sangre en Rubio que sirve para constatar de manera palmaria lo que Miroslava denunció hace apenas un mes: “Por amenazas o complicidad, los cabecillas del narcotráfico en distintas regiones del estado, principalmente las zonas serrana y noroeste, infiltraron a los gobiernos municipales, impusieron directores de seguridad pública, colocaron a su gente en la nómina y decidieron nombramientos en áreas como obras públicas”.2

       ¿Entonces? Esta semana no murió Miroslava o, como ya dije, no murió ella solamente; la pregunta no es “¿Por qué ella?”; la pregunta correcta es: “¿Por qué nosotros?”. Como nos recuerda John Donne: “Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca preguntes por quién doblan las campanas: Doblan por ti”.3

         Morimos de auténtica muerte, pues; pero también morimos, otro poco, de pena; morimos de desaliento, de tristeza inerme, de esperanza desahuciada. Si todo comenzó con la declaración imbécil del mes de agosto de 2016 de que “El 80” tenía 72 horas para irse, contados a partir del primer minuto de que Javier Corral tomara posesión como Gobernador, porque iba a limpiar la Sierra de narcotráfico,4 el saldo de víctimas, el plazo mismo, parecen ya excesivos y, lo que es peor, sin un asomo de desenlace feliz; excepto la verborrea, diarreica, que corona cualquier acontecimiento y hace pensar en una verbocracia estéril: Hace bien Javier Corral en declarar tres días de luto por el asesinato de Miroslava;5 yerra, en cambio, cuando el asesinato en masa lo festina jugando al golf en Mazatlán a expensas de un generoso, y desinteresado (me imagino), empresario.6

         El signo de nuestro infortunio es, pues, que Chihuahua no va a terminar de morir y la única respuesta es la grandilocuencia desvelada -que ya empieza a aburrir- y que, de forma magistral, alguno resumió diciendo que “su modo de gobernar es la cháchara insustancial de las conmemoraciones”.7 Tanta desgracia me trae a la memoria los primeros versos de Muerte sin Fin de José Gorostiza: “Lleno de mí, sitiado en mi epidermis por un dios inasible que me ahoga”; así estamos los chihuahuenses, en esta hora aciaga, padeciendo una muerte sin fin, sitiados en nuestra piel, ahogándonos en nuestra propia sangre.

         Descanse en paz una gran mujer, una gran periodista, una gran chihuahuense.

  Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Editorial suscrito por Antonio Payán, con el título: “El crimen de Miroslava Breach, ¿por qué ella?”, publicado el jueves 23 de marzo de 2017, por el medio digital OMNIA, visible en el sitio: http://www.omnia.com.mx/noticia/20124/editorial-el-crimen-de-miroslava-breach-por-que-ella

2 Nota suscrita por Miroslava Breach, con el título: “Infiltra el narco gobiernos municipales en Chihuahua”, publicada el lunes 20 de febrero de 2017, p. 31, por el periódico La Jornada.

3 “Meditación XVII”.

4 Nota de la redacción, con el título: “Versión: Caen ‘El 80’ y ‘El Cabo’ en operativo militar en Namiquipa”, publicada el jueves 06 de octubre de 2016, por el periódico El Diario.

5 Nota de la redacción, con el título: “Declara Javier Corral 3 días de luto por el asesinato de Miroslava Breach”, publicada el jueves 23 de marzo de 2017, por el periódico Excélsior.

6 Nota de Jorge Ramos Pérez, con el título: “Pega a Chihuahua crimen, mientras Corral juega golf”, publicada el jueves 23 de marzo de 2017, por el periódico El Universal.

7 Editorial visible en el sitio: http://lavisiondechihuahua.com/?p=6515 consultado el 23 de marzo de 2017 a las 22.30 horas.

 

ESCÁNDALOS SEXUALES: EL PAN DE CADA DÍA. 2ª. DE TRES PARTES.

 

cyberbullying-como-se-manifiesta

              Antes de hablar del burro de Cruz, hablábamos de Brandy Vela quien en el pasado mes de diciembre se disparó en el pecho porque no toleraba más el acoso en redes.1 El mismo año, en abril, una estudiante de Manhattan, Aileen Jiminián, de 17 años, acosada por sus compañeros de clase, se escapó de la escuela durante la hora del almuerzo sin que nadie la viera y se suicidó lanzándose a las vías del tren: “Es muy triste que algunos estudiantes la llamaran estúpida, fea o rara”, comentó un estudiante al New York Post.2

          En 2015, en mayo, del otro lado del Atlántico, en Madrid, una muchacha discapacitada se suicidó tras sufrir acoso escolar: “Estoy cansada de vivir”, escribió la chica antes de arrojarse por el hueco de las escaleras.3 Dos años antes, también en España, en Gijón, una niña de 14 años, Carla Díaz, en el mes de abril se arrojó por un acantilado.4 Cuatro meses más tarde, en Londres, la red social Ask.fm anunció que tomaría medidas contra el acoso en internet, después de recibir duras críticas de activistas de la seguridad infantil a raíz de una serie de suicidios en Gran Bretaña vinculados al sitio web, muy popular entre los adolescentes; a principios del mes de agosto, Hannah Smith, de 14 años, se ahorcó en la casa de su familia después de sufrir meses de acoso en el sitio web. Sólo en ese año, y vinculados a ese sitio de Internet en específico, ocurrieron cuatro suicidios de adolescentes en Reino Unido.5

          De vuelta en suelo americano, tenemos que en el 2014, Alyssa Funke, una estudiante de honor, hermosa y con un prometedor futuro, se suicidó en el mes de abril en Minnesota, al no soportar las burlas y el acoso, principalmente, de excompañeros de la secundaria;6 en 2013, una niña de 12 años, Rebecca Ann Sedwick, se mató camino al colegio, al saltar de una plataforma en una fábrica abandonada cerca de su casa;7 y un año antes, en 2012, la opinión pública canadiense se conmovió de raíz, cuando Amanda Todd, de 15 años, publicó un vídeo, de 9 minutos, en el que explica su suicidio en Youtube: “Quería morirme. Cuando (mi padre) me trajo a casa, bebí lejía […]  Estoy continuamente llorando. Todos los días pienso por qué estoy todavía aquí. Mi ansiedad es horrible. No he salido en todo el verano. Todo por mi pasado. La vida no mejora. No puedo ir al colegio o reunirme con gente. Me estoy cortando constantemente […] Estoy muy deprimida”.8

             Desde hace años, se tiene clara la magnitud del problema. Hace cuatro años, se publicaba por al algún medio informativo: “EL ‘CIBERACOSO’ GENERA MÁS IDEAS DE SUICIDIO QUE EL ACOSO FÍSICO”.9 De entonces a la fecha, las cosas no han hecho más que empeorar; según un estudio practicado a más de 5 mil jóvenes, entre 13 y 18 años de edad, en más de 11 países, se encontró que, en promedio, el 18% de la población afirma haber sufrido alguna vez ciberacoso; Nueva Zelanda y Estados Unidos tienen los puntajes más altos, con un 30% y 27%, respectivamente.10

             En México, existe alrededor de 28 millones de internautas entre los 12 y los 34 años; sólo el 2% (560 mil personas) pide ayuda o denuncia el ciberacoso, advirtió Alejandro Rubio, director de Investigación de la organización Centro Sin Violencia en Internet: “La mitad de los internautas menores de 18 años reportan haber sufrido algún tipo de violencia en internet, lo cual es preocupante”.11

Continuará…

     Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Visible en el sitio: http://www.audienciaelectronica.net/2016/12/adolescente-se-suicida-despues-de-sufrir-un-ano-de-acoso-por-internet/ Consultado


2 Visible en el sitio: http://eldiariony.com/2016/04/05/alumna-se-suicida-por-acoso-de-companeros-en-escuela-de-nyc/

3 Visible en el sitio: http://politica.elpais.com/politica/2015/05/22/actualidad/1432324829_320181.html

4 Visible en el sitio: http://www.elmundo.es/espana/2014/03/23/532e0acde2704e4f3d8b4574.html

5 Visible en el sitio: http://lta.reuters.com/article/worldNews/idLTASIE97I06D20130819

6 Visible en el sitio: http://eldiariony.com/2014/05/23/se-suicida-joven-en-minnesota-por-acoso-tras-video-porno/

7 Visible en el sitio: http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/adolescente-se-suicida-tras-haber-sido-acosada-internet-articulo-446400

8 Visible en el sitio: http://caracol.com.co/radio/2012/10/16/internacional/1350396000_779989.html

9 Visible en el sitio: http://expansion.mx/salud/2013/03/14/el-ciberacoso-genera-mas-ideas-de-suicidio-que-el-acoso-fisico

10 Visible en el sitio: https://www.xataka.com/legislacion-y-derechos/el-problema-del-ciberacoso-entre-ninos-estas-son-sus-cifras-que-se-puede-hacer-al-respecto

11 Nota, con el título: “Jóvenes son más propensos al ciberacoso en Internet”, publicada el 22 de febrero de 2015, por el periódico El Economista.

 

LA BESTIA HABLANDO DE OREJAS O “DE LA GRAN BARREDORA”.

 

El burro

El día de ayer me reí como tenía rato que no me reía. Leí un editorial suscrito por el inefable Cruz Pérez Cuéllar que lleva por título: “Reto de Cuarón: superar la condición de bestia”; la verdad me divertí mucho… luego me preocupé.

Junto con otros tránsfugas de sus partidos, Crucito es uno de los políticos reciclables que Morena -esa “súperbarredora”- tiene en la mira para integrar las planillas con las que habrá de contender en un futuro cercano. Otros como él, que también escriben por cierto, están aprovechando la coyuntura y afilándose las garras para el “Gran Regreso”. ¡Pobre Chihuahua!, si debe lidiar con esos incompetentes, incapaces de redactar decentemente un texto de dos cuartillas.

Antes, dos aclaraciones: Sí, sé que estoy en medio de una serie de tres artículos y que me había comprometido a morigerar mis cada vez menos sulfúricos párrafos, pero… no me pude resistir: Que crucito esté hablando de bestias ya es mucho decir.

Por salud mental yo jamás leo ninguna de las imbecilidades que escribe; sin embargo, esta vez, la denominación del artículo llamó mi atención y ahí me tienen, quemándome los ojitos. ¿Por qué continué leyendo después de las primeras líneas? Porque ahí, en la segunda encontré un adjetivo fabuloso; escribe Cruz: “El maestro José Vasconcelos nos ha dejado como experiencia, en su basta obra, […]”.1 ¡Ta tán! “¿Qué más dislates podrá escribir este zonzo?”, me pregunté; y sí, ahí estaban: Escribió: “Sobretodo” donde debía decir: “Sobre todo”, pues se trata de expresiones diferentes, con significados distintos; también: “[…] a quien le corresponda asumir el rol de administrar los recursos para la educación y cultura en la entidad […]”, sin saber que una de las flamantes reformas fue dividir la gestión de educación y cultura y formar dos secretarias donde antes había una; y podemos continuar: “Consensar”, en vez de “consensuar”, que es la voz correcta; “secretario de Educación y Cultura”, en lugar de “Secretario de Educación y Cultura”, pues al tratarse del nombre propio de un órgano del Estado se escribe con mayúsculas -además del error de confundir la denominación y la naturaleza del cargo-; “mas”, en sustitución de “más”, confundiendo el coordinante con valor adversativo equivalente a “pero” con el cuantificador; “el” en vez de “él”, confundiendo el artículo con el pronombre (se lee: “educado en las escuelas más caras del estado y fuera de el […])”-; escribe el angelito: “sopena”, en lugar de “so pena” (“bajo pena”); y concluye: “[…] con otra frase del Maestro de América relacionado a la educación […]”, sin percatarse de la falta de concordancia entre las voces “frase” y “relacionado”. La palabra “basta” (tosco, áspero) a que aludí en un principio, me llamó la atención porque en el contexto en que el burro la emplea, el adjetivo correcto sería “vasta” (amplia, extensa). Por no hablar de esta joya de la elegancia y el buen decir: “Se asuma con esa responsabilidad de ir a tumbar los obstáculos”. Como se ve, el castellano es la tumba de Cruz; quien va dando tumbos, sumido en su basta y vastísima ignorancia, que no hay modo de tumbar.

Concluyo: No vayan a leerse estos párrafos como una defensa gratuita del Gobierno del Joven Maravilla ni, tampoco, como una ruptura a la manda que me impuse en esta Cuaresma de guardar mullido silencio sobre aquello que me incomoda el ánimo pues su objeto es ajeno a mi entorno inmediato; en segundo lugar, ésa es la razón de que, salvo contadas excepciones, no lea los bodrios insufribles que publican la mayoría de los políticos o expolíticos, metidos a escribidores; si resultaron pésimos gestores de la cosa pública, no hay porqué pensar que podrían resultar buenos editorialistas.

Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Énfasis añadido.

 

 

ESCÁNDALOS SEXUALES: EL PAN DE CADA DÍA. 1ª. DE TRES PARTES.

 

images-10

Originalmente esta reflexión se iba a llamar: “En defensa del bullyng”; luego ya me puse a leer, como suelo hacerlo, para documentarme sobre el tema y quedó así. Antes de proceder, me explico:

No es que yo esté a favor de esa monstruosidad llamada “bullyng” (lo que aclaro de modo expreso por si me vuelve a leer la loca que me llamó sexista, misógino y machista por mi alusión a las rubias en un artículo previo), no; es sólo que me parece horroroso que hablemos del maltrato escolar como si fuera una “cosa”; algo ajeno a nosotros, a nuestra cotidianidad. Entiendo que, como fenómeno social, algún nombre debe dársele y más si le pretende hacer objeto de investigación; sin embargo, hablar de “bullyng” de alguna manera aliena la noción que de él deberíamos tener todos pues, referirlo, es, forzosa y necesariamente, hablar de nosotros mismos, de nuestra condición de padres y de nuestra incapacidad para educar y hacernos cargo de nuestros hijos en todos los aspectos. Los lepes agresores son una excrecencia de sus progenitores, una manifestación directa que los vincula a ellos sin excusa posible. Salvajes, prepotentes, imbéciles, crueles, insensibles o cualquier otro adjetivo similar, es aplicable a los dos: A padres e hijos por igual. Por eso hablar de “bullyng” es hablar de un asunto familiar que atañe e involucra a todos. No existe un divorcio entre los actores, tan animal es uno como es el otro. Corregirlo, enmendarlo, castigarlo, educarlo, domar a la bestezuela en suma, es responsabilidad exclusiva y directa de sus ascendientes; no de la escuela, ni de la comunidad, ni de la sociedad; porque es posible que debiera empezarse por el núcleo familiar en su conjunto, no por el chamaco o la chamaca.

Las víctimas, en cambio, se cuecen aparte. No todos estamos hechos de lo mismo; y así como la agresión de que son objetos niños y niñas es distinta, igualmente lo que para uno puede resultar un incidente aislado, e incluso divertido, para otro u otra puede resultar devastador.

Al emprender la mininvestigación para documentar esta reflexión con espanto caí en la cuenta de lo que nos están haciendo las redes sociales: “Mi nombre es Cassidy Trevan y fui violada por mis compañeros de escuela”. Cassidy fue atacada por sus acosadores de escuela cuando tenía 13 años; a los 15 se suicidó incapaz de vivir con el trauma, da cuenta la nota respectiva.1 En la carta de suicidio, la joven explica: “Todavía me contactan estudiantes que nunca he conocido y se ponen en contacto conmigo por Facebook para llamarme ‘zorra’. Me he cambiado de escuela, me he cambiado de casa y aún así me contactan y me acosan”.

Apenas en el mes de diciembre pasado, una adolescente de 18 años se suicidó luego de sufrir acoso en las redes sociales. Brandy Vela se disparó en el pecho en la casa de la familia en Texas. De acuerdo con el padre, un desconocido creó una cuenta falsa en las redes sociales con los números de contacto y la imagen de su hija en la que supuestamente solicitaba sexo. Desde entonces la joven no tuvo descanso con llamadas a toda hora del día y la noche: “La joven cambió sus números telefónicos y contactos en las redes sociales pero el o los acosadores continuaron comunicándose con la joven, que comenzó a sufrir el bullying siendo menor”; al final, dejó una nota en la que decía que se iba a suicidar porque no toleraba más el acoso.2

Continuará…

Contácteme en mi Facebook (Luis Villegas Montes), a través de mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/ o sígame en los medios que gentilmente me publican cada semana o léame en Facebook (Luis Villegas Montes).

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Visible en el sitio: http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/nombre-Cassidy-Trevan-violada_0_1921007910.html

2 http://www.audienciaelectronica.net/2016/12/adolescente-se-suicida-despues-de-sufrir-un-ano-de-acoso-por-internet/