LO IMPENSABLE: LA “NO AGENDA” DEL PAN EN CHIHUAHUA.

Colage 4 final

Escribí la semana pasada lo que debe hacer el PAN en Chihuahua para establecer una garantía mínima de éxito en la contienda electoral de 2018, la que se reduce a seguir, a rajatabla y sin pandearse, las tres reglas básicas del dominó (o 3R): respetar la mano o valorar y reconocer el esfuerzo de los funcionarios de elección panistas, sin excepciones; repetir la ficha, si ya ganaron en el pasado, en circunstancias precarias, permíteles ganar de nuevo; y reginchar al contrario (que se entiende solita).

Si el PAN no se atiene a esa estrategia mínima no quiero ni imaginar lo que puede ocurrir; así como el Gobierno del Estado está plagado de una fauna exótica que no hay modo de explicarse, lo peor que le puede pasar al PAN local es ponerse “creativo” (un modo sutil de decir que se ponga rejendepo); he aquí algunos casos llenos de creatividad nociva:

  1. Candidatos ajenos al PAN; perredistas, por ejemplo: La izquierda “no pinta” en Chihuahua; sólo falta que pepenen candidatos feos, proabortistas, barzonistas, ateos o exduartistas “de hueso colorado”. Quiero ver qué ciudadanos propanistas, en sus cabales, votarían por una cosa así; y no me vayan a decir que no es posible, en marzo de 2016 se discutía la posibilidad de que Lucha Castro fuera candidata del PAN por el Distrito 171 —y no puedo a agregar nada más porque Luchita (dicho así, con cariño) es beneficiaria de medidas cautelares ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que demandan una especial atención hacia su persona, no me vaya yo a meter en honduras—;2
  2. Panistas cabales —panistas de a pie, bien vistos, con tablas y ganadores— jugándola de candidatos “pluris”; pienso en el Coordinador de Gabinete (exdiputado, exsenador, expresidente nacional del PAN), Gustavo Madero (a) “The Ghost” —todo mundo sabe quién es pero nadie lo ha visto—. Él debe, sin duda, encabezar la fórmula local al Senado; en esa posición, aunque el PAN pierda, no se arriesga su curul senatorial; y sí puede “arrastrar”, detrás suyo, otras candidaturas. Ir de pluri es una traición por partida doble: al PAN y a Chihuahua;
  3. Pactar “en lo oscurito” la candidatura de cualquier servidor público de elección popular panista, federal o local, en funciones. Sin excepción, todos ellos merecen que su Partido los cobije, los apoye y los promueva. Si ya ganaron en condiciones adversas ¿por qué su Partido no los va a apoyar con todo esta vez? Lo valen, lo merecen y se lo han ganado; después de todo, en cuanto les han “tronado” los dedos, ahí han estado: incólumes, aguerridos, leales, fieros;
  4. Que el líder del PAN local, Fernando Álvarez, en vez de pensar en los intereses del Partido, piense en los suyos propios. Durante 20 años, de 1994 a 2014 —de la gubernatura de Pancho Barrio y su Presidente de lujo, Javier Corral, al quien hizo diputado en 1997, a “Crucito” Pérez Cuéllar (compinche de todos, amigo del alma, qué digo amigo: ¡compadre!, al que también hicieron candidato a Presidente Municipal de Juárez (2004), luego de ser flamante diputado federal (1994, era Gobernador Barrio) y coordinador de los diputados locales (1998, también era Gobernador Barrio)—, el signo del PAN fue el del grupúsculo, el amiguismo, la facción y la derrota; Álvarez no puede, ni debe, al mismo tiempo, estar negociando su candidatura entre los panistas chihuahuenses mientras rige sus destinos. Tuvo que venir un Jefe partidista con pantaloncitos que le diera a Cruz —¡vade retro, chamuco!— con la puerta en las narices y despejara el camino, sobre la base del consenso regional, para que el PAN en Chihuahua empezara a ganar elecciones. Seguir con el modelo previo ya se vivió y no sirve; y
  5. Por último, que el PAN se repliegue: no sentar las bases mínimas, ni necesarias, ni pertinentes, para que incremente o, por lo menos, repita su presencia: 16 distritos electorales, 29 alcaldías y 27 sindicaturas,3 constituye una muestra de incapacidad palmaria e inaceptable; así como una traición sin precedentes; debe, pues, forzosa, necesaria e ineludiblemente, arribar al 2021 con 3 senadores, 4 o 5 diputados federales, más de 16 diputados de mayoría, 29 o más alcaldías y 27 o más sindicaturas; si no es así, será el peor fracaso en la historia del PAN local desde hace casi 20 años cuando lo gobernaba, precisamente, la famila felí, felí, felí.

        Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

 

 

1 Nota de la redacción, con el título: “Decidirán panistas si soy candidata: Lucha Castro”, publicada el 17 de marzo 2016, por el medio digital LaOpcion, visible en el sitio: http://laopcion.com.mx/noticia/129067

2 Nota de la redacción, con el título: “La CIDH obliga al Estado Mexicano a tener ‘especial’ atención en ‘Lucha’ Castro”, publicada el 2 de octubre 2017, por el medio digital Vivir en Casas Grandes, visible en el sitio: http://vivirencasasgrandes.com/2017/10/la-cidh-obliga-al-estado-mexicano-a-tener-especial-atencion-en-lucha-castro/

3 Visible en el sitio: http://www.ieechihuahua.org.mx/
Anuncios

COSA FÁCIL: LA AGENDA DEL PAN EN CHIHUAHUA.

Colage 3

      Todavía no tengo claro el porqué, pero el 2018 será un año emblemático; para bien o mal del país van a pasar una de estas tres cosas:

  1. Va a volver a ganar el PRI la Presidencia de la República, en la persona de José Antonio Meade Kuribreña (¡En la meade!) si ocurre el inciso b);
  2. Va a volver a perder el PAN si el famoso frente opositor no elige al candidato —de candidatas ni hablar— correcto; y no vayan a salir con la estupidez de que el comentario es misógino; el hecho es que en el Frente no hay mujer que, sin afrentarlos, enfrente a los varones de mero enfrente; y
  3. La tercera es la vencida, va a ganar “El Peje” si ocurre una de estas dos cosas: el inciso b) anterior y si no empieza, como ya le pasó en dos ocasiones, a copiar a las palomas; es decir: camina y la caga.

      En franco contraste, en Chihuahua el asunto es cosa de coser y cantar: el PAN sólo tiene una agenda posible y se puede resumir en las tres reglas básicas del dominó o 3R:

  1. Respeta la mano: aparentemente esta regla sólo consiste en ayudar al aliado; luego te das cuenta de que no aplica sólo al juego porque es regla de vida y quiere decir que “respetar la mano” es lo mismo que respetar el esfuerzo del compañero, es la capacidad de trabajar en equipo; los diputados del PAN, sin excepción, locales y federales, así como sus alcaldes y síndicos, han hecho su mejor esfuerzo por complacer a su jefazo (quien éste sea), entonces: procúrenlos, quiéranlos, cuídenlos, cobíjenlos, atiéndanlos, apóyenlos… respétenlos;
  2. Repite la ficha: en el domino se traduce en persistir y ser coherente en acomodar las fichas; ésta es otra regla que va más allá del juego y, en política, la importancia de ser consistente en tus acciones o ideas, es emplear el mismo criterio que empleaste en el pasado: ya usaste a los diputados (locales y federales) así como a las presidencias municipales y sindicaturas, ya te serviste de ellos, ya demostraron su valía y compromiso, ya probaron su lealtad partidista, ya fueron fieles hasta la ignominia, procúralos, quiérelos, cuídalos, cobíjalos, atiéndelos, apóyalos… respétalos;
  3. Rechinga al contrario: Es muy simple, limítate a cumplir con tu objetivo; como las anteriores, esta regla tiene que ver con tu actividad cotidiana: no te quedes a medias e identifica de manera correcta a tus adversarios que no son, por cierto, ni los diputados (locales y federales) del PAN, ni sus presidentes municipales, ni sus síndicos; por eso es necesario procurarlos, quererlos, cuidarlos, cobijarlos, atenderlos, apoyarlos… respetarlos.

      Lo anterior es de capital importancia si se considera que, ni el Gobierno del Estado ni el Comité Estatal las traen todas consigo; basta reparar en un detalle ínfimo, pequeñito, minúsculo, insignificante, el informe de la Diputada preferida del régimen, “Blanquita” Gámez; quien a pesar del acarreo cómico-burocrático-político-partidista-mágico-musical terminó en un deslucido evento en donde, al final, hubo que retirar sillas del fondo del recinto para que no se viera como lo que al final resultó: un “cebollazo” del mandón de turno, al mejor estilo priísta.

      Por eso el PAN de Fernando Álvarez lo tiene fácil: Debe limitarse a respetar las tres reglas básicas del dominó: procurar, querer, cuidar, cobijar, atender, apoyar y respetar a “su” gente: el PAN y los panistas. Si no le sabe, si no lo entiende, pregúntele a César Jáuregui…, a César Jáuregui…, a César Jáuregui… (¿cómo lo defino?), a César Jáuregui su amigo, un experto en estas lides y quien, sin duda, me dará la razón.

     Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

CAMILA.

Camila 2

      Alguien que me haya leído con cierta asiduidad sabrá quién era Florencia; estará al tanto de las desavenencias familiares que produjo, de las complicidades alimentarias, de los estropicios que su incontinencia provocó y de la pena honda cuando se fue así como era ella: mansa, callada y dulce.

      Pues ayer tocaron a mi puerta y era el Adolfo; en una mano cargaba un recipiente y una bolsa de croquetas; y en la otra, ese estropajo diminuto al que decidió llamar: “Camila” y es la que engalana esta entrega.

      Camila llega a nuestras vidas y quien sabe cómo nos vaya; por lo pronto, ya la pisé dos veces. Conste que esto que digo se dice fácil pero no lo es; entre nosotros, es un tema serio; ya antes me cargué de ese modo infame una de las mascotas de María: ahí andaba detrás de mí (¡ah, cómo me quería!) y en una ida nocturna al baño, ¡zaz!, adiós perrita.

      Pues bueno, salvo los dos descontones que le di entre ayer y hoy, espero que nos llevemos bien.

      Llegó pelando tamaños ojotes, mezcla de pánico y… pánico (porque no se le veían de otra cosa), latiéndole el corazoncito a mil por hora y llorando bajito; ya esta mañana se veía más desenvuelta la perrita. “A ver, ¿Usted la trajo, no? Pues cúelele, sáquela a pasear a ver qué cara va poniendo”; le dije a Adolfo. No quiere salir (Camila, el Adolfo es patita de ídem), le da miedo la calle, pero ya se nota más desenvuelta; ya se acerca con más confianza y empieza a deambular de aquí para allá, explorando los límites de la que va a ser, esperemos en Dios, su futura morada.

      La mamá no quiso amamantarla y le dieron fórmula; y aunque tiene cuatro meses, no la han vacunado precisamente porque le falta peso; la idea es que coma como pelón de hospicio, cinco o seis veces al día; y empiece a mejorar. Toma vitaminas porque es puro pelo, pellejo y huesos (otra vez Camila, el Adolfo ya come como pelón de hospicio).

      Por lo pronto, llega y llega como meteorito; no lo esperaba (del Adolfo, ¿cómo iba yo a imaginar tamaña ocurrencia?). ¿Me pregunto qué voy a hacer? ¿Dónde voy a dejarla? ¿A qué horas la sacaré a pasear? Digo, por lo pronto es la Camila de Adolfo y que él se haga cargo, total, yo ¿qué? Pero me conozco; ya me cae bien, no tiene ni veinticuatro horas en la casa, y ya empezó a hacer una parcelita en mi corazón.

      En algún lado lo dejé dicho: los perros me encantan por esa devoción, ese rendimiento, que se trasluce en su mirada cuando ven a su amo; yo no creía  mucho en eso de las “inocentes miradas”, pero la primera vez que vi a Florencia a los ojos supe que sí; que sí existe ese “algo” que asoma a los ojos de los perros y que, a falta de una palabra mejor, de una adecuada, es válido llamar “inocencia”. Me voy a esperar tantito para cortarle el fleco y ver cómo me mira.

      Conste que también es momento de afirmar que Camila es Camila y ya; es decir, es una mascota, un animalito, un perro ni más ni menos; no vaya a pensarse que de aquí a dos meses vamos a andar buscándole sombreritos o prendas de vestir que la conviertan en un objeto ridículo o en un remedo de persona; por lo demás, si su instinto canino lo entiende, si se acostumbra, si aprende a hacer sus cosas cómo y dónde se debe (vamos a enseñarla, claro), entonces creo que sí, que vamos a aprender a convivir en paz (Camila y yo, digo, porque Adolfo anda a su aire).

      Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

QUEREMOS DE VUELTA AL FRANCÉS.

Colage 2

     Desde alguna óptica, definitivamente parcial e injustificada, como luego se verá, podría pensarse que la semana fue un desastre; lo más grave de todo fue que internaron a mi mamá; los detalles sobran, el hecho es que Lola, desde el fin de semana, estuvo en el hospital.

     Luego, al arranque de esa misma semana, un par de tarados chocaron a Adolfo, que empezaba —en eso quedó el asunto, “en comienzo”—, a contemplar la posibilidad de ocuparse a tiempo completo de un Uber mientras llega el momento de ir a la universidad.

    También para esas fechas un asunto que traía entre manos, ver cómo y a dónde me cambio de morada —sigo de asilado político de mí mismo y francamente ya me estoy cayendo gordo: ni yo me aguanto—, se frustró de modo tajante y definitivo.

     Un asunto que está en trámite en la Suprema Corte de Justicia de la Nación daba para que lo resolvieran —como resuelven generalmente en aquellos lares— allá como para la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, resulta que no, que sale el mes próximo.

     Para colmo, y ésa sí es una auténtica tragedia, mi retoña cortó definitivamente con su novio el francés (aquí podría decir el nombre del interfecto, ¿pero qué culpa tiene el pobre y qué necesidad hay de que lo exhiba como exiliado amoroso del corazón de m’hija?).

      Sólo falta que me orine un perro y —por si las moscas, veo uno y le saco la vuelta— en ésas, empecé a contemplar la posibilidad de “irme a hacer una limpia”. Buscando en la sección amarilla un asesor espiritual que me diera confianza, de golpe experimenté una epifanía, caí en la cuenta de que ése es un camino sin regreso; de seguir con tanta incertidumbre y abatimiento, iba a terminar igual a Tom Cruise, no crean que guapote y millonario (no, ¿pos cómo?), sino metido en la Iglesia de la Cienciología hasta las orejas; total, me dije: “hay derecho a ser pendejo pero no hay derecho a abusar” y cerré el directorio; estos días he andado imparable.

      “¿Qué hacer?”; y de súbito, háganse de cuenta Pablo en el camino de Damasco —sin caída y sin caballo—, comprendí que no; que ni tanta tragedia: porque Lola salió del hospital y está todo lo bien que se puede estar a los 86 años de edad; que a Adolfo no le pasó nada, nomás el susto y el mugre carro se fue al taller, no sería el primero; las cosas materiales van y vienen; y a Dios gracias tengo salud, no de hierro pero la méndiga tos de perro va en aparente remisión —“pero ándele, siga fumando” (eso me lo digo a mí mismo en todo de burla y reproche)—; tengo trabajo, por lo menos de aquí a noviembre; en fin, la vida es buena y sigue; y las únicas cosas que de verdad importan son muy pocas y en ésas, en ésas estamos en paz. Así que no queda más que darle gracias a Dios de todo corazón por sus bendiciones (y no me refiero ni a Luis, ni a María, ni al Adolfo), por sus dones, por su misericordia y dejarlo todo en sus manos (sin dejar uno de hacer lo que tenga que hacer).

        Creo, entonces, que la única pena que me habita es el asunto del exnovio de m’ija, siempre cabe la posibilidad de que María, mi María, se enamore de un congoleño, un mongol o un saudí; por eso, el Adolfo y yo, desde acá clamamos, al unísono y a voz en cuello, una petición que haría empalidecer al mismísimo Benito Juárez por su furibundo tinte conservador: “queremos de vuelta al francés”.

     Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

SÍ ME QUIERE, NO ME QUIERE.

Colage 1

        Me imagino que, con su renuncia, se terminó de deshojar la margarita.

      Yo jamás estuve de acuerdo con su candidatura; su cercanía con el ex-Presidente Felipe Calderón me perecía el mayor obstáculo; conste que no hablo de la mujer, ni de la profesionista, ni de la panista, ni de la política, ni de sus méritos (los tiene); no, nada de eso; simplemente la postulación de Margarita me parecía impensable; nos situaba, me decía yo, en los linderos de cualquier república bananera; la esposa del Presidente es la candidata ideal porque no existe, en todo el país, de 120 millones de habitantes, otra con sus aptitudes, disposición, talento o experiencia, voy, voy, voy, que sea menos.

      Esa tendencia, la de perpetuar el legado del cónyuge, me recuerda el caso, por citar uno, de Cristina Fernández de Kirchner, para maldita la cosa sirvió la vieja, excepto para extender el mandato de su difunto y revictimizar al pueblo argentino: si un Kirchner fue mucho, dos resultaron una catástrofe.

      Precandidaturas aparte, no obstante, con la ida de Margarita se abre un boquete en el panismo difícil de paliar; porque si como aspirante era una facha, como militante no. Margarita es, por mucho y por méritos propios, un referente del PAN: de los jóvenes panistas, de los líderes panistas, de las mujeres panistas, etc.; con su renuncia, ocurren un montón de cosas y no todas son buenas noticias.

      Quizá la única cosa sensata y rescatable que, en 25 años, he leído de Tere Ortuño sea este párrafo: “Mi biografía está ligada a Acción Nacional y a sus militantes. Conozco a Margarita y a Felipe desde mucho antes de que se hicieran novios. Puedo compartir mil historias de batallas al lado de panistas de toda mi amada Patria. Lamentaré pronto enterarme de otros que se van. Ninguna me alegrará”;1 junto con ella, quitando la parte ésa de que conozco a Margarita y a Felipe desde mucho antes de que se hicieran novios básicamente porque no es verdad, podría afirmar que mi biografía está ligada a Acción Nacional y a sus militantes; puedo compartir mil historias de batallas al lado de panistas de toda mi amada Matria; lamentaré pronto enterarme de otros que se van; y ninguna de esas deserciones me alegrará.

      El PAN le hizo falta a México para darle un respiro; para demostrarle a los mexicanos que se podía ser algo distinto a un loquito —de esos que no abundan tanto pero, ¡ah, cómo tiznan!, que se dicen izquierdistas, veneran a Castro y al …che Ché, tienen su “guardadito” y se creen miembros honorarios de la Liga la Justicia, aunque sin capa—; que se podía ser ciudadano de tiempo completo y nopolítico de carrera; que había que anteponer a la ambición personal una visión colectiva alentada desde la luz del entendimiento; y que no podía erigirse un México mejor, ordenado y generoso, desde el caudillismo, sino que era tarea de todos y brega de eternidad.

      En el trayecto, muchas personas se sumaron a ese ideal colectivo; con mayor o menor acierto; con errores entendibles o fallos inexcusables; por motivos legítimos… o no tanto; etc., y el Partido se encargó, para lo bueno y para lo malo, de ponerlos a cada uno en su lugar. Como lo advirtió su fundador, construir ese mejor lugar para vivir era tarea inacabable y de todos los días; como da cuenta su historia íntima, anecdótica: “Nunca nos rajamos, ni siquiera antes, cuando se participaba aun a sabiendas de que se luchaba contra un destino adverso, nunca nos rajábamos”; o como acertadamente lo destacaba, otra vez, Manuel Gómez Morin con su sabiduría legendaria: “Las ideas y los valores del alma, son nuestras únicas armas; no tenemos otras, pero tampoco las hay mejores”.

      Llega, pues, la noticia de Margarita y es una mala nueva. No para el PAN, ni para los panistas, que han sobrevivido a las calamidades con singular entereza; no; es una mala noticia para México, porque se debilita a la oposición y se fortalece una tercera vía que por improvisada no pude ni va a funcionar. Con su determinación ganan el PRI y Andrej Manuel y, si no se pierde, sí se merma la esperanza; y ronda, incómoda, la pregunta: ¿Estaría equivocado? ¿No era Margarita entonces esa mujer que pretendía ser, inteligente, lúcida, decidida, responsable, comprometida con las mejores causas? Tal pareciera que no. Su decisión pareciera evidenciarlo y ésa sí es una pena: una lástima que lastima. ¡Lástima Margarita! ¡Laaaastima!

     Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Nota de David Piñón, con el título: “Margarita deshoja al PAN; inicia estrategia para minimizar su impacto”, publicada el domingo 8 de octubre de 2017, por el periódico El Heraldo.

ENTRE EL ESTRÉPITO Y EL ESTROPICIO.

descarga

     De todo lo ocurrido en la semana, en mi modesta opinión, lo único digno de mencionarse es el revuelo que provocó la invitación a un evento en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en homenaje a la reconocida feminista Marta Lamas, en el que habrán de participar once varones y ninguna mujer. Los demás acontecimientos navegan en el lugar común de los baños de sangre cotidianos y los sueños guajiros de los políticos que, unos menos y otros más, compiten por echar mentiras.

     Al punto. Llama mi atención tan singular algarabía, de lo que dan cabal cuenta las redes sociales, por dos razones: el estrépito y el estropicio. No me explico cómo un gesto de ese tipo, una autodefinición tan nimia y en algunos sentidos tan elocuente e inteligente, haya producidos ese alboroto en el seno de algunas féminas que, y es mi muy particular punto de vista, quisieran ser chile de todos los moles.

     Antes de continuar, hagamos una brevísima semblanza de Marta Lamas; nacida en la Ciudad de México, en su faceta profesional, es antropóloga y catedrática de ciencias políticas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), además de profesora e investigadora de la UNAM; como activista, es una de las feministas más destacadas del País, ha escrito decenas de artículos de opinión, libros, ensayos, etc., con el afán de combatir la discriminación y facilitar la apertura de espacios públicos en materias diversas con un enfoque de género; edita una de las más importantes revistas feministas de Latinoamérica, “Debate Feminista”; y fue nominada al Premio Nobel de la Paz en 2005.

     Bien, con ese currículo, Marta Lamas sin duda debería ser una especie de campeona del feminismo, al lado de Rigoberta Menchú (¿alguien conoce el segundo apellido de doña Rigoberta?); y sin duda lo era, hasta que tuvo la festiva y feliz ocurrencia de organizar el dichoso evento… a la pobre se la han tragado; le ha llovido y de todo le han dicho; ¿a qué tanta algarada? ¿Tanto estrépito? ¿Cuál es el problema? ¿Cuántos foros feministas se organizan al año, propiciados por, y para, mujeres? ¿Alguien lleva la cuenta? En ese caso en particular, ¿no les quedó claro que, desde el título, como bien dice Lamas, ahí clarito se asienta la intención del evento? Nótese cuál es: “Coloquio Marta Lamas en diálogo con XY”.1

    Marta Lamas en diálogo CON XY; ¿y qué es XY?, ¡pues hombres! ¡Carajo! Son los cromosomas que definen el sexo de los varones. ¿Qué dice pues el título? Pues que va a haber un coloquio entre Marta Lamas y un puñado de varones, ¡nada más!

     No dice que Marta Lamas vaya a renunciar a sus convicciones; no dice que los hombres van a definir el rumbo del feminismo en el país; no dice que, ahora, los feministas, feministas, feministas, lo que se dice feministas, van a ser hombres en vez de mujeres; ni dice: “fuchi mujeres” del feminismo; no dice que el feminismo, en México, sea un asunto de hombres ni anuncia el fin del Mundo; no dice nada de eso. Dice sólo una cosa: Que Marta Lamas va a sostener un diálogo con hombres, ni más ni menos. Pero además, como también lo explica Lamas, el encuentro pretendió caracterizarse por ser un espacio “distinto, creativo y lúdico”; e incluso apuntala la frase diciendo que pretendió ser “un guiño, una provocación”.2

     La cosa es terrible, el estropicio se suscita porque todo ese desmoche significa, primero, que una mujer tan acreditada como Lamas no puede organizar el evento que le dé su gana; segundo, que organizándolo, no puede mantener un diálogo inteligente con quien se le antoje; y tercero, que la trayectoria de una vida se deshace como papel mojado entre las manos por el parecer imbécil de un grupito de fanáticos, incapaces de entender el hecho y las secuelas de ser auténticamente libre.

     Entendida así, dogmática y atrabiliaria, la perspectiva de género es una memez porque lo que habría que hacer es educar seres humanos: hombres y mujeres libres, respetuosos de la libertad ajena; personas que, no por ser una u otra cosa, ignoren o pretendan ignorar las notas esenciales de ser hombre o ser mujer en el prójimo y las responsabilidades que conlleva esa condición; entre otras, propiciar y alentar el desarrollo pleno e integral del otro, en cualquier ámbito. ¡Qué espanto que en nombre de la convivencia, de la paz, de la libertad, de la inteligencia o de la tolerancia, se susciten acontecimientos tan bochornosos!

     Me quedo con el dicho profundo, pertinente, lúcido y lapidario, de Lamas: “Un homenaje a una feminista viejita no era para generar tanto desmadre”.3 La verdad es que no.

     Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Visible en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-41507420

1 Ídem.

1 Ídem.