HOPLESLI DIVOIDED’UYÚ (2.ª DE 3 PARTES).

whatsapp_image_2018-10-28_at_22_31_23.jpeg_1970638775

   Decía en la entrega anterior que las clases de inglés no me han servido para maldita la cosa y que sufrí como loco con un montón de canciones de las que no entendía ni el nombre; ahí tiene usted, por no ir más lejos, la canción que le sirve de título a estas líneas y Olivia Newton-John inmortalizó en Vaselinaque lo más cerca que estuve de entender fue con la puesta en escena a cargo de Julissa; y que don Raúl Velasco (q.e.p.d) nos hizo el favor de pasar alguna tarde en su famoso “Siempre en Domingo”.

   Aquí un obligado paréntesis: definitivamente ya di el “viejazo”; no me explico de otro modo cómo es que extraño ese programa que en mi infancia, espectador obligado por mi santa madre en casa de mi tía Socorro, odié con todas las fuerzas de mi alma.

   Pues bien, como queda dicho, durante casi tres décadas me estuve devanando los sesos queriendo saber qué significaba eso de “Hopelessly Devoted to You” y nada; claro que no todo es culpa de mi ignorancia idiomática ejemplar —sus buenos pesos se gastaron Lola y mi hermana Patty en sus intentos para que yo aprendiera inglés—, pero llegaron Rigo Tovar y el Buki a estorbarnos el negocio y todo se fue al carajo porque ya después de oír “Oh qué gusto de volverte a ver” y “Mi Najayita”, ¿quién diablos va a estar pensando en gentes cuyos nombres se nos atoran en mitad de la garganta? Antes bien era asunto de ir a sacudir el esqueleto entre gustosos estertores en lugar de ir a memorizar el listononón de verbos irregulares de los que sigo sin entender notding; es más, al día de hoy, no tengo muy claro si “aiam da best” es: “yo soy el mejor” o “yo soy una bestia”; y, por si las dudas, ni pregunto.

   Pues bien, hablando de escaso entendimiento y de ignorancia supina, ahí tiene Usted que la imbecilidad se impuso; la burla de la “consulta pública” por el asunto del nuevo aeropuerto internacional de México (NAIM) terminó donde era previsible desde el principio que iba a terminar: se cancela el proyecto.1

   Cabe preguntarse, como la secuela del título de una película de terror (a propósito de estas fechas): ¿Consulta? ¿Pública? ¿En México? Tenemos casi doscientos años de vida “independiente” y lo cierto es que, tratándose de consultas públicas, de cualquier tipo y con las electorales a la cabeza, la única palabra capaz de resumir esa experiencia es la de “fraude”; cualquier otra afirmación que se diga a ese respecto es pura ignorancia o festiva demagogia. Por eso no hay nada más risible ni más idiota que esa memez a cargo de Andrés Manuel que, además y para colmo, amenaza con repetirse hasta la náusea y someter a “consulta” cualquier otra estupidez que se le ocurra; sin ir más lejos, el despropósito del “Tren Maya”.2

   ¿Asegunes de esta determinación? Muchos. Por lo pronto y rapidito, la afirmación de AMLO de que se ahorrarán cien mil millones de pesos, no es clara; eso dice él;3 pero no explica qué va a pasar con las inversiones ya hechas; según cálculos preliminares, puede haber gastos no recuperables por cerca de 40 mil millones de pesos; en tanto que el actual secretario de Comunicaciones insiste: “el costo de cancelar la construcción del NAIM será de 100.000 millones de pesos”;4 así las cosas: ¿el ahorro de los cien mil millones es después de pagar las pérdidas por cien mil millones? ¿O los cien mil millones de ahorro se compensan con los cien mil millones de pérdida?4 Aunque parezca trabalenguas no es una pregunta ociosa.

Continuará…

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

[1] Nota suscrita con el título “AMLO ANUNCIA OPERACIÓN CONJUNTA DE AICM, TERMINAL DE TOLUCA Y SANTA LUCÍA”; visible en el sitio: https://expansion.mx/nacional/2018/10/29/amlo-operacion-conjunta-de-aicm-toluca-y-santa-lucia-naim, consultado el 28 de octubre de 2018 a las 19.30 hrs.
2 Nota de la redacción con el título “Tren Maya se someterá a consulta nacional: AMLO”, publicada el 28 de octubre de 2018 por el periódico El Financiero.
3 “AMLO ANUNCIA OPERACIÓN CONJUNTA DE AICM, TERMINAL DE TOLUCA Y SANTA LUCÍA”. Ibidem.
4 Nota suscrita por Alberto Nájar con el título: “NAIM: ¿cuánto lleva México gastado en el Nuevo Aeropuerto Internacional y qué pasará en Texcoco cuando AMLO lo cancele?”; visible en el sitio: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-46026759, consultado el 28 de octubre de 2018 a las 19.45 hrs.

HOPLESLI DIVOIDED’UYÚ (1.ª DE 3 PARTES).

part

   Hace ocho años, escribí unas líneas tituladas: “HOPELESSLY DEVOTED TO YOU”; el segundo párrafo comenzaba diciendo: “me imagino que habrá un montón de gente para quien el título de la canción que encabeza estos párrafos no signifique nada. Para mí tampoco; o al menos así fue hasta hace dos o tres días”.

   Esta afirmación, decía, me trajo a un lugar común: ¿cuántos de nosotros no hemos escuchado (y crecido -algunos no mucho, que conste-) con letras entrañables en inglés sin entender ni media palabra? Yo fui uno de ellos. Por décadas en los primeros lugares de mi particular top ten estuvieron: You’re only lonely, Living next door to Alice, Lookin For Love y Heartache, sólo por citar algunos ejemplos.

   ¿Cómo no fui a enterarme, en aquellos ayeres, de que la primera significa: “Tú eres solamente un solitario”, la segunda: “Buscando el amor”, la tercera: “El vecino de Alicia”; y la cuarta, ¡Ay, la cuarta!, “Dolor del Corazón”? Digo, no se trata de que sus letras no tengan cierto toque nostálgico, no es eso, pero si he sabido antes que la primera estrofa de la primera canción significa, literalmente y sólo eso: “cuando el mundo está listo de caer sobre tus pequeños hombros y tú te sientas solo y pequeño”, pues quizá no habría estado tan dispuesto a cortarme las venas como lo estuve alguna vez en aquel entonces.

   Sólo era cuestión de que Bonnie Tyler se arrancara con aquello de: “It’s a heartache” y más de cuatro empezábamos a afilar las Gillette; ésas que los imberbes usábamos para sacarle punta al lápiz a falta de un mejor uso, pues es cosa de que tengo 52 años y todavía no sé lo que es un bigote como Dios manda. Un mes, dos, casi tres (nunca llego al cuarto) y ¡zas! Adiós a los dos o tres pelos que con tanta dificultad se venían abriendo paso en mi rostro irremediablemente lampiño y cariacontecido.

   Recordación la anterior que viene a cuento, estos días, por ese ardor de aprender el inglich, a trompicones aunque sea, con tal de terminar, de una vez y para siempre, con el asunto del doctorado que no me deja dormir.

   Así, cuando viene alguien y me sugiere que oiga música en inglés por aquello de ir amansando la oreja, empieza a crepitar mi corazón y sólo atino a repetirle al pobre el famoso consejo de la “iglesia” universal de no sé qué: “para de sufrir”.

   Pues bien, con el pendiente tan fresquito, saco a colación esa serie de recuerdos; y es que no me lo van a negar, pero ésos de mi generación crecimos sin el inglés y sintiéndonos orgullosos de tener una Olivetti portátil. Lo de las computadoras era un asunto impensable y lo de las lap tops, bueno, lo de las lap tops era prácticamente un sueño de opio; por no hablar de un iPhone; ni Luke Skywalker traía uno por muy espada de rayos láser que portara. O tal vez fue sólo que salí díscolo y romántico (o tarugo) porque las clases de inglés no me sirvieron para gran cosa y sufrí como loco con un montón de canciones de las que no entendía ni el nombre.

   Lo que me recuerda la famosa consulta sobre el aeropuerto de la Ciudad de México; tiene uno que ser muy imbécil (o estar un poquito desorientado) para consultar al público en general un tema que está plagado de implicaciones técnicas, económicas, políticas, jurídicas y sociales, como si se tratara de un asunto en el que, cualquier hijo de vecino y por el solo hecho de respirar, puede opinar con fundamento. Bienvenidos a este preámbulo de Gobierno, ese remake llamado: “MORENA” tan parecido al PRI de hace 40 años… o no, es que se trata del mismo PRI de entonces: la gerontocracia de hogaño es la chavalada de aquel ayer.

Continuará…

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

UN MUNDO RARO

colage

   Suele ocurrir, concluida la reflexión de la semana, sucede algo más; así fue. Conste que con este título no quiero aludir a la canción de José Alfredo Jiménez, ¡ajúa!, y sí a lo que ocurre en el Mundo.

   Tenía escrito algo ligeramente jocoso y absolutamente cierto llamado: “HOPLESLIDIVOITEDDUYÚ” que describe la tristeza proveniente de mis denodados esfuerzos por aprender la lengua del Checspir, pero no; se me atravesaron las misses: la Miss España, la Miss Ucrania, la Miss Mongolia y aquí estamos.

   Mi escaso público lector sabrá de qué va la cosa: en la península ibérica y en la lejana República del Asia central, festivamente eligieron a un exhombre como Miss España1 y a otro como Miss Mongolia;2 en Ucrania, extrañamente le impidieron a una mujer ser su representante porque era madre de familia;3 y en Inglaterra…, ¡ay! ¡en England!, “para evitar discriminar a las personas transexuales e intersexuales, la Asociación Médica Británica recomendó a sus afiliados sustituir la expresión ‘futura madre’ por ‘personas embarazadas’”.4

   Cuando uno piensa que la estupidez está llegando a un límite infranqueable, llega la realidad y se supera.

   Ahora resulta que el acontecimiento biológico más importante en la vida de cada uno de nosotros (sin él simplemente no estaríamos aquí): la maternidad, debe eliminarse —o tergiversarse— de nuestro lenguaje cotidiano para no “herir” la susceptibilidad de una minoría idiota; en primer lugar, ¿quién en su sano juicio puede sentirse “lastimado” por cómo o porqué llaman como llaman a otra persona? En el colmo del alucine: ¿Qué tan enferma, qué tan dañada del cerebro, debe estar una persona para sentirse ofendida o agredida porque le dicen a otro ser humano “madre”? ¿Qué cabe la posibilidad de que, virtud a los avances de la técnica (a eso no se le puede llamar “ciencia”), alguna de esas personas a quienes les da por cambiarse de sexo quede embarazada? ¡Felicidades! Pues se le dice “mamá”, “madre”, “má”, “mami”, “mamita”, “jechu”, “cabecita de cebolla” (aunque se tiña el pelo) y punto. ¿A qué tanto ruido y tanto estrépito en ese afán imbécil de desnaturalizar las cosas, cambiándoles el nombre, en aras de no herir susceptibilidades?

   Ese afán, como se ve, ha prosperado; ahí están la Madre Patria y esa cáfila de mongoles, en los dos países, que no me dejarán mentir; donde muy orondos acaban de elegir sendos exhombres, como el paradigma de la belleza… femenina. Eso sin contar con que, en realidad, lo que está en competencia es la habilidad de los respectivos cirujanos (¿o serán los mismos?); quienes, desde el mentón afilado y la nariz perfecta, hasta la protuberancias mamarias y demás recovecos de la pretendida mujeril anatomía, son los verdaderos artífices de tanta hermosura.

   Por supuesto que deberán modificarse las reglas del Miss Universo; sería un acto de auténtica discriminación y de vileza sin cuento permitirle a una minoría que del quirófano salga a ganar un certamen de belleza; y en cambio, una muchacha más bien feyona, pero con varo suficiente —hija de narco y narca, pongamos por ejemplo—, no pueda ir a hacer lo mismo: internarse en una exclusiva clínica, entrar como alebrije y salir como un pimpollo.

   Esto ocurre porque no hay quienes alcen la voz para manifestarse en contra de esa conjura —no hay forma de llamarla de otra manera— empeñada en trastornar la naturaleza de las cosas, a impulsos de una imaginación afiebrada y una irresponsabilidad sin límites.

   Por cierto, a ese respecto, el próximo sábado 20 de octubre, aquí en Chihuahua, tenemos la maravillosa oportunidad de comprometernos verdaderamente para frenar esa locura que llama “libre decisión” al asesinato de bebés: la cita es en la Plaza de Armas, a las 16:30 horas, en la “Fiesta por la Vida”.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado “Miss Colombia critica duramente a española transgénero”, publicado el 02 de octubre de 2018, por el periódico Excélsior.

2 Artículo de la redacción titulado “Otra mujer transgénero busca coronarse como Miss Universo”, publicado el 10 de octubre de 2018, por el periódico Excélsior.

3 Artículo de la redacción titulado “Destituyen a Miss Ucrania por ser madre soltera”, publicado el 26 de septiembre de 2018, por el periódico La Crónica.

4 Artículo titulado “Proponen prohibir la expresión ‘futura madre’ en Reino Unido”, publicado el 29 de enero de 2017. [En línea]; visible en el sitio: https://www.telesurtv.net/news/Proponen-prohibir-la-expresion-futura-madre-en-Reino-Unido-20170129-0041.html, consultado el 13 de octubre de 2018 a las 17.00 hrs.

 

LA CARGA DE LA YEGUA O DE MI ESPÍRITU ECOLÓGICO (2.ª DE DOS PARTES).

Colage

  Como sea, llegó este amago de diluvio, un fin de semana empecé con el reacomodo y los libros terminaron en los libreros de la Sala (de la Sala donde trabajo se entiende, porque no hace mucho sentido andarlos llevando de la sala al comedor o del comedor a la sala visto que las goteras llagaron hasta la cocina y vivo en un área de seis por seis metros); no podía yo dejar que los pobrecitos murieran ensopados.

   Huelga decir que desde que Camila se fue, la paz volvió a su alma de papel; buenas zarandeadas les dio la canalla por lo menos a don José Fuentes Mares y a Camilo José Cela (¿o era Octavio Paz?); y tenía azorrillados a Arturo Pérez Reverte y a Almudena, quienes no se atrevían a descender a la parte baja del librero; así la cuestión, no era cosa de que, librados de las fauces de una, fueran a dar con sus huesecillos de tinta al suplicio del ahogamiento. Me llevé, pues, los infaltables; y me quedé con los imprescindibles.

    Resulta, como he dicho, que presa de un arrebato me deshice de los adminículos necesarios para leer vía electrónica, seguro de que mis libros quedarían a buen recaudo en la persona de Adolfo, quien por aquellos tiempos me merecía más confianza y lo miraba sólido, comprometido, lo suficiente como para hacer de él el custodio de mi herencia variopinta y literaria. Eso fue antes de que al bodoque le entrara la ventolera de la escribidera; pues, una vez que la inspiración, lo hizo su presa, se fue con viento fresco —y con otro buen montón de libros bajo el brazo— a estudiar allende estos lares, dejándome con la zozobra de qué hacer con resmas de papel con vocación de huérfano (María, cuando estaba chiquita y la protobiblioteca en su cuarto, se quejaba a voz en cuello de por qué su papá “sería tan libriento”).0

    Habría yo consentido, sin sucumbir, con esa pérfida realidad de no ser, repito, por el asunto de las lluvias. ¿Dónde carajos voy a meter ese librerío? Misterio. Como el niño gordo de las hamburguesas, libreros de la Sala ya llevo cuatro (bueno, uno tiene un huequito). Una alternativa sería que, como a Hércules —toda proporción guardada—, cuando me muera los hagan túmulo, me trepen y le prendan fuego; el asunto es ¿quién me va a subir? ¿Y si me les caigo? ¿Y si al primer arrimón de lumbre empiezo a chisporrotear como luz de bengala? Por no hablar de que los del Municipio se pongan sus moños de que es mucha la contaminación y hace buen rato, legalmente, a nadie incineran al aire libre y a cielo abierto.

   Si a eso le suma Usted que con la computadora, los tocas, los cargadores, los celulares, los dos pares de lentes, las llaves, las plumas, los lápices bicolor, los marcatextos, el englichbuc y la novela infaltable, mi maletín pesa como el alma de un condenado… lo cierto es que tengo la espalda más chueca que Cuasimodo; y, como la yegua del corrido que canta Lorenzo de Monteclaro, avanzo rengueando y con la carga ladeada. No camino, tiro de mí.

   Por eso, he decidido empezar a leer vía electrónica. Ni modo. Que se me cuezan los ojos y se me achicharren las pestañas. Todo sea por no dejar de leer, salvar un árbol y enderezar tantito el espinazo.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com