PROGRAMADOS PARA CONQUISTAR EL MUNDO… O PERDER PESO.

14734245508937

   Yo había decidido que no quería estudiar más. Se vale estar cansado. Luego de concluir el doctorado en Derecho Judicial (en un ratito más mi buen amigo Juan Enrique López, el “Lengua de Hacha”, va a poder decirme “doitor” con pleno derecho) vino Luisa a sonsacarme —y Angy a convencerme— y me metí a la Especialidad en Mediación y Gestión de Conflictos que se imparte en el INFORAJ. Uno de los argumentos torales que empleó la segunda para persuadirme fue la calidad del proyecto (docentes, plan de estudios, etc.) y la verdad es que no se equivocó. Al día de hoy he concluido cuatro módulos (estamos a la mitad del quinto) y, sin excepción, debo decir que ha sido una sorpresa grata en extremo: excelentes temas desarrollados de manera excelente.

   Sin embargo, este fin de semana para mí fue excepcional; panista desde siempre, por convicción, de primera línea de batalla, panista con uñas y dientes —que más de una vez he afilado a costa de algún correligionario (pero esa es otra historia)—, el de Programación neurolingüística (PNL) es un tema de sobra conocido. Recuerdo un malévolo artículo escrito años atrás: “Su formación empresarial [la de Pancho Barrio] y su vocación por la literatura novedosa de supermercado lo hicieron caer en la moda de la programación neurolinguística -una variante retorcida de la superación personal- que luego quiso hacerles llegar a todos sus burócratas. El resultado fue de caricatura, porque los empleados estatales -aseguran ellos- aprendieron a levitar y a usar -como Kalimán- el poder de la mente”.1 Para mal, con esa impresión me quedé.

   Hasta el viernes.

   Resulta que el módulo de PNL, a cargo de la maestra Araceli Viezcas, fue toda una revelación.

   Más allá de comprar el discurso (me da penita empezar con esas cosas a mis 52), lo cierto es que me sedujo la visión detrás del mismo; de las seis características de lo que se llama la “mente inconsciente” rescato una sola para ilustrar este punto: pensar y hacer son lo mismo. No deseo adentrarme en la mística del planteamiento (recordemos cómo la Biblia nos dice que, en un principio, la tierra estaba desordenada y vacía y “dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”;2 así, Dios creó la luz sólo con la palabra; dicho de otro modo: hay un milagro en la boca de Dios pues, aparejada a su palabra, se haya la existencia de cualquier cosa que él diga); y ni siquiera aludir al énfasis en la capacidad del individuo de creer en algo (para empezar en sí mismo) y obrar en consecuencia; no, me detengo en una noción más modesta pero no por eso menos valiosa: la necesidad de reconocer y apreciar en su justa y extraordinaria medida el milagro de estar vivos.

   En algún momento, la maestra nos invitó a empezar a transformar nuestra vida a partir de pequeñas cosas que no nos cuesten un gran esfuerzo, como una especie de leve ejercicio calisténico, en ese afán de empezar a doblegar la propia voluntad; y como ejemplo puso, literalmente, la necesidad de dar gracias, al amanecer y al anochecer, por ese prodigio cotidiano de abrir los ojos y “pisar el suelo”. Y sí, ¡Dios mío! ¡Qué maravilla!: “abrir los ojos y pisar el suelo”. En nuestro diario devenir, inmersos en insulsas preocupaciones muchas veces, empezamos a olvidarnos, a desdeñar, ese portento cotidiano de respirar, de ver, de oler, de oír, de caminar… y la obligación inevitable de dar gracias.

   Solo por ese recordatorio, tan vigente, tan bien planteado, tan necesario, ha valido la pena regresar a la escuela y cursar la especialidad, particularmente este módulo.

   Debo decir, por otro lado, que alentado un poco por ese espíritu de mantenerse vivo merced a una actitud positiva, me metí a estudiar francés; confío en que después de ese mágico vigésimo primer día (fin de la tercera semana) y la práctica constante me libere de mis miedos y este yo mío —tan necio en un montón de cosas— se ponga flojito y cooperando en este asunto. ¡Merci pour tout, mon Dieu!

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

1 Artículo titulado: “Hechos históricos de Chihuahua”; visible en la siguiente dirección electrónica: http://hechos-historicos-chihuahua.blogspot.com/2013/12/, consultado el 23 de marzo de 2019 a las 23.25 hrs.
2 Génesis 1:3. Reina-Valera 1960.
Anuncios

Borges infinito.

Borges esencial

   A Jorge Luis Borges lo leí por primera vez ¿qué hará?, ¿cosa de 30 años más o menos?, y decidí que no me gustaba. Venía yo de una serie de desencuentros con la literatura latinoamericana y los lugares comunes que la pueblan; los cuales, sintetizo, en que son pocos quienes logran salir del terruño para adentrarse en la inmensidad del mundo. ¿Qué estaría yo pensando? Misterio. Mi ofuscación me llevó al extremo absurdo de situarlo en el mismo rasero de todos los demás.

   Pues bien, con Borges me pasó lo que con Rubén Darío —quien tampoco me gustaba años ha—: me mató. Me encantó su prosa, me conmovió su estilo, me maravilló su cultura y me sacudieron su lucidez y profundidad.

   Andaba yo por ahí de patita de perro y hallé una edición singular de su obra1 y ahí nomás la compré y me puse a leer, y a lamentarme, de mi incultura e ignorancia. Borges es genial.

   Lo es en más de un sentido. La memoria prodigiosa, por ejemplo; o la cultura enciclopédica, cuando no había artilugios como el internet, que azora por su vastedad. Aunque existen en él temas recurrentes, los gauchos, los judíos, la Argentina, entre otros, Borges es universal; o, mejor dicho, utiliza como excusa para una reflexión de ese tipo (cósmica), cualquier elemento que le brinda la ocasión y va de Pascal a Coleridge —o de las pampas a Berkeley— sin sobresaltos ni asomos de fatiga.

   No he terminado de leer el volumen, es solo que no quise esperarme a hacerlo para invitarlo a Usted, lector, lectora, a emprender esta lectura de provecho, no sin antes hacerle unas cuantas recomendaciones: la primera, es que vaya con tiento con su poesía, puede ser que le ocurra lo que a mí, no me gustó tanto; la segunda, respecto de los ensayos, deléitese con su lectura hasta donde el cuerpo aguante pues, por sesudos e ingeniosos, pudieran resultarle un poco fastidiosos (a mí no me lo parecieron, que conste); y tercera, si debe elegir, quédese con los relatos cortos.

   La última afirmación me lleva de la mano a la siguiente. En general, Borges tiene el mérito de la escritura breve: “La opción de la brevedad es un rasgo esencial de la escritura borgesiana”; escribe Graciela Tomassini y es verdad.2 Pues bien, le reitero, puesto a elegir, opte por Ficciones, Artificios y, sí (¡ay!), El Aleph.

   No he terminado de leer la recopilación, repito, y el tomito ya parece chicharrón. El viernes, Perla, una querida amiga, miró con asombro las páginas dobladas donde subrayo los párrafos o las ideas más seductores a mi juicio; pienso en estas dos: “Dijo Tennyson que si pudiéramos comprender una sola flor sabríamos quiénes somos y qué es el mundo. Tal vez quiso decir que no hay hecho, por humilde que sea, que no implique la historia universal y su infinita concatenación de efectos y causas”; una página después agrega: “según la doctrina idealista, los verbos vivir y soñar son rigurosamente sinónimos”.3

   Por eso también digo que Borges, más allá del poeta, del ensayista, del literato, es un filósofo; un pensador enorme en quienes resuenan ecos de algunas de las mentes más privilegiadas del planeta.

   Por cierto, recordando la imbecilidad de AMLO y sus consultas patito, sería bueno que tomara en cuenta —o le leyeran o le explicaran—, lo que dijo el bardo ilustre de la democracia: “es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística”.4 Afirmación que me lleva, ¡cómo no!, a recordar una anécdota del escritor: debatían Borges y un joven sobre literatura y otros temas, cuando este le dice: “Y bueno, en política no vamos a estar de acuerdo, maestro, porque yo soy peronista”; a lo que el primero respondió: “¿Cómo qué no? Yo también soy ciego”.5

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 BORGES, Jorge Luis et al. Borges esencial. Editado por la Real Academia Española en asociación con otras academias (mexicana, colombiana, ecuatoriana, etc.). Alfaguara. 2017. Portugal.

2 TOMASSINI, Graciela. “Borges: la opción por la brevedad” en Borges esencial. Editado por la Real Academia Española en asociación con otras academias. Alfaguara. 2017. Portugal. Pág. XCIX.

3 BORGES, Jorge Luis. “El zahir” en Borges esencial. Op. cit. Págs. 200 y 201.

4 Artículo titulado: “Frases ingeniosas de Jorge Luis Borges”; visible en la siguiente dirección electrónica: http://frasesinteresantes.blogspot.com/2007/09/frases-ingeniosas-de-jorge-luis-borges.html, consultado el 18 de marzo de 2019 a las 10.45 hrs.

5 Idem.

DICTADURA DURA.

4a. transformación nazi

   Hace casi 30 años, corría el año de 1990, Octavio Paz organizó un encuentro denominado: “La experiencia de la libertad”. En él ocurrió algo memorable por imprevisto; el tema, se suponía, debía girar sobre Europa del Este, pero el escritor Mario Vargas Llosa afirmó categórico: “Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas”.

   Sin respiro, el novelista se siguió de corrido: “México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México”; “México es la dictadura camuflada… tiene las características de la dictadura: la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido. Y de un partido que es inamovible”; “concede espacio para la crítica en la medida en que esa crítica le sirve”; “suprime por todos los medios, incluso los peores, aquella crítica que de alguna manera pone en peligro su permanencia”; y remató: “Una dictadura además, que ha creado una retórica que la justifica, una retórica de izquierda, y que para desarrollarla, a lo largo de su historia reclutó muy eficientemente a los intelectuales, a la inteligencia”.

   Deslumbrado —tal vez tomado por sorpresa (al igual que el anfitrión, quien no esperaba esa retahíla)— Enrique Krauze respondería agradeciéndole al Premio Nobel su “intervención valiente” y haciendo uso de una jitanjáfora sobre la “dictablanda” mexicana. Ipso facto, Paz tomó la palabra para intentar una sesuda rectificación que, como todas en esas circunstancias, se perdió en el eco rumboso de lo afirmado por el novelista y el historiador.

   Recuerdo el incidente por dos cosas: la verdad que encierran esas palabras y su incómoda vigencia, su actualidad recalcitrante.

   En efecto, el PRI fue un sistema hegemónico (Paz) el cual —haciendo uso de la licencia del artista y sin quitarle un ápice a la verdad— puede describirse como “la dictadura perfecta” o una “dictablanda”, porque partía de premisa de un partido encarnado en un hombre, que concedía espacio para la crítica en la medida en que le fuera útil, suprimía por todos los medios aquella que de algún modo pusiera en riesgo su permanencia, se apoyaba en una retórica de izquierda justificadora de cualquier exabrupto y que reclutó intelectuales “a modo”.

   Con MORENA en el poder —y con Andrés Manuel a la cabeza— asistimos al espectáculo de un Partido con idénticas aspiraciones y mañas; baste recordar, por su inmediatez, el asunto de la denuncia que presentará el Gobierno Lopezobradorista en contra de los productores de la serie Populismo en América.2

   Con este gesto, la libertad de expresión en México se pone en jaque; no existe argumento jurídico, político ni ético, que la justifique; máxime que se apoya en una visión completamente auténtica: “Los líderes populistas suelen presentarse como redentores de los humildes, enfrentado a las élites políticas y económicas que supuestamente no ven lo que el pueblo pide o necesita, pero ¿qué ocurre cuando este líder redentor proviene del partido privilegiado, al cual perteneció durante años, y que ahora pretende aniquilar?”;3 así empieza el capítulo que se le dedica a AMLO en la serie. No hay una sola sílaba que no sea cierta; sin embargo, pese a la evidencia abrumadora, al hecho y al dato históricos, el Gobierno va con todo a enfrentar a quienes osan difundir una visión u opinión que no coinciden con las suyas.

  ¿Intelectuales cooptados? Baste recordar los nombres —otrora emblemáticos, actualmente en el estercolero de la reflexión crítica— de Paco Ignacio Taibo II o de Elena Poniatowska.

   A las mentiras repetidas hasta el hartazgo, los proyectos megalómanos, las decisiones económicas fallidas, las consultas selectivas, la imposición de amigos y allegados, debemos sumar ahora la persecución sistemática de quienes no piensan como él. Sin los frenos y contrapesos de una estructura partidista consolidada, López Obrador se encuentra desatado: ése es el signo de la Cuarta Transformación: una dictadura dura.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

1 Artículo titulado: “El PRI y la “Dictablanda”. Un Encuentro entre Vargas Llosa, Krauze, Paz y México”, publicado el 28 de diciembre de 2012; visible en la siguiente dirección electrónica: https://lacolumnamx.wordpress.com/2012/12/28/el-pri-y-la-dictablanda-un-encuentro-entre-vargas-llosa-krauze-paz-y-mexico/, consultado el 16 de marzo de 2019 a las 06.50 hrs.

2 Artículo de la redacción titulado: “Gobierno de AMLO denunciará a presuntos responsables de serie 'Populismo en América'”, publicado el 14 de marzo de 2019, por el periódico El Financiero.

3 Visible en la siguiente dirección electrónica: https://www.nacion321.com/ciudadanos/video-este-es-el-documental-del-que-amlo-hablo-en-la-mananera, consultado el 16 de marzo de 2019 a las 07.30 hrs.

LOS ÓSCARES Y UNA SEMANA DE SORPRESAS.

Colage AMLO

   Ya terminó el sucirio, ése que puso a Yalitza Aparicio en el ojo del huracán. Me había abstenido de dar mi opinión porque en plan de “2 + 2 = 4”, creo que merecía ser nominada, merecía contender y merecía —como la que más— ganar. ¿Por qué? A toro pasado respondo: porque actuó en una película que fue acreedora a un galardón que reconoce cualidades intrínsecas del filme, el de mejor cinta extranjera, y a otros dos que reconocieron su hechura estupenda: una fotografía maravillosa y una dirección magnífica; entonces, si apareces en un rol protagónico, en una película, dirigida por un hombre de destacada trayectoria y te desempeñas de manera impecable (por lo convincente de tu papel) pues eres eso: actriz; y como los Óscares no se entregan por trayectoria, sino por desempeño, pues claro que la oaxaqueña tenía todo el derecho a estar ahí y a recibir el premio que, lástima, no obtuvo. ¿Otro ejemplo? En primera fila, estaba Lady Gaga, una mujer sin experiencia en la actuación quien, también en su primer cinta, fue nominada como mejor actriz. Salir con la memez ésa de que, si el año que entra Yalitza  vuelve a ser nominada, entonces sí habrá que reconocerle mérito, es de sulfurosos resentidos y tarados envidiosos.

   Un día antes, siguiendo el consejo de mi excelente amigo, Nacho Rodríguez, fui a ver Green book. Un peliculón. Yo la había visto en cartelera y la desdeñé porque, ¡qué hueva mortal!, ir a ver otra de blancos contra negros (había ido a ver la también nominada BlacKkKlansman). Pues ahí voy; y sí. Maravillosa; no por nada se llevó el Oscar a la mejor película. Ágil, divertida, inteligente, bien contada y mejor actuada, Green Book narra…, ¿para qué le digo qué narra? Mejor vaya a verla y disfrútela.

   De las nominadas no he visto dos: El vicepresidente y La Favorita; de las demás, no había a cuál irle; Bohemian Rhapsody es simplemente fantástica; Pantera Negra mucho más que una película basada en una historieta; y Nace una Estrella, bueno, a mí Bradley Cooper me gustaba pero ahora debo decir que lo admiro; y Lay Gaga, a quien siempre desprecié por ese esperpéntico afán suyo de llamar la atención a toda costa, me conmovió sin remedio. Como siempre en estos casos, le sugiero que vaya al cine, adquiera una cajota de palomitas… y el refresco lo compre afuera.

   Por lo que hace a las sorpresas hay una linda, una chusca, una absurda y otra francamente espantosa. La linda: resulta que, durante años, estuve dispuesto a jurar sobre la Biblia (y el Corán, incluso) que El Capitán Alatriste lo había escrito Arturo Pérez Reverte; resulta que durante la cena a la que fui convidado el pasado viernes por Diana y su esposo, Jaime, categóricamente sostuve esa pifia; pues no: la novela la escribió al alimón con Carlota Pérez Reverte; una búsqueda de Google, salvo contadas excepciones confirmó ese aserto. ¡Oh, my God! Y yo que juro que sé leer. Bien por Diana y su marido, como luego se dice, nunca termina uno de aprender. Por no hablar de las metidotas de pata en que incurre uno sin querer.

   La chusca: resulta simpático (por decir lo menos), que AMLO, por un lado, haya promovido la cancelación de subsidios a guarderías, así como la suspensión de recursos destinados a los refugios para familias víctimas de violencia, por actos de corrupción; y por otro, ande preocupado promoviendo visas para la familia de El Chapo; seguramente el criminal y su familia se hicieron millonarios por lavar ajeno.

   La absurda: las explicaciones idiotas, supuestamente con ley en mano, de que un Presidente ¡y su esposa! (de Taibo II ni hablar) puedan concurrir a un acto público y no saludar a la bandera sin explicar su proceder. ¿A título de qué su abstención, sobre todo de la susodicha? Misterio.

   La espantosa es que el Gobierno de AMLO reserva, por cinco años, la difusión de la comunicación  sobre el accidente en Puebla donde perdieron la vida la Gobernadora del Estado y un Senador de la República. El que nada debe, nada teme… dicen.1

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de  Víctor Hugo Michel titulado: “SCT reserva 5 años audios sobre caída de helicóptero en Puebla”, publicado el 27 de febrero de 2019, por el periódico Milenio.

EL ÁRBOL DE SAN ANDRÉS.

Ética para AMLO

   Pareciera un tema viejo, pero no lo es. Días atrás, el Presidente de la República pontificó sobre la ética y la moral, usando como chivos expiatorios a dos expresidentes (Zedillo y Calderón) con motivo de que entraron a trabajar a empresas extranjeras.1 Los pilares de su diatriba: “acabó la corrupción” y “será legal pero es inmoral”.

   Vamos a detenernos en lo afirmado por él, apenas el pasado 21 de febrero, en relación con el asesinato de Samir Flores, quien se oponía a la operación de una planta termoeléctrica en Huexca, Morelos, y a la consulta convocada para tal fin: “Es muy lamentable lo que sucedió, hay que investigar a fondo, castigar a los responsables, esa es responsabilidad de la autoridad, de nosotros, de la Fiscalía, pero no utilizar estos hechos lamentables con propósitos políticos, ideológicos; nada de carga ideológica”.2

   ¿Nada de carga ideológica? ¿Ya se acabó la corrupción? ¿Legal? ¿Inmoral? Vamos a ver:

  1. El 2015, como Presidente de MORENA, anunció: “cuando triunfe Morena, se llevará a cabo una reforma constitucional para que sea el pueblo de México el que elija a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)”;3 tres años después, sus propuestas para integrarla son de incondicionales: Loretta Ortiz Ahlf, exdiputada de Morena, esposa de José Agustín Ortiz Pinchetti quien hizo una biografía de AMLO; la segunda, Celia Maya García, en 2015 fue candidata al Gobierno de Querétaro por Morena y en alguno de sus twits señaló: “Se extrañan la voz y las palabras del comandante Fidel Castro […] siempre en pie de lucha contra el imperialismo”; y la tercera, Yasmín Esquivel Mossa, es esposa del contratista favorito de López Obrador, José María Rioboó.4 ¿Legal pero no inmoral?
  2. Hablando de cuatachos, el Presidente de la República nombró a un amigo, Alejandro Gertz, Fiscal General;5 a través suyo, propone a otros dos aliados, el citado José Agustín Ortiz Pinchetti, y a María de la Luz Mijangos, esposa de Jaime Cárdenas —cercanísimo de AMLO—, como fiscales Electoral y Anticorrupción, respectivamente.6 ¿Legal pero no inmoral?
  3. Contratos sin licitación, casos PEMEX7 y Banco Azteca,8 celebrados entre camaradas. ¿Ilegales pero no inmorales?
  4. Otra vez, hablando de amigos, se modificó la Ley para dejar a un incondicional (otro) —Paco Ignacio Taibo II e impedido por aquella— que ocupe un cargo público.9 ¿Legal pero no inmoral?
  5. El Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, ocultó en su declaración patrimonial un departamento en Houston; descubierto en la maroma, el Presidente sale en su defensa y el asunto “quedó aclarado”.10 ¿Legal pero no inmoral?
  6. Intervenir abiertamente —y reconocerlo de manera pública con total cinismo— en las labores de la SCJN para modificar sus resoluciones. Otra vez ¿ilegal pero no inmoral?11
  7. Pese a que en el Presupuesto de Egresos de 2019 se previó un incremento de 368 plazas en todo el gobierno federal y que en términos generales el número de empleados de alto nivel permanece intacto e, incluso, subieron en alguna dependencia (contrario a las afirmaciones de AMLO), se han despedido ilícitamente miles de trabajadores”.12 ¿Legal pero no inmoral?
  8. O, hablando de nuevos empleos, ¿qué decir de la panda de ignorantes presentados para cargos de alto nivel en PEMEX,13 la Comisión Reguladora de Energía14 o el CONACyT —órgano ocupado de la ciencia, investigación y tecnología, donde hasta una vendedora de calzones fue propuesta, junto a individuos que no concluyeron ni la prepa—? ¿Legal pero no inmoral?15

   Evidentemente, para ese anciano senil que nos (des)gobierna, la moral… es un árbol que da moras.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Jannet López Ponce con el título: “AMLO arremete contra Calderón y Zedillo: ‘se les pasó la mano’”, publicado el 05 de febrero de 2019 por el periódico Milenio.

2 Rueda de prensa matutina celebrada el 21 de febrero de 2019; visible en la siguiente dirección electrónica: https://lopezobrador.org.mx/2019/02/21/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador/, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 21.15 hrs.

3 Artículo titulado: “Cuando triunfe MORENA, pueblo elegirá a ministros de la SCJN: AMLO”, publicado el 11 de marzo de 2015; visible en la dirección electrónica: http://paginabierta.mx/cuando-triunfe-morena-pueblo-elegira-a-ministros-de-la-scjn-amlo/, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 21.20 hrs.

4 Artículo titulado: “Incondicionales de Morena, terna de AMLO para vacante en SCJN”, publicado el 1.º de febrero de 2019; visible en la dirección electrónica: https://www.etcetera.com.mx/nacional/incondicionales-morena-terna-amlo-vacante-scjn/, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 21.30 hrs.

5 Artículo de David Martínez Huerta titulado: “Alejandro Gertz (colaborador de AMLO) se convierte en el primer fiscal general”, publicado el 18 de enero de 2019; visible en la dirección electrónica: https://adnpolitico.com/congreso/2019/01/18/alejandro-gertz-colaborador-de-amlo-se-convierte-en-el-primer-fiscal-general, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 21.45 hrs.

6 Artículo de Bertha Becerra titulado: “Gertz Manero nombra a Ortiz Pinchetti como fiscal electoral”, publicado el 08 de febrero de 2019 por el periódico El Sol de México.

7 Artículo de Vanessa Alemán y David Vicenteño titulado: “Pemex solicitó préstamo para compra de 671 pipas”, publicado el 28 de enero de 2019, por el periódico Excélsior.

8 Artículo de Horacio Jiménez titulado: “AMLO no eligió a Banco Azteca por cuates”, publicado el 17 de enero de 2019, por el periódico El Universal.

9 Artículo de la redacción titulado: “Diputados aprueban la ‘Ley Taibo’ y ahora el escritor de origen español ocupará el Fondo de Cultura Económica”, publicado el 07 de febrero de 2019 por el periódico El Economista.

10 Artículo de Dora Villanueva con el título: “Propiedad en Houston es de mi hijo, dice Jiménez Espriú”, publicado el 12 de febrero de 2019 por el periódico La Jornada.

11 Rueda de prensa matutina celebrada el 29 de febrero de 2019; visible en la siguiente dirección electrónica: https://lopezobrador.org.mx/2019/01/30/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-34/ https://lopezobrador.org.mx/2019/01/30/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-34/ y faltando 23 minutos para que concluya la rueda de prensa, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 21.55 hrs.

12 Artículo de Susana González y otros titulado: En ciernes, movilización antidespidos”, publicado el 05 de febrero de 2019, por el periódico La Jornada.

13 Artículo de la redacción con el título: “Exhiben en redes inexperiencia de director de Pemex Octavio Romero”, publicado el 10 de enero de 2019; visible en la siguiente dirección electrónica: https://www.am.com.mx/2019/01/10/mexico/exhiben-en-redes-inexperiencia-de-director-de-pemex-octavio-romero-538339, consultado el 21 de enero de 2019 a las 19.30 hrs.

14 Artículo de Arturo Solís titulado: “Senadores exhiben ignorancia eléctrica de candidatos a la CRE”, publicado el 14 de febrero de 2019; visible en la dirección electrónica: https://www.forbes.com.mx/senadores-exhiben-ignorancia-electrica-de-candidatos-a-la-cre/, consultado el 23 de febrero de 2019 a las 22.05 hrs.

15 Artículo de Alejandro Suárez titulado: “Preocupa a científicos rumbo de la Conacyt”, publicado el 16 de febrero de 2019 por el periódico El Sol de México.

 

 

LOS LIBROS DE TAIBO II: PARA MORIR DE RISA.

Adolfo Colage

   Engalana estos párrafos la foto de mi retoño, el Adolfo, frente a Santiago Posteguillo, a quien está pidiéndole un autógrafo.

   En el mes de noviembre escribí1 que le había dejado, entre un montón de libros recién comprados, el último de él: “Yo, Julia” (Premio Planeta 2018);2 pues resulta que no otro puede ser el ejemplar que tan insigne autor le está autografiando a mi vástago.

   A los catorce años, Adolfo no conocía la “o” por lo redondo y, como tampoco andaba bien en matemáticas, solía confundirla con el cero. Un verano (creo) me preguntó algo sobre “It” (Eso),3 la novela de Stephen King, un mamotreto de mil quinientas páginas, que jamás pensé que empezaría a leer, menos a terminar. Para mi sorpresa y gozo, no sólo leyó esa novela, se agarró leyendo todo lo que encontró a su alcance de ese autor; por razones que no viene a cuento narrar, yo había leído con fruición al prolífico novelista hasta que me cansé, luego de un maratón de varias decenas de textos. Adolfo los leyó todos. Ya de ahí se siguió; a la fecha, no ha parado de leer.

   Aunque no tanto, Luis Abraham de vez en cuando deja caer sus ojitos pizpiretos en algún libro, le acabo de regalar “Sálvese quien pueda”, de Andrés Oppenheimer;4 y María, no hace mucho, descubrió con singular placer a Jalil Gibrán. Resultaba inevitable; con un acervo de más de  cinco mil volúmenes en mi haber, no hay modo de que algo de mi pasión por la lectura, aunque sea un poquito, no haya ido a parar a mi descendencia. Leer es un asunto más de cultura que de dinero.

   Cuando era niño, la biblioteca de la maestra Lupita fue un refugio para mí; adolescente, sin medios económicos ni muchas otras opciones, la Biblioteca Municipal fue mi segunda casa; luego llegarían Marcotoño Delgado —con su librería de viejo instalada en la Avenida Juárez, La Sorbona— y particularmente su esposa, con más de caridad que de espíritu de comercio, a alimentar mi hambre de libros.

   En esas estamos, cuando llegan Paco Ignacio Taibo II y su pandilla a imponer, con locuras,5 el criterio imbécil de que abaratar el precio de los libros fomentará la lectura.6 Nada hay más falso en este mundo: en México sí se lee… y mucho; historietas como El libro vaquero, La novela policiaca y El libro sentimental han llegado a alcanzar tirajes de 189 millones 403 mil 576 ejemplares en un año.7

    Clásicos, a precios económicos, abundan. Sólo como un ejemplo, considérese el caso de Editores Mexicanos Unidos, quienes ofertan: El Escarabajo de Oro, de Edgar Allan Poe, y La Caída, de Albert Camus, en 31 pesos con 50 centavos cada uno; Cuento de Navidad de Charles Dickens y El Extranjero, también de Camus, 35; El Gran Gastby, de Scott Fitzgerald, 49; las Comedias, de Molière, y Santa, de Federico Gamboa, 52.50; Colmillo Blanco de Jack London, El Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde, Las Olas de Virginia Wolf y La Muerte en Venecia de Thomas Mann, 59.50; o El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad, a 63.8

   La oferta de Taibo II, hechura de otra hechura (es el inacabado producto una Ley a modo),9 es risible cuando no ridícula. Entre los 50 títulos que el patán doblado propone vender en 50 pesos, el catálogo —que, con toda seguridad, no leería ni su tiznada madre— incluye: Erich Fromm y la naturaleza humana de Ramón Xirau; Antología poética de Efraín Huerta; El propósito ciego de José Revueltas; La Inquisición española de Arthur Turberville; Michael Faraday: un genio de la física experimental de Gerardo Carmona; Diez razones para ser científico de Ruy Pérez Tamayo; Vida, pasión y muerte de Tenochtitlan de Eduardo Matos Moctezuma; El almirante de la mar océano: vida de Cristóbal Colón de Samuel Eliot Morison; El sueño prerrafaelita de William Gaunt; Sangre de abril. Florencia y la conspiración contra los Médicis de Lauro Martines o Cruzar el Atlántico de Jóse Luis Martínez.10 No es que tenga nada en contra de los autores sugeridos por Taibo, algunos de ellos eximios, es sólo que no veo a nadie arrebatándose de las manos la obra poética de don Efraín Huerta o, para el caso, sumido en un mar de cavilaciones preguntándose el estado de la pintura antes de Rafael Sanzio.

   Como todo en esta administración de pacotilla, se parte de una visión parcial, caótica, equívoca y errada, aderezada con una peligrosa mezcla de socialismo trasnochado; y un perfecto mequetrefe jugando a ser mandamás.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Al agua patos. 1.ª de 2 partes.
2 POSTEGUILLO, Santiago. Yo, Julia. Planeta. España. 2018.
3 KING, Stephen. IT (Eso). 7ª. edición. Debolsillo. México. 2007.
4 OPPENHEIMER, Andrés. Sálvese quien pueda. El futuro del trabajo en la era de la automatización. Debate. México. 2018.
5 Artículo de Roberto Ponce titulado: “El nuevo FCE va a estar marcado por mis locuras y por las de mi equipo, sin exclusiones: Taibo II”, publicado el 21 de enero de 2019, por el semanario Proceso.
6 Artículo de la redacción titulado: “Taibo II corrige: 8 millones de libros en bodegas del FCE”, publicado el 31 de enero de 2019, por el periódico El Universal.
7 Artículo de la redacción titulado: “Los historietistas de Novedades, en el abandono”, publicado el 18 de mayo de 2003, por la revista Letras Libres.
8 Visible en el sitio: https://www.educal.com.mx/coleccion/0375-emu-editores-mexicanos-unidos.html consultado el 15 de febrero de 2019 a las 22.00 hrs.
9 Artículo de Fernando García Ramírez titulado: “Un andamiaje legal que privilegiaba al PRI terminó por favorecer al partido del presidente electo, que puede modificar las leyes y la Constitución a su antojo”, publicado el 27 de noviembre de 2018, por la revista Letras Libres.
10 Artículo de Diego Rodríguez titulado: “¿Cuáles son los libros que el FCE vende en menos de 50 pesos?”, publicado el 07 de febrero de 2019, por el medio electrónico Publimetro; visible en el sitio: https://www.publimetro.com.mx/mx/deportes/2019/02/07/cuales-los-libros-fce-vende-en-menos-50-pesos.html consultado el 15 de febrero de 2019 a las 22.10 hrs.

CARTA A LOLA.

27791465-colección-de-tarjetas-de-animal-feliz-serpiente-amor-mamá

Hola mamá:

         Me imagino que, como es costumbre, con el argumento de que no te gusta ventilar en público los asuntos familiares, estarás en contra de estas líneas; como ves, tampoco en este asunto te he hecho mucho caso, más o menos como vengo haciéndolo desde los trece años —que fue la primera vez en que una de tus admoniciones me entró por una oreja y me salió por la otra sin dejar rastros—.

   Resulta que el domingo me diste tremendo susto; estabas pálida, sudando frío,  con un gesto de profundo dolor pintado en el rostro, en ese trance, alcancé a preguntarme en un susurro: “¿y ahora?”; ahí nomás empecé estos párrafos.

   Recordé entonces un poema de Constancio C. Vigil, uno de cuyos versos dice: “Amar es cambiar de casa el alma”; siempre he creído que madurar es dejar de estrenarse; dejar de mudar los muebles de lugar en esa casa. Después de largos 52 años, creo que son pocas las cosas que no sé de mí; me conozco bien —y no me gusto, conste— y puedo anticipar con gran precisión porqué voy a bufar o porqué no (tarea nada complicada, por cierto, pues suelo impacientarme con el 90% de las cosas y el 99% de las personas).

   Como sea, te digo, ese “dejar de estrenarse” significa que estás listo para afrontar cualquier contingencia con el ánimo sereno de quien sabe cuánto va a ocurrir, por lo menos respecto de uno mismo. De mí, sé de qué patita cojeo, de cuál no, qué voy a hacer y definitivamente qué no voy a hacer; pues bien, en ese páramo de inhóspitas certezas vienes tú a dar al traste con todo.

   Resulta, Lola, que el domingo me di cuenta que eres la persona más importante en mi vida; no te voy a decir que eres a quien quiero más porque no es cierto (ahí están los lepes); pero definitivamente sí, eres la persona más importante en mi vida y no quise esperarme al 10 de mayo para decírtelo.

   Nada de lo que tengo o soy, Lola, me lo diste tú; mucho le debo a mis demás mentores: mi hermana Patty, mi tío Jesús, mi abuela Esther, mi papá Cruz; mis aciertos y errores como propios los asumo; sin embargo, en este mundo de desencuentros, donde la gente parece no saber quién es, qué quiere o qué necesita, tú me hiciste el obsequio más valioso de mi existencia toda: me brindaste la posibilidad de creer en mí. Nunca, Lola, en esos 52 años largos de los que ya hablaba, he dejado de tener la certera convicción de tu amor indeclinable; y eso es mucho decir, fíjate; porque en esa borrascosa travesía que significa vivir, contar con un puerto seguro no es poca cosa. Tú has sido eso: un pedazo de casa al cual regresar en todo momento; un faro para hallar el rumbo en mis derrotas; un hálito que me refresca la memoria y me habla de los afectos auténticos, de la compañía pródiga, de la complicidad sin fisuras.

   Por eso el domingo me descubrí pensando qué sería de mí si tú me faltas y cómo, por fuerza, tendría que empezar a develar el misterio de ese yo sin ti; no sé si habré de correr amok —como Ajax Telamónida— o a quedarme atónito —como una víctima de Medusa—. Es sólo que esa desazón y desconcierto de no terminar de madurar se me hizo evidente de pronto.

   Constituye una pregunta recurrente esa de para qué estamos aquí; la humanidad lleva siglos intentando darle respuesta; tú, Lola, lo tienes fácil, si un día alguien te pregunta qué viniste a hacer al mundo, puedes afirmar, sin lugar a equívocos, que estuviste aquí para servir a los demás sin dudas, regateos ni mezquindades. No sé cuál crees tú que ha sido el propósito de tu vida, por si no lo sabías, ha sido ése: servir a los tuyos (y a veces hasta a algunos entenados) en el sentido más amplio del término: hijos, padres, hermanos, amigos, todos, sin excepción, encontraron en ti una sonrisa franca, una mano amiga, un abrazo cordial, una palabra de aliento e incluso, ¿y por qué no?, un techo, comida o unos pocos pesos.

   Toma los párrafos anteriores como una especie de preámbulo; cualquier misiva que se precie de serlo necesita un motivo y yo podría haberlo escrito en su solo párrafo, pero ya ves cómo soy; concluyo: “Gracias por todo; te quiero siempre, mucho”.

Tu hijo, Luis.