TSJ: PROCESO DE ELECCIÓN BASURA.

 

 repudian-nombramiento-598x400

   “Basura” es la palabra que describe el proceso de elección de los juzgadores corralistas a cargo de la Jefa de Jefes: Lucha Castro.

   A diferencia del ataque de 2016 contra el Poder Judicial, que transcurrió sin fundamentos ni pruebas de ningún tipo, examinemos algunas de las circunstancias concretas que envuelven el proceso.

   En primer lugar la institución que se hizo cargo de los preparativos no fue un organismo propio, el INFORAJ por ejemplo, no señor; el Consejo acudió a instancias privadas, externas, costosas, concretamente la Ibero. ¿Qué relación con la judicatura? ¿Con el Poder Judicial? ¿Con Chihuahua? Ninguna, excepto los vínculos de Lucha Castro con la institución pues es en ella es donde se promueve esa ridiculez llamada “Teología Feminista”.1

   Digámoslo de una vez: se trata de un plantel elegido a modo, derivado de una relación personal de Castro, sin mediar ningún proceso de selección objetivo o transparente, incluso de los que las leyes en materia de adquisiciones establecen.

   Consideremos sólo dos factores: temario y plazos de estudio. En “Teoría del Proceso”, en lo relativo a la heterocomposición, el autor del mamotreto ni siquiera sabe que en Chihuahua ya no existe el Juicio Arbitral pues lo sustituyó la Ley de Justicia Alternativa.

   ¿Otro ejemplo? En el área de derecho civil el tema de sucesiones está contemplado dentro del derecho de familia; prueba de que ni siquiera abrieron los códigos Civil o de Procedimientos Civiles locales.

   Hablando de contenidos, de los nueve temas, el de “TRATADOS INTERNACIONALES” contiene siete subtemas; bajo el rubro inocente de “derechos humanos” se omite el que existen 210 tratados suscritos por México; y las materias son muy variadas, van del derecho de asilo a la salud. Si los 210 tratados no bastaran, la bibliografía sugerida es de 12 textos, aunados a 10 volúmenes complementarios: Convención Americana, caso Radilla, etc.; total: 232 volúmenes para consultar, de un solo tema.

   El ridículo no termina ahí; en materia constitucional, hay 13 subtemas y la bibliografía sugerida la integran 181 volúmenes. Es decir, sumados los textos sugeridos, sólo en dos áreas, da un total de 413 textos, sin temario guía propiamente dicho, apenas “subtemas” de contenido vago.

   El despropósito queda de manifiesto, así como que el autor de la burla es un imbécil, si se estima la materia civil; aunque sólo se sugieren 16 volúmenes, en el número 17 de la bibliografía se lee: “Tratados internacionales vigentes”; para el 2007 México había celebrado mil 270 tratados.2 En resumen: sólo para estudiar tres materias es preciso examinar 1,683 textos… en quince días.

   Un examen para no pasar; o que pasen los “consen” de Luchillita; donde las calificaciones suben y bajan a placer, de la página del Tribunal. Mala espina da, por cierto, que la Secretaria General, Lic. Godínez, lejos de pedir licencia, se quede en su lugar tan fresca… pasado en primer lugar.

   Para colmo, premian la gestión de Luchía, ¡Oh, Luchía!, regalándole, de nuevo sin mediar ningún proceso de selección objetivo o transparente, el INFORAJ completito —¡Suertudota!—; y ahora, ¿quién podrá defendernos?

   Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Ver el sitio: http://ibero.mx/prensa/que-es-la-teologia-feminista consultado el 18 de mayo de 2018 a las 08.00 hrs.

2 ARÁMBULA REYES, Alma. Tratados Internacionales Vigentes en México en materia de Derechos Sociales Parte I (Derechos de los niños, de los indígenas, humanos y de las mujeres). Cámara de Diputados. LX Legislatura. México. 2007. Pág. 3.

 

 

Anuncios

UNA NOVELA CRIMINAL. 1ª. DE 2 PARTES.

180426_cult2_destaca-princ

   En más de un sentido, la última obra de Jorge Volpi es “una novela criminal”1 —ése es el título de la “novela” que le mereció ganar a su autor el premio Alfaguara de este año—.

   ¿Por qué lo digo? Porque me decepcionó horrores.

   Conste que no tiene nada que ver con su hechura, lo he escrito muchas veces, para mí, Volpi es, hoy por hoy, el mejor escritor mexicano de nuestro tiempo; me molesta, me exaspera, me enerva —eso sí—, que un escrito que no es novela, se titule pomposamente de ese modo y haya ganado el primer lugar en un prestigiado concurso de ese género, precisamente.

   Me explico —y aquí voy a valerme de una reseña de un diario, para evitar al mentecato, quien nunca falta, que venga a quejarse de que “no la va a leer porque ya se la conté”—: la obra se centra en un hecho público: en 2005, el mexicano Israel Vallarta y la francesa Florence Cassez fueron detenidos acusados de secuestro; la operación, retransmitida en directo por televisión, es el leitmotiv de la obra: “El problema es que era una mentira convertida por la policía en espectáculo televisado y en una pesadilla vital para los implicados y sus familias. ‘Si ahora nos preocupan tanto las noticias falsas, ahí estaba el germen, la primera ‘fake news’”.2

   Una “novela criminal” es una crónica; como es sabido, una crónica es una narración basada en un acontecimiento real, en el cual el autor presenta una interpretación de un hecho; este tipo de narrativa propicia la presentación del punto de vista del autor y se considera una especie de “noticia ampliada”, pues ni más ni menos eso es la narración de Volpi.

   No vale que el jurado del Premio haya dicho que: “Rompiendo con todas las convenciones del género, el autor coloca al lector y a la realidad frente a frente, sin intermediarios. En esta historia, el narrador es tan solo el ojo que se pasea sobre los hechos y los ordena. Su mirada es la pregunta, aquí no hay respuestas, solo la perplejidad de lo real”; ésa es retórica; es un modo de explicar, entender e intentar justificar lo injustificable: no es una novela. ¿Cómo una no-novela gana, pues, un Premio de novela?

   La explicación de Volpi es que: “El juego literario consiste en ese trabajo de ensamblaje que busca darle una forma literaria a un conjunto de hechos dispersos y caóticos”;3 retórica otra vez. Al mejor estilo de ese izquierdista de closet que, en efecto, Volpi sí es;4 y que no nos puede conducir a ningún sitio.

   Pirotecnia voluntariosa, juego de palabras febril como es, de nada sirve, excepto apuntalar el caos y el histrionismo como auténticas formas de expresión, lo que resulta lamentable pues la crónica volpiana pretende ahondar en eso que llama: “posverdad”.

Continuará…

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 VOLPI, Jorge. Una novela criminal. Alfaguara. México. 2018.
2 Artículo de Juan Carlos Galindo titulado: “Una conspiración mexicana como germen de la posverdad”, publicado el 15 de marzo de 2018 por el periódico El País.
3 Artículo de Silvina Friera titulado: “Non-fiction en la era de la posverdad”, publicado el 01 de febrero de 2018 por el periódico El País.
4 Editorial de Jorge Volpi titulado: “AMLO ‘mainstream’”, publicado el 20 de enero de 2018 por el periódico Reforma.

 

ESA IZQUIERDA “INTENSITA”.

Sugieren-boicot-a-la-película-de-eugenio-derbez-AMLO-no-es-la-mejor-opción-dijo.

Dicho así, para no decirle “tarada” e hipócrita.

La idea de esta reflexión me llegó de la mano de la amistad; me pareció genial pues refleja la crisis institucional que viven México y Chihuahua.

Dice mi amigo que: si un tipo de derechas no es cazador o no le gustan las armas, no caza ni compra armas; en cambio, cuando un tipo de izquierdas no es cazador ni le gustan las armas, va y pide que se prohíba la caza y su venta; e igual ocurre si se trata del vegetarianismo, la homosexualidad, el desempleo, un programa de televisión, la religión, problemas económicos, la libre difusión de las ideas o la búsqueda de la felicidad.

En todos esos casos, el tipo de derechas: no come carne, hace una vida completamente normal, se pone a buscar un nuevo empleo, cambia de canal o apaga el televisor, no va a la iglesia, busca el modo de ganar más dinero o ahorra, lee y reenvía el escrito a sus amigos —si le gusta, pues si no, deja de leer y no lo reenvía— y, por último, no deja que nadie se interponga entre él y su propia felicidad.

En los mismos supuestos, el tipo de izquierdas hace campaña en contra de los alimentos cárnicos y, si por él fuera, prohibiría su consumo; si es homosexual, hace apología de su preferencia, va a manifestaciones de “orgullo gay” y acusa de “homofóbicos” a quienes no piensan como él; si pierde su trabajo, se queja con el sindicato, organiza marchas, manifestaciones y huelgas; si no le gusta un programa televisivo, denuncia en los periódicos, la radio, etc., y se une a algún partido de izquierda para promover su causa con el fin del alcanzar el cierre definitivo del canal; si es ateo, se burla y persigue a todos los creyentes, denuncia a la institución que exponga un crucifijo, protesta contra cualquier signo de identidad religiosa, pide que se prohíba la Semana Santa, peregrinaciones, etc.; echa la culpa de su fracaso o mediocridad a la burguesía y luego se afilia a un partido político en donde pueda “beneficiarse”; después de leer este escrito, se enfada y acusa de fascista y retrógrado a quién lo ha escrito; y, por último, este personaje no sólo no va tras su felicidad, sino que persigue arruinarle la felicidad a los demás.

Pues esto que he escrito o copiado —usted decida— es aplicable a cualquier morenista de medio pelo. Le pongo un ejemplo: ¿cuál fue el “pecado” de Eugenio Derbez que tanto escándalo ha producido estos días?

Se le ocurrió decir que “no estaba seguro de que AMLO fuera la mejor opción”; un ciudadano, mexicano, emitió su opinión personal, sobre un asunto relevante de naturaleza pública. ¿Cuál fue la respuesta de ese colectivo intensito? Llamar al boicot de su más reciente película: “Piden en redes no ir al estreno de ‘Hombre al agua’ de Eugenio Derbez”.1

Lejos estoy de defender a Derbez, me cae gordo; pero creo que tiene todo el derecho de opinar como le dé su gana sobre cualquier tema sin correr el riesgo, menos tratándose de un asunto político, de que lo condenen por ello.

Si así están las vísperas, imagínese las témporas.

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado: “Piden en redes no ir al estreno de ‘Hombre al agua’ de Eugenio Derbez”, publicado el 10 de mayo de 2018 por el periódico El Financiero.

 

¿VENEZUELA NO?

Colage

    Mucho se ha hablado de los lazos entre AMLO y Venezuela. Es un hecho que Yeidckol Polevnsky de manera pública ha admitido la existencia de las alianzas con ese Gobierno en su carácter de intermediaria.

   Comisionada para tales menesteres, la Presidenta en funciones de MORENA precisa respecto de AMLO y su hipócrita distanciamiento: “Lo que haga hacia Americana Latina o hacia donde… le va a ser severamente criticado; y entonces, ha tratado de […] cuidar, un proceso que tiene atrás el poder transformar este país, poder, porque hay que ganar para cambiar al país; es una realidad que desde lejos no podríamos hacerlo; y creo que eso ha hecho que él mismo se prive de convivir más con… con las historias y las revoluciones de América Latina”.1

   Es decir, Polevnsky reconoce de manera abierta la simulación de AMLO; quien por mero cálculo político ha disfrazado sus vínculos con estos movimientos. Ahora bien, esa tendencia no tendría nada de malo si se limitara a su aspecto ideológico más o menos utópico; pero tanto Polevnsky como Héctor Díaz, ideólogo de MORENA, precisan lo necesario que es integrar a México, desde el Gobierno, “a los países de América Latina que están haciendo los cambios”.2

   “¿Cuáles cambios?”, puede uno preguntarse; ésos que hace días, también públicamente, detalló Paco Ignacio Taibo II. Ejemplifica el escritor: un día después de ganar las elecciones, López Obrador recibe a los altos hombres de las finanzas mexicanas; parafraseándolos dice: “No. No. Cuidado, Andrés, porque, si avanzan ustedes en este sentido, nos llevamos las fábricas a Costa Rica”; su propuesta, frente al hipotético chantaje —uno de los principales ideólogos del movimiento y más cercano asesor de AMLO—, es clara: si ese mismo día, “a esa misma hora, no estamos dos o tres millones de mexicanos en la calle diciendo: ‘Si te quieren chantajear, Andrés, exprópialos. […] la presión social a la que puede ser sometido un caudillo, por más radical, competente y honesto que sea, es tremenda. Necesita la presencia del movimiento social detrás que impulse hacia el cambio”.3

   ¿No que no, Venezuela? ¿No que no, a la radicalización? ¿No que no, a las expropiaciones? No es cosa de salir con babosadas del tipo: ésas son ocurrencias de Taibo; no señor; no se trata de manifestaciones aisladas o inconexas; es la conclusión categórica de seguir la senda que marca una izquierda incompetente porfiada en modelar el necesario combate al neoliberalismo con políticas de socialismo trasnochado que ensalza a Cuba, a Venezuela, como logros paradigmáticos.

   Radicalismo más que demostrado, ¿quién no recuerda su propuesta de fusilar traidores en el Cerro de las Campanas?4 ¿También ése es un giro retórico? ¿Una metáfora? Taibo II es integrante de Morena y preside una de sus comisiones.

   Miente AMLO, mienten sus corifeos, mienten sus candidatos; y se burlan, en sus barbas, de los ciudadanos crédulos; ésos que como Gabino Barrera, no entienden razones y han decidido desconectar el cerebro, hartos de pensar por sí mismos: desesperados, deseosos, añorantes, de un régimen que los mantuvo jodidos pero contentos.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=MyTM72y3ptc (a partir del minuto 20.26), consultado el 27 de abril de 2018, a las 21.20 hrs.
2 Artículo de la redacción titulado: “Dirigente de Morena llama a integrar a México a la Revolución Bolivariana”, publicado el 23 de octubre de 2017 por el periódico El Financiero. Énfasis añadido.
3 Visible en el sitio: https://www.proceso.com.mx/531937/empresas-que-chantajeen-a-amlo-deben-ser-expropiadas-paco-ignacio-taibo-ii consultado el 29 de abril de 2018, a las 01.52 hrs.
4 Visible en el sitio: https://www.trendsmap.com/twitter/tweet/990579298661740544 consultado el 01 de mayo de 2018, a las 11.35 hrs.

PEJENDEJADAS.

Chavez AMLO

   Dice la conseja popular que: “no hay peor ciego que quien no quiere ver ni sordo que quien no quiere oír”.

   Yo agregaría que hay derecho a ser pendejo mas no hay derecho a abusar. Desde hace semanas, los corifeos de AMLO buscan destruir, minimizar o desarticular las inconsistencias insalvables de su discurso o de la oferta política que representa.

   Más allá de los tránsfugas que lo cobijan desde multitud de candidaturas interesadas en el continuismo de corrupción e impunidad —Manuel Bartlett, Fernando González, Esteban Moctezuma, Armando Guadiana Tijerina, etc.— la tarea de limpiar la imagen de AMLO resulta imprescindible dada la cantidad de sus mentiras, contradicciones y dislates.

   Circula un video donde Tatiana Clouthier señala que: “Es una pendejada decir que AMLO hará de México un Venezuela”;1 a ver, Tatiana, Tatianita (imagíneme el lector atusándome el bigote al estilo de Fernando Soler), el asunto no es que lo asevere yo —o alguno otro pendejo—, lo afirma la propia gente de MORENA.

   Héctor Díaz, Presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia asegura que la importancia de integrar a México, desde el Gobierno, “a los países de América Latina que están haciendo los cambios, como Venezuela, a fin de consolidar los cambios y profundizarlos”.2 De hecho, su Presidenta en funciones, Yeidckol Polevnsky, públicamente admite su simpatía por la “Revolución Bolivariana” y enaltece “lo mucho que hizo el comandante Chávez”; de quien afirma tuvo el “privilegio de conocer” y “admirar plenamente”.3 ¿Quién miente?

   En otro video, patético también, la misma Tatiana  difunde un supuesto manual para defender a AMLO de la “guerra sucia”;4 en él habla de la disyuntiva en juego: “continuidad o cambio”. ¿Continuidad o cambio, Tatiana? ¿Qué pretende decirnos? ¿Que AMLO es una alternativa… de cambio? ¿En serio? ¿AMLO? ¿Un ex-priísta y ex-perredista rodeado de ex-priístas y ex-perredistas? Ése es el primer infundio inocultable: intentar convencernos de que un hombre con su biografía y trayectoria, plenamente probadas, pueda significar un cambio para México.

   Pretender, como a toda costa lo intentan sus seguidores, que AMLO o la Coalición que encabeza no son más de lo mismo no puede obedecer más que a uno de cuatro de los siguientes motivos, se trata: 1.º, de un completo ignorante de la historia y de la política de este país, que no sabe ni entiende qué es el populismo, la demagogia o la izquierda retrógrada; 2.º, de un vividor corrido de algún partido político —o de varios—, desesperado tras un “hueso”; 3.º un papanatas bueno para nada, quien espera con la mano tendida que venga un mesías tropical a sacarlo de su triste condición; o 4.º, es uno de esos socialistas trasnochados que siguen cantando loas a Lenin, Mao o —en su versión más “progre”— a Lula o a Chávez; de todos, creo que estos últimos son los peores.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=6W7nex2QaPg consultado el 27 de abril de 2018, a las 21.10 hrs.
2 Artículo de la redacción titulado: “Dirigente de Morena llama a integrar a México a la Revolución Bolivariana”, publicado el 23 de octubre de 2017 por el periódico El Financiero. Énfasis añadido.
3 Visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=MyTM72y3ptc (a partir del minuto 16.27), consultado el 27 de abril de 2018, a las 21.20 hrs.
4 Visible en el sitio: https://www.proceso.com.mx/531714/tatiana-clouthier-difunde-manual-para-defender-a-amlo-de-la-guerra-sucia consultado el 27 de abril de 2018, a las 21.00 hrs.

 

Carta abierta a Martín Chaparro

congreso

Martín Chaparro:

   Me anticipo: no faltará quien juzgue impropio publicar, sin tu consentimiento, un intercambio privado de mensajes; dado nuestro carácter de figuras públicas, y tu desempeño como líder de MORENA —sí, lo confieso, te busqué en Google, antes de eso no tenía ni la menor idea de quién eras o qué hacías—, me parece pertinente esta misiva.

   El antecedente de estos párrafos es el correo que me enviaste; la cosa comenzó con una reflexión, ésa donde afirmé: “el tabasqueño se limitó a machacar los lugares comunes de su campaña incluida la barbaridad esa de que éste es el cuarto momento de la República con él al frente, al lado de Benito Juárez, Fco. I. Madero y Lázaro Cárdenas”.1 Por esa razón, me mandaste un correo: “El asunto es opinar…”, como dando a entender que no sé lo que escribo; impresión que se confirma cuando intentas aclararme las tres grandes transformaciones: Independencia, Reforma y Revolución; y porque concluyes con lo que —imagino— pretendió ser fina ironía: “Digo, sólo como acervo cultural”.

   De inmediato, repliqué: “Cuando quieras debatir donde quieras, cuando quieras, de lo que quieras”; empezando —te manifesté— por esa estupidez de que tu candidato es émulo de cualquiera de los tres personajes y de los alcances de esos llamados tres momentos; tu respuesta fue, cito: “¿Cómo entrar en polémica con alguien que en un comunicado de un renglón, utiliza una misma palabra cuatro veces ‘quieras’ como si no existieran en nuestro idioma tanto sinónimo?”.

   No sabía que para lanzar un reto necesitara escribirte un poema… chicuelo; lo cierto es que la reiteración de que te dueles fue producto de la indignación. En primer lugar, me pareció lamentable e injustificada la descalificación implícita en tu correo.

   En segundo, mi alusión a los tres momentos de la República —equivalente de las “tres grandes transformaciones”— es acertada, pues así las refiere AMLO. El Universal da cuenta, solamente por mencionar un caso, que según él, su lucha tiene como antecedente las “tres grandes transformaciones que ha registrado la historia de nuestro país: la Independencia, la Reforma y la Revolución”.2

   En tercero, la mención de los tres personajes es correcta; a ellos se refiere AMLO de forma reiterada; un artículo del Excélsior se titula: “Quiero ser como Juárez, Madero o Cárdenas: AMLO”;3 así que el desfase o la falta de correspondencia entre las “tres grandes transformaciones” y los tres personajes indicados, se la tendrías que explicar al asno de tu candidato; quien es el que los mezcla y confunde.

   En cuanto a ti, me parece el tuyo un modo nada sutil y desangelado de escurrir el bulto a un desafío claro y directo; sin conocerte, habría creído que no serías capaz de emplear una artimaña tan fútil en momentos tan álgidos para hacerte a un lado; en fin, es evidente que no cuentas con lo necesario —empezando por el talento— para aclararle a tu líder el tamaño de las estupideces que dice y las mentiras que cuenta.

   “El buen juez por su casa empieza”, Martincillo; cuando enfrentes a tus hordas, las embozales y les ponga los puntos sobre las íes sobre los yerros y desatinos que constituyen sus propuestas de Campaña, vienes, platicamos y hasta un cafecito nos podemos tomar.

Saludos. 

Luis Villegas Montes.

1 “AMLO MAYWEATHER”.
2 Artículo publicado el 2 de enero de 2018, suscrito por Misael Zavala.
3 Artículo publicado el 4 de enero de 2018, suscrito por Isabel González.

 

AMLO Y SUS INCHES HINCHAS.

 

   IMG-20180402-WA0020

   Hace exactamente seis años cuatro meses, escribí una reflexión relativa al ridículo de Peña Nieto en la FIL de Guadalajara, en cuyo último párrafo me dolía no de su ignorancia (compartida por millones de nosotros); lo escalofriante, escribí, es que pudimos constatar que se trataba de un mexicano más “y lo que esta hora demanda son políticos, hombres y mujeres, extraordinarios; capaces de enfrentar las circunstancias extraordinarias que nos asedian, que nos agravian, que nos ofenden”.1

   Hace tiempo que en México nos acostumbramos a vivir como si estuviéramos en una novela de Stephen King, instalados permanentemente en una realidad truculenta. Rosa Montero nos recuerda que, para Freud, “lo siniestro es la irrupción del horror en lo cotidiano”;2 pues cuando parecía que lo habíamos vivido, padecido, todo, viene la realidad a desmentirnos, dispuesta a mantenernos en ese lugar siniestro donde el horror toca a diario nuestra puerta; cuando parecía que podíamos sobrevivir a un imbécil viene otro con más ínfulas a desmentirnos; y lo peor: no viene solo, los escoltan una cáfila de trúhanes; una horda de bribones quienes al amparo de su misticismo, pretenden borrar sus faltas como si se hubieren sumergido en las aguas del Jordán.

   Por un instante planteémonos con seriedad ese asunto de que, en efecto, el Papa Francisco es experto en seguridad y está más puesto que un calcetín para venir a echar una manita, que las finanzas nacionales se van a sanear con el trámite de quitarle la pensión a los ex-presidentes y vender el avión presidencial, que nuestra independencia económica pasa por la construcción de dos o tres refinerías, que a pesar de no haber trabajado en doce años y administrado de manera opaca millones de pesos del Erario AMLO es la quintaesencia de la honradez, que el perdón a los integrantes de la Mafia del Poder constituye un hito en la reconciliación nacional y la amnistía a los criminales su consecuencia lógica, que es la encarnación rediviva de Juárez, Madero y Cárdenas, ¿de qué modo le son útiles las alimañas que lo rodean? ¿Por qué las trae? ¿Para qué?

   Pensemos en Chihuahua; tomemos un solo caso: Cruz Pérez Cuéllar; ¿de qué manera le abona su biografía? ¿Con qué cara? ¿Con qué honra? ¿Con qué imagen? ¿Con cuál ejemplo puede colaborar en el proyejto de Najión? ¿De qué forma son compatibles?

   De botepronto ya sabemos la respuesta: en los demás partidos el más pelón se hace una trenza; posiblemente sea cierto, pero ése no es el quid pues no estamos hablando de eso; lo que estamos preguntándonos es: ¿De qué forma Pérez Cuéllar le abona a las buenas intenciones de Andrés Manuel? E igual podemos preguntárnoslo sobre Bartlett, Korrodi, Fernando González (yerno de la Gordillo) o Alfonso Romo, a quien AMLO acusó de haber comprado Asemex “en 120 millones de dólares, una vez que el gobierno la había limpiado y aceptado pérdidas por 510 millones de dólares, aproximadamente”.3

   Lo triste del caso es que, quien a estas alturas cree en AMLO, es porque ya renunció a pensar por sí mismo y desesperadamente necesita una excusa para dejarse ir y permitir que venga el Mesías a resolver su vida. Es eso o anda viendo qué se lleva.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 “EN DEFENSA DE LA IGNORANCIA DE PEÑA NIETO”.

2 MONTERO, Rosa. La carne. Alfaguara. México. 2017. Pág. 51.

3 LÓPEZ OBRADOR, Andrés Manuel. FOBRAPROA, expediente abierto. Grijalbo. México. 1999. Pág. 33.