UNA SELFIE DE AMLO.

descarga

    Había escrito la semana pasada que existe cierta idiotez que parece infinita; como ejemplo de que la estupidez no entiende de sexos, ni de fronteras, tomemos el caso de la ciudad de Nueva York, la cual procedió a proclamar la existencia de treinta y un géneros.1

   En su libro “Cómo hablar con un izquierdista”,2 Gloria Álvarez da cuenta de las diez cosas que tienes que saber si eres de izquierda; y ahí, en la sexta, se lee clarito: “Hay que saber de todo”; y procede a explicarlo de inmediato: “Una de las mayores habilidades del izquierdista es que sabe de todo. El izquierdista sabe de política, de sanidad, de educación, de cultura, de relaciones internacionales, es un experto en derecho y la historia es su materia preferida”. ¿Qué mejor ejemplo de ese aserto que AMLO?

   Con una inventiva digna de mejores causas, prolija hasta el exceso; y tan imaginativa que, parece, su último trabajo fue en Disneylandia, Andrés Manuel cree una de cosas que da gusto; virtud a esa apropiación de la historia, necesaria para apuntalar sus mitos y manías.

   El riesgo, sólo por citar un caso allende nuestra fronteras, es obvio; tomemos en cuenta el fenómeno de “Podemos” en España; el cual, logró introducir en el debate público términos que ha modelado a su real gana; el caso más significativo “es el del ‘gobierno de la gente’. Abrazados a la más absoluta de las soberbias, sus representantes se erigen en portavoces de una ciudadanía supuestamente oprimida, y lo que es peor, transforman sus opiniones políticas en un deseo de la mayoría”.3

   En el caso de México, ahí están las consultas “patito” a cargo de MORENA, cuyo único propósito ha sido “democratizar” (¡ja!) la toma de decisiones de un gobierno irresponsable que pretende, por razones ecológicas o vinculadas al combate a la corrupción (en ese punto ni ellos lo tienen claro), desarticular un proyecto como el de El Nuevo Aeropuerto Internacional; y desoyendo esas mismas razones, impulsar proyectos como el del aeropuerto de Santa Lucía o el “Tren Maya”.

   Desde hace mucho tiempo, Andrés Manuel solo le hace caso a Andrés Manuel y a lo que él piensa que es correcto o  incorrecto, al margen de un análisis serio que apuntale sus dichos o creencias. De ahí que, con inusitada frecuencia, AMLO recurra a lo que él llama sus datos como si, la realidad, pudiera tergiversarse igual a como falsea la historia.

   Ese es todo el problema. Mientras tengamos un Presidente mitómano, cuya realidad se moldea al impulso de su capricho, con el apoyo indiscutible de legisladores, diputados y senadores, dispuestos a seguirle el juego con tal de lograr sus objetivos mezquinos, el país continuará en esa serie de crisis recurrentes pues, simple y llanamente, como lo escribiera Arturo Pérez Reverte: “En un país donde la pobreza y el analfabetismo eran endémicos, las prisas por cambiar en un par de años lo que habría necesitado el tiempo de una generación resultaban mortales de necesidad”.4

   En ese afán idiota de cambiar a un México centenario en un par de años, la única realidad posible, y en marcha, es el desastre. Al tiempo.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Leona Salazar titulado: “31 Genders-New York City 2016”, publicado el 8 de agosto de 2016; visible en el sitio: https://bernardgoldberg.com/31-genders-new-york-city-2016/, consultado el 23 de agosto a las 16 horas.
2 ÁLVAREZ, Gloria. Cómo hablar con un izquierdista, Ariel, México, 2017, pág. 87.
3 Ibíd. pág. 34. Énfasis añadido.
4 Artículo de Arturo Pérez Reverte titulado: “Una Historia de España (LXVII)”, publicado el 24 de julio de 2016, por El Semanal.




Anuncios

UNA ESTUPIDEZ SIN FIN.

 

   “Un mundo sin fin” 1 es una novela escridescargata por Ken Follett que constituye la segunda parte de la monumental “Los pilares de la Tierra”;2 ambas, con una diferencia de doscientos años, describen la vida cotidiana en la Inglaterra de aquella época, a partir de una historia compleja llena de amor, odio, venganza y reivindicación.

   Pues bien, no quiero abordar ese asunto el día de hoy; solo que me pareció útil, “pertinente”, diríamos, reflexionar sobre aquellas cosas que parecen no tener fin, entre otras, la estupidez de ese clan que, bajo las siglas de MORENA, nos desgobierna.

   No vamos a hablar del CEV (Crecimiento Económico Virtual) que ensalza como un logro el crecimiento de un 0.1% (cuando cinco años antes, AMLO había dicho, con todas sus letras, que un crecimiento económico del 0.8% era nada)3 ni de la brutal pérdida de empleo (42.3% menos que en enero-julio del 2018);4 no tiene caso; ya se sabe que los chairos en el poder, como Gabino Barrera, no entienden razones; no, de lo que deseo hablar aquí, hoy, es de la doble moral, de la moral imbécil, de la que hacen alarde.

   Resulta que el gobierno de la Ciudad de México ha incurrido en la desfachatez de acusar a las mujeres que marcharon contra la violencia de género de “provocadoras”.5 Sí señor; tal como se lee; aunque parezca un despropósito, ese Partido —cuyo líder indiscutido (ahora flamante Señor Presidente) hizo del escándalo su principal bandera y del argüende su primordial insumo— hace de cualquier mirada de reojo un cuasinsulto; y del disentir, cualquier disentir, una provocación.

   Los hechos son simples: decenas de mujeres marcharon este lunes para exigir justicia por los casos de violación en los que se ha señalado a policías como los presuntos responsables; además de darle un bañito de diamantina color rosa al fiscal capitalino. En respuesta, en conferencia de prensa, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, calificó esas protestas como un “acto de provocación” e informó que se abrirán carpetas de investigación contra quienes resulten responsables de los daños en los edificios de la SSC y la PGJ-CDMX.5

   ¡Tómala! Frente a la atrocidad de homicidios y violaciones masivos, la respuesta inmediata, fulminante, son la descalificación y la amenaza: “acto de provocación” y “carpetas de investigación”. ¿No era más fácil que estas advertencias se dirigieran a los auténticos culpables? Esos monstruos que amparados en al poder de una placa vejan y abusan jóvenes indefensas? ¿No era más sencillo un gesto de solidaridad elemental que ese despropósito de acusar y amedrentar? ¿No resultaba más lógico, más natural, más humano, emprender de inmediato una cacería en contra de los perpetradores de esos horribles crímenes? Al parecer, no.

   De nueva cuenta, AMLO y la gentuza que lo rodea, lo volvieron a hacer: poner la carreta delante de los bueyes. Para ese hipócrita, en un caso crucial para la vida pública, como es impedir y frenar los abusos de autoridad (en uno de sus aspectos más siniestros y lamentables), es más fácil soslayar y proteger a la canalla uniformada sometida a sus órdenes; en resumen, su respuesta fue, refiriéndose al supuesto respeto a la división de poderes: no es un asunto nuestro, “tampoco soy Poncio Pilatos”.6

   Si no fuera asquerosa, tanta impudicia sería digna de lástima.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 FOLLETT, Ken. Un mundo sin fin. DEBOLSILLO. México. 2010.
2 FOLLETT, Ken. Los Pilares de la Tierra. DEBOLSILLO. México. 2012.
3 Artículo de la redacción titulado: “PAN recuerda cuando a AMLO le parecía nada crecimiento de 0.8%”, publicado el 31 de julio de 2019, por el periódico El Universal.
4 Artículo de María Del Pilar Martínez y Octavio Amador, titulado: “AMLO tiene el peor inicio de sexenio en empleo formal desde Fox”, publicado el 12 de agosto de 2019, por el periódico El Economista.
5 Artículo de Eréndira Aquino, titulado: “Mujeres marchan contra violencia de género en CDMX; Sheinbaum acusa provocación de un grupo de manifestantes”, publicado el 12 de agosto de 2019, por Animal Político; visible en el sitio: https://www.animalpolitico.com/2019/08/mujeres-protestan-cdmx-violaciones-policias/ Consultado el 14 de agosto de 2019, a las 16.15 hrs.
6 Video visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=83Gq_Mzhxh0 Consultado el 14 de agosto de 2019, a las 16.20 hrs.

UN JULIO DE AZORO.

miguel-hernndez-elega-a-ramn-sij-1-638

   A principios del mes pasado, escribí algo así como lo sorprendido que estaba de haber cumplido 53 años sin pena ni gloria.

   Finalizó el mes y, con sorpresa, caí en la cuenta de que ese mes, precisamente el de este año, fue un mes de descubrimientos; relevantes unos, intrascendentes otros, necesarios todos para terminar de indagar en este que soy y que está en permanente estado de construcción.

   Por lo pronto, en este mi redescubrimiento —certeza que, bien mirado, debería hacerme sonrojar si mi colorcito me lo permitiera, ¡a esta edad y con viruelas!—, asisto con júbilo al milagro de una revelación continua como, por ejemplo, el poeta español Miguel Hernández.

   Me explico: en este ocio largo y merecido (habrá opiniones) resulta que me fui de patita de perro. En esas, por aquí y por allá, vi libros y…, era inevitable, compré libros. Modosito, me había llevado diez novelas de un autor argentino cuya existencia ni siquiera columbraba y del que, sobra decirlo, por las mismas razones no había leído (otro descubrimiento, por cierto, me apresuro a sugerirle al Adolfo que lo lea): César Aira.1

   De buena fe pensé que con eso bastaría; no obstante, conociéndome, por si las moscas, me llevé la tablet con sus buenos catorce o quince o veinte libros en versión electrónica, por aquello de que no me fuera a dar un aire y las novelas de Aira a hacerme lo que el viento a Juárez. Ocurrió (otro descubrimiento) que el méndigo artefacto fue de balde, porque si lo abrí dos veces fueron muchas y, en cambio, cargué con él todo el trayecto y el maldito pesa lo suyo por lo que, ya lo sentencié, no habrá para él próxima vez, pues siempre me hace lo mismo: lo llevo y nunca lo uso porque no falta la librería que se me atraviesa en el camino. He dicho.

   Volviendo al tema, ahí estaba yo caminando, caminando y, ¡zas!, otro descubrimiento: mi papá Cruz, hace muchísimos años, me hizo el favor de presentarme a Lawrence Sanders de quien, como pude, allá en mis veintes, pepené cuanta novela se me paró enfrente. Pasaron los años y jamás volví a encontrarme un tomo suyo y la semana pasada, como una predestinación (porque en ese instante lo recordé de golpe), hurgando en sendas pilas de libros usados en una librería de segunda, hallé una novela de él que no había leído, “El Séptimo Mandamiento”2 y huelga decir que lo compré ipso facto con el corazón henchido de gozo.

   Bien, pues en otra de esas vueltas que da la vida, me di de manos a boca con la “Elegía a Ramón Sijé”; cuyo prefacio me prendó de inmediato: “En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha  muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien  tanto quería”. “Con quien tanto quería”… ¡Ah! El milagro de las palabras. Y como transcribir el poema entero me parece una grosería, le dejo aquí unos cuantos versos: “daré tu corazón por alimento.// Tanto dolor se agrupa en mi costado,//  que por doler me duele hasta el aliento.// […] No hay extensión más grande que mi herida,// lloro mi desventura y sus conjuntos// y siento más tu muerte que mi vida”. ¿No es magnífico?

    Pero ahí no acabó el asunto, porque otro descubrimiento, este para mi mal (creo), es que no me gusta Queen. Sí, sí, sí, sé que no faltará quien me condene y piense de mí que soy un tránsfuga, por lo menos, o un imbécil, lo más seguro, pero, ¿qué quieren?, no me gusta y punto. ¿Qué cómo lo supe? Pues resulta que fui a un recital del que, todo sea dicho, la puesta en escena fue monumental pero en el que me aburrí miserablemente. Me dormí y me desperté como tres veces y la cosa esa nomás no se acababa. ¡Un suplicio! Lo más memorable, para mí, fue un señor entrado en años —¡mira quién lo dice!—, que empezó muy bien, moviendo con ritmo su cabezota cubierta de canas, y terminó de pie, casi parado en la butaca, sacudiéndose entre estertores que, en otro contexto, me habría hecho pensar que le estaba dando un ataque. Lo tierno vino de la mano de un chaval de no más de doce años, quien aplaudía y se emocionaba a la par que su progenitora (o su abuela), con una solidaridad envidiable.

   Por último, del lejano oriente, conocí también a Tetsuya Ishida, un inquietante pintor japonés (ya fallecido) y el bao, un pan al vapor de origen vietnamita que con cerdo picado, cebolla y un toque de jalapeño sabe exquisito, pero esas, como diría la nana Goya, son otras historias.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 AIRA, César. Diez novelas. Random House. España. 2019.
2 SANDERS, Lawrence. El Séptimo Mandamiento. Ediciones B Éxito Internacional. España. 1992.

EL VEJETE SENIL QUE NOS DESGOBIERNA.

AMLO estás loco

   El domingo 21 de julio de 2019 debe pasar a la historia nacional como un día épico.

   Andrés Manuel López Obrador ya había dado cuenta de su locura senil al contradecirse pasados unos pocos meses; luego unas pocas semanas; al final, en unos pocos minutos.

   ¿Recuerda “La Mañanera” del pasado 24 de abril cuando, hablando de su tema predilecto, la corrupción de sus antecesores (a los que no piensa perseguir), dijo (minuto 31.30) “El ser humano no es malo por naturaleza, es producto de circunstancias. Si un joven no tiene tutela porque se desintegraron las familias por la crisis, si tiene que quedarse a la buena de Dios, si no tiene opciones de trabajo, de estudio (…) con todas esas cosas cómo no van a caer en la tentación de tomar el camino a las conductas antisociales”. Ajá. Exactamente 57 minutos más tarde (minuto 88.00), afirmó rotundo: “Los jóvenes y los ciudadanos son mayores de edad, siempre se les ha querido tutelar, siempre se busca reglamentar lo que se les entrega, como si fuesen irresponsables, como si no actuaran racionalmente, hay esa tendencia”.1

   Pues bueno, el famoso fin de semana correspondiente al sábado 20 de julio de 2019, el Cabeza de Pañal Usado, durante su reciente gira por San Luis Potosí, hizo varias declaraciones interesantes:

  1. Todos merecemos respeto”;
  2. Atiéndanlo en la instancia correspondiente”;
  3. La única cosa que quiero es que por favor se retiren, porque no merezco que aquí, donde voy a descansar, se metan ustedes a la fuerza”;
  4. Siempre hay que respetar, “y respetar a la autoridad y una autoridad legítimamente nombrada por el pueblo, yo no soy un usurpador”;
  5. No merezco esto que me están haciendo, es un acto de provocación, y sólo quiero que me dejen descansar”; y
  6. Esto es indebido. Democracia es orden y todos merecemos respeto”.

    Vale la pena preguntarse de cuándo acá, un baquetón que hizo de su vida política un alarido, un escándalo, una provocación constante, puede ahora quejarse de eso mismo.

   ¡Absurdo! Si alguien en este país, en los últimos doce años, se ha mofado de las instituciones, las ha mandado al carajo o ha hecho del insulto, la descalificación y el vituperio su herramienta cotidiana de trabajo, ése ha sido López Obrador.

   Desde el famoso “cállate, Chacalaca” que le endilgó al Presidente Vicente Fox, muestra clara de una total, absoluta y manifiesta falta de respeto, que contradice su afirmación de hogaño de que: “Todos merecemos respeto”; hasta su plañidero y lamentable: siempre hay que “respetar a la autoridad”, cosa que no hizo porque no quiso, o simplemente porque no pudo, en los últimos doce años, el espectáculo que brinda López es el de un viejito cansado, furibundo, olvidadizo y senil; ¿o ya se le olvidó cómo paralizó, durante semanas, el Paseo de la Reforma?

   Cabe preguntarse, con voz sonora, necesaria, indispensable: ¿Desde cuándo, para este mequetrefe, la democracia es orden o todos merecemos respeto? Ni como agitador, ni como político, ni como candidato, ni como Presidente de la República, este merolico ha mostrado el menor respeto por las instituciones. Ese es un hecho.

   Es hora de decir ¡no! Y enfrentar con todo, al loco de López Obrador.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Rueda de prensa del 24 de abril de 2019. Video disponible en el sitio de Internet: https://lopezobrador.org.mx/2019/04/24/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-69/
2 Artículo con el título: “Me mandaron a un grupo para provocar", denuncia AMLO en SLP”, publicado el 20 de julio de 2019; visible en el sitio: https://politica.expansion.mx/presidencia/2019/07/20/me-mandaron-a-un-grupo-para-provocar-dice-amlo, consultado el 21 de junio de 2019 a las 17.30 hrs.





LA CASA DE PAPEL.

Casa de Papel

   “La Casa de Papel” es una serie de televisión procedente de España, presentada en marzo de 2017; aunque la cadena Antena 3 distribuyó las dos primeras temporadas, quizá se hizo popular tras ser lanzada por Netflix.

   La trama de la serie, en sus dos primeras temporadas, gira en torno a un asalto que se prolonga durante varios días, perpetrado por una unidad altamente especializada de inadaptados, dirigido en contra de una célebre institución bancaria. A cargo del grupo de delincuentes —heterogéneo en grado sumo: hombres resueltos, mujeres tóxicas, jóvenes imberbes, viejos atracadores, entre una fauna variopinta— se halla un hombre del que se ignora casi todo, quien se hace llamar “El Profesor”.

   “El Profesor”, durante años, ha planeado el mayor atraco a un banco en la historia de España y del Mundo: la casa de la moneda española, nada más y nada menos. Para llevar a cabo el ambicioso plan recluta, como ya dije, a una cuadrilla de ocho integrantes cuya nota común sea, tal vez (de eso nos daremos cuenta durante del desarrollo de la trama), que ninguno tienen nada que perder.

   La finalidad de la operación, dicho en forma sucinta, es la de penetrar la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre e imprimir 2 mil 400 millones de euros; para hacerlo, el equipo cuenta con once días, durante los cuales deberán permanecer recluidos, junto a sesenta y siete rehenes, y enfrentar a la élite de la policía de aquel país.

   Hasta aquí, no he dicho nada que cualquier reseña no le diga, por lo que nadie podrá quejarse de spoilers involuntarios. Si no la ha visto, deje de hacer lo que esté haciendo y póngase a verla.

   La razón de estos párrafos es informarle que el pasado 19 de julio se estrenó la tercera temporada. Si en las primeras dos hubo una trama singular, donde los malos, por una sola vez merecen ser los buenos de la historia; con un guion magnífico; una dirección extraordinaria; una serie de actuaciones sublime; y una producción de vértigo; esta tercera temporada no le pide nada a las otras dos.

   Quizá haya una sola variante decisiva: posiblemente resulte un poco mejor. Por eso, cuando termine de ver las dos primeras, quédese sentado viendo la número tres.

   Si a Usted, querida lectora, apreciable lector, le parecen frívolos estos párrafos, le recuerdo que muchos de ustedes ya están, y me incluyo, de vacaciones; y si, como ocurre, no le gusta leer o lee más bien poco, he aquí una magnífica oportunidad para pasar un buen rato frente al televisor.

   Se lo prometo: cuando regrese a la chamba, las malas noticias continuarán ahí; sin inmutarse y acumulándose; AMLO no dejará de decir y hacer estupideces; los Estados Unidos seguirán limpiándose el trasero con los 15 mil efectivos de la guardia nacional (no los 6 mil que mentirosamente afirmó el Presidente);1 la inseguridad seguirá en aumento (junio fue el mes más violento del sexenio);2 a diferencia de la economía, por cierto, que irá en decremento;3 en medio de un lago de etcéteras que parece océano.

   Por eso, hágame caso, cómprese un montón de palomitas, su cocota familiar y póngase a ver la tele; disfrute, ahora que puede, de sus últimos meses de bienestar porque vienen años muy malos. A diferencia esta serie que le estoy recomendando, en nuestro días a día, todo indica que los malos van a ganar.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

 
1 Artículo de Misael Zavala y Alberto Morales titulado: “Despliegue de Guardia Nacional y Ejército, para evitar confrontación con EU: AMLO”, publicado el 25 de junio de 2019 por el periódico El Universal.
2 Artículo de la redacción titulado: “Junio, el mes más violento en el sexenio de AMLO”, publicado el 20 de julio de 2019 por el periódico El Financiero.
3 Artículo de M.ª Fernanda Navarro titulado: “Lo bueno y malo de la economía mexicana en la era AMLO, según Coparmex”, publicado el 24 de junio de 2019 por Forbes.

AMLO, BAJA CALIFORNIA Y LA MEDUSA INMORTAL

La medusa eterna

   No, no, no. ¡No! Pese a que pueda parecerlo, no se trata de una película de enmascarados, de los años setenta; donde podemos ver al Cabeza de Cebolla, a karatazo limpio, peleando contra las medusas inmortales, allá en el mar de Cortés.

   No señor, me refiero a la turritopsis nutricula; una medusa de no más de dos centímetros de diámetro, originaria del Caribe, la cual es  inmortal “en el sentido de que sus tejidos rejuvenecen y sus fases de vida retroceden”.1

   A la turritopsis nutricula no habría llegado de no leer a Patricio Prono y su “Mañana tendremos otros nombres”, premio Alfaguara de Novela 2019 (que por cierto —como va siendo triste costumbre a la hora de celebrar la aparición de la obra ganadora de tan insigne certamen—, no terminó de gustarme);2 como sea, ahí muy clarito, entre otros datos bizarros, destaca el caso de esta medusa capaz de regenerarse a sí misma y darse unos añitos más de vida.

   Esta historia me recordó, ¡cómo no!, el tema del Gobernador Morenista de Baja California, Jaime Bonilla, quien logró la ampliación a cinco años de su mandato, para el cual fue electo por un periodo de solo dos.

   Más claro ni el agua, como nos lo recuerda Pablo Hiriart: “Si pasa esa maniobra anticonstitucional en Baja California, pasará también en el Congreso federal la ampliación del periodo presidencial de Andrés Manuel López Obrador”.3

   Lo importante es la respuesta del Cabeza de Pañal a pregunta directa de si Baja California podía constituir un precedente en la vida pública del país: “No, no creo que suceda, ya son otros tiempos. ¿Saben por qué no sucede? Porque antes esas cosas se ordenaban desde la presidencia, ahora no, y hay que irse acostumbrando a que hay poderes autónomos, independientes”.4

   La respuesta institucional de AMLO fue más bien débil; lo que debió ser motivo de un serio reclamo, de una contundente llamada de atención, se quedó en nada; AMLO simplemente se salió por la tangente, defendiendo (ahora sí) la autonomía de los estados (¡Ja!).

   Este no es un gesto aislado; desde hace un lustro, por lo menos, se ha denunciado esa tendencia en la región: “Un fantasma recorre Hispanoamérica: la tentación de los presidentes de no dejar el poder. Su ideología no les distingue. Izquierdistas como Hugo Chávez o Rafael Correa al igual que el derechista Alberto Fujimori cambiaron las constituciones de sus países con la intención de eternizarse en el poder”.5

   Lo que no debemos olvidar es que la no reelección tiene una larga, y válida, tradición histórica; como nos lo recuerda Dieter Nohlen: “[…] su más sólida fundamentación es la propia experiencia histórico-política de América Latina. Básicamente son dos los fenómenos que confluyen en el origen de la no reelección como previsión constitucional muy extendida en esta región: el presidencialismo latinoamericano y la tentación de los presidentes de perpetuarse en el poder, por un lado, y la coacción y el fraude en los procesos electorales, por el otro”.6

   La permanencia de AMLO en la Presidencia no es, pues, mera especulación; está en el corazón del debate del quehacer político mexicano; de ahí que lo ocurrido en Baja California deba condenarse con absoluto rigor y de inmediato; no podemos ni debemos tolerar que se sienten las bases de una autoregeneración que lo eternice en el poder.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Rolando Herrera titulado: “La medusa 'inmortal'”, publicado el 18 de septiembre de 2015 por el periódico El Mundo.
2 PRON Patricio. Mañana tendremos otros nombres. Alfaguara, México, 2019.
3 Artículo de Pablo Hiriart titulado: “Baja California, laboratorio para eternizar a AMLO”, publicado el 12 de julio de 2019 por el periódico El Financiero.
4 Ídem.
5 Artículo de Carlos de la Torre titulado: “La tentación de eternizarse en el poder”, publicado el 14 de diciembre de 2014 por el periódico El Financiero.
6 NOHLEN, Dieter. “La Reelección” en Tratado de Derecho Electoral Comparado de América Latina. Dieter Nohlen, Daniel Zovatto, Jesús Orozco y José Thompson (Comps.). Fondo de Cultura Económica, Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Universidad de Heidelberg, International Institute for Democracy and Electoral Assistance, Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación e Instituto Federal Electoral. México. 2007. Pp. 287-293. Pág. 287. Énfasis añadido.

GANSO EXHAUSTO.

Ganso exhausto

   En un artículo espléndido, que centra en el tema del autoritarismo, podemos leer: “Si se toma en serio la expresión de que habrá un auténtico Estado de derecho, ‘al margen de la ley, nada; por encima de la ley nadie’ se debiera esperar un comportamiento particularmente escrupuloso en lo que respecta a la legalidad de las acciones y proceder del Poder Ejecutivo. No ha sido el caso”.1

   En efecto, de acuerdo con un estudio realizado por organismos de la sociedad civil de las acciones más destacadas, emprendidas por el gobierno de López Obrador, al menos 20 han sido ilegales, 7 son de dudosa legalidad y ha impulsado 4 leyes a modo.2

   De estas acciones destacan (se citan solo en vía de ejemplo): el memorándum dirigido a sus secretarios de Hacienda, Educación Pública y Gobernación (16 de abril) para dejar “sin efecto todas las medidas en las que se haya traducido la aplicación de la llamada reforma educativa”; el veto a empresas farmacéuticas, a través de un oficio (20 de marzo) en el que se les impidió competir por contratos del gobierno; el levantamiento del Censo del Bienestar, pues no existe fundamento jurídico alguno para que expromotores del voto —portando gafetes y chalecos con la imagen del nuevo gobierno y de AMLO— realicen una actividad de esta naturaleza; el despido masivo de miles de trabajadores al mismo tiempo que la Secretaría del Bienestar contrató 16 mil 804 “servidores de la nación”; las consultas populares a modo, en particular la de la Termoeléctrica de Huexca, en cuyo caso el gobierno lo llamó “ejercicio participativo”, figura que no tiene sustento legal y que se llevó a cabo sin ningún mecanismo que garantizara la imparcialidad del proceso; entre otras (31) acciones.

   Lo peligroso del asunto es que la mayoría de esas acciones prefiguran una clara tendencia: concentrar y centralizar el poder público en la persona del titular del Ejecutivo, por un lado; y por otro, un ejercicio discrecional del mismo.

   La gravedad de estas medidas, su perturbadora trascendencia, quedan de manifiesto si consideramos uno solo de estos casos: el del IMSS. Sobre el particular, es de recordar lo manifestado por su exdirector, Germán Martínez, al momento de renunciar: “es real el riesgo de aumentar los litigios y ocasionar cuantiosos daños patrimoniales, por tomar decisiones al margen de la Ley del Seguro Social o por funcionarios sin atribuciones”; lo cual debe vincularse, necesariamente, con la reciente renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda; en cuyo texto denunció: “Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. […] Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”.3

   Está probado en el terreno de los hechos: la 4.ªT está ocupada en ver cómo engrosa su lista de futuros electores para fortalecer un gobierno —que no entiende ni de Ley ni de instituciones— en beneficio de un solo hombre/personaje/fantoche: el Presidente de la República.

   Si todavía existe algún imbécil que no lo vea o, lo que es peor, que no lo entienda, estamos aviados. El hundimiento de MORENA, de la 4.ªT, del Gobierno, del Presidente y, por ende, del País entero, es claro, evidente, imparable. ¿Qué va a hacer Usted, querido lector, amable lectora?

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

1 Artículo de M.ª Amparo Casar y José Antonio Polo titulado: “Sí o sí: Me canso ganso”, publicado el 26 de junio de 2019 por la revista Nexos. Énfasis añadido.
2 Artículo de Rolando Herrera titulado: “Acusa ONG a AMLO de atacar legalidad”, publicado el 26 de junio de 2019 por el periódico Reforma.
3 Artículo de la redacción titulado: “Carlos Urzúa renuncia a Hacienda; critica políticas y conflictos de interés en la 4T”, publicado el 9 de julio de 2019 por el periódico El Financiero.