MI AMIGO FELIPE COLOMO.

Colage Colomo

   Tan hablador yo como suelo ser, esta mañana me quedé sin palabras; abrumado y conmovido hasta la médula.

   De golpe, me enteré de la muerte del señor licenciado, don Felipe Colomo Castro. De pocas personas puedo afirmar, con tanta convicción, que son mis amigos; don Felipe lo fue. Compartimos multitud de experiencias, buenas y malas; fuimos, por increíble que pueda parecer vista la diferencia de edad, compañeros de varias batallas porque, hay que decirlo, el licenciado fue un demócrata por convicción desde siempre y hasta siempre.

   Panista en hora temprana, cuando para serlo se necesitaban arrestos, dignidad y lúcida voluntad a partes iguales, don Felipe fue un hombre íntegro, cabal, de singular inteligencia, sencillez arrasadora y serena bonhomía.

   Lépero como soy, me gustaba verlo reír de mis ocurrencias a él, hombre discreto, de educación exquisita, maneras suaves y modales impecables. Recuerdo una ocasión —estábamos en el Four Seasons de la ciudad de México, él había almorzado con unos amigos, yo era Diputado federal—; me citó para tratar algún asunto y, como yo no había desayunado, le sugerí que, mientras platicábamos, pudiera yo comer algo. Así fue, pedí café y un par de huevos estrellados; a la hora de pedir la cuenta, exorbitante, recuerdo que se rio mucho cuando le dije que ésa era la primera vez que yo participaba en un trueque y que a Dios gracias no pedí los huevos con salchicha (el que entendió entendió).

   Con él empezamos, dos veces, sendos clubes de lectura; no prosperaron porque los candidatos no menudeaban o flaqueaba su voluntad a la hora de asistir puntuales al compromiso semanal; pero su sabiduría y buena disposición permanecieron incólumes por décadas.

   Apasionado de la buena música —ya Senador él y yo en el GPPAN de la Cámara de Diputados—, algunas veces fuimos a la ópera, a Bellas Artes o al Auditorio Nacional; le gustaba hablar de libros, de historia, de filosofía, de cine, de arte, de viajes. Trotamundos infatigable, recorrió y conoció el orbe a placer. Recuerdo que una de las primeras anécdotas que me contó fue la relativa a unas amigas suyas que jamás habían salido de los linderos del Estado. Antes de salir fueron a consultarlo de cuál podía ser su itinerario en Europa; solícito, amable, gentil como era, les dio una serie de indicaciones puntuales de países y ciudades; a su regreso, fueron a contarle de su periplo. Cómo reía el licenciado cuando recordaba que les había preguntado: “¿y París? ¿Qué les pareció París?”; y una le preguntó a la otra: “oye, ¿fuimos a París?”.

   Hombre de fe sin alardes, hombre de palabra, de honor, su generosidad lo hizo participar y apoyar multitud de causas; ¿qué podía pedírsele al licenciado que no dijera que sí? Entusiasta a pesar de sus años —o quizá por ello—, Colomo estuvo cuando debía estar, con quien debía estar, para lo que debía estar.

   Para recordarlo no deseo hablar de asuntos electorales; baste decir que, por alguna extraña razón, en ese sainete de la política, jamás nos tocó enfrentarnos; así que mis recuerdos en ese apartado serán siempre de gratitud.

   Hace cosa de cinco años, me invitaron a participar en un reconocimiento a su trayectoria (el texto íntegro lo agrego); entonces, hablando del aprecio que sentía yo por el licenciado, manifesté: “Desde hace años, las razones que justifican ese afecto y ese respeto dejaron de tener sentido. Me explico: Por lo general, uno reconoce los motivos para sentirse atraído o atraída hacia las demás personas: Su inteligencia, su bondad, su valentía, etcétera, sirven como acicate para alimentar o propiciar en nosotros esa inclinación; pero a los verdaderos amigos, uno no necesita motivos para quererlos ¿en qué momento y en qué punto dejé de considerar al licenciado Colomo como ‘el licenciado Colomo’ para empezar a mirarlo como un amigo a secas? No lo sé. La cuestión es que hoy me siento muy honrado de mi cercanía para con él y de poder llamarlo ‘mi amigo””.

   Concluí diciendo: esa es la razón que nos convoca en esta fecha: “El espíritu, el entusiasmo, la fortaleza, de un hombre, de un abogado, de un ciudadano, de un político, de un panista, que desde muy joven ha dado muestras de estar comprometido con la causa del bien común; que con su ejemplo de rectitud intachable ha forjado un gran legado que no debe sucumbir; que nos compromete y que debe servir de ejemplo, sobre todo, a nuestra juventud”.

   A su muerte, que me ha podido en el alma, solo puedo escribir: “Licenciado, como siempre, mi respeto, mi admiración y mi gratitud perpetuos e indeclinables”; descanse en paz, mi maestro y amigo.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

 

Anuncios

DEL PEQUEÑO NAZI QUE TODO “CHAIRO” LLEVA DENTRO

  Nazi chairo

   Derivado de la serie de dudas que generó mi opinión previa —y para quienes no me creen—, les dejo este comparativo entre la estrategia mediática de AMLO y la de Joseph Goebbels.1

   El ministro de propaganda nazi estableció una serie de “principios” conforme a los cuales debía discurrir la estrategia de comunicación; el primero de ellos  es el de simplificación o del enemigo único; para ese fin, se adopta una idea fija, un único símbolo y se individualiza al adversario como un solo enemigo. ¿Cómo llama AMLO a sus detractores sea quién sea? “Conservadores”, “fifís”, “neoliberales”, “corruptos”, todos forman parte de eso que él resume como: “Mafia del Poder”. Estrechamente relacionado con ese Principio, se halla el del Método de Contagio: por él, se reúnen diversos adversarios en una sola categoría o individuo.

   Por el Principio de Transposición se cargan sobre el adversario los propios errores, respondiendo al ataque con el ataque. ¿Huachicol, inseguridad rampante u homicidios masivos durante su gobierno? Culpa de las administraciones anteriores… faltaba más.

   Principios de exageración y silenciación; su empleo se recomienda, entre otros usos, para convertir cualquier intento del adversario es una afrenta desmesurada; o para acallar cuestiones en las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al otro. ¿Recuerda los casos de Jorge Ramos y “Brozo” y cómo les fue? Solo por atreverse a discutir las cifras proporcionadas por el propio AMLO tratándose del incremento desmesurado del número de asesinatos o su amañada estrategia mediático-cómica-político-mariachimusical-mañanera.

    Respecto del Principio de Vulgarización, dice Goebbels: “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos […] Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa”; en las peroratas del Presidente ha habido absolutamente de todo menos un análisis, uno solo, inteligente, pertinente o reflexivo; apenas sí, burlas, simplificaciones, anécdotas y ataques sistemáticos a sus adversarios (que el imbécil no debería tener pues, se supone, gobierna para todos).

   El Principio de Orquestación sirve para limitar el número de ideas y repetirlas de modo incansable; presentándolas una vez y otra desde diferentes ópticas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto: “Si una mentira se repite lo bastante, acaba por convertirse en verdad”. AMLO miente sobre hidrocarburos, adquisiciones, corrupción, consultas patito, amiguismo, crecimiento económico, índices delictivos, etc.; sin embargo, sigue afirmando que él sí tiene “calidad moral”.

   Los principios de Renovación y Transfusión AMLO los aplica cada mañana; por el primero, se emite información nueva a un ritmo tal que, cuando el adversario responde, el público ya está interesado en otro asunto; el segundo, se basa en que, por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, como un complejo de odios o prejuicios tradicionales; ese hartazgo de los mexicanos sirvió, y sirve a diario, de insumo principal para alimentar el discurso que a diario nos endilga a los ciudadanos.

   Finalmente, por el Principio de Unanimidad, se pretende convencer a mucha gente de que se piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad. ¿Qué si no está ocurriendo, un día sí y otro también, cuando quien osa oponer una visión contraria a la suya, en automático se le califica de “conservador”, “fifí”, “neoliberal”, etc.?

   No fue, pues, gratuito ni una ocurrencia comparar a AMLO con Joseph Goebbels o afirmar que su estrategia de comunicación es una calca de la empleada por los nazis. Frente a la evidencia palmaria, quien afirme lo contrario es, por supuesto, un imbécil o un “chairo”.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Tomado del artículo de Juan Fernando Uribe Arcila titulado: “De cómo los principios de propaganda de Goebbels infiltran la vida cotidiana”; visible en el sitio: http://www.redalyc.org/pdf/1491/149120483001.pdf consultado el 14 de mayo de 2019 a las 22.00 hrs.

AMGLOEBBELS

AMLO Goebbels

   En estos poco más de cinco meses de la actual administración federal, de todo hemos hecho los mexicanos, menos aburrirnos: el cabeza de torunda nos trae locos con ese alud de declaraciones que constituyen francas mentiras o verdades confusas, equívocas o a medias.

   En cierto modo (me incluyo) no han faltado los críticos que en ese mar de espanto —cuyo insumo primigenio es la incertidumbre, pues a falta de verdades, o mentiras, abundan los buenos deseos, las diatribas, las disquisiciones beisboleras y los desahogos verbales— solo hallan cabida para una estupidez proverbial y no.

   No, no, no, no, no, ¡no! El cabeza de guata sabe muy bien lo que está haciendo. Ciertamente el Presidente de la República es un ignorante de marca y está senil pero no es estúpido. Así como lo vemos, titubeante —casi babeante—, día a día afianza su estrategia que, desde el principio, ha sido muy clara y una sola: ir por todo; AMLO va por el poder absoluto a fin de concentrarlo en sus manos tembleques y, con ello, revivir una especie de nuevo PRI setentero.

   Es natural; su única concepción del quehacer político es esa; su ignorancia brutal no deja resquicios para la duda ni para mejores formas de convivencia. Eso es él, un político forjado por discursos demagógicos, maratónicos, inacabables, en torno a la figura del Presidente en turno.

   El problema es que, como buen populista, dio en el clavo al galvanizar el sentimiento de derrota, frustración y rabia de los mexicanos. En ese estado de ánimo se sufragó por él (ahí siguen los imbéciles que lo votaron); y para poder “desbaratar” esa imagen se requiere de una estrategia idéntica, aunque opuesta, que galvanice y mueva las almas por igual. La mala noticia es que no la hay; por lo menos no la hay en el corto plazo.

   Y como los llamados a la razón no funcionan (porque lo que AMLO manipula es un sentimiento colectivo), tampoco va a funcionar la demostración palpable de su fracaso (que sólo es cuestión de tiempo).

   En tanto, a través del corporativismo clientelar AMLO sienta las bases de su perpetuación en el poder por veinte o más años e incluso de la reelección (ya vimos que su dicho no tiene valor alguno; por lo que su promesa de no reelegirse tiene el valor de un pañuelo de papel con mocos).

   En ese sentido, nosotros, los mexicanos, sociedad y gobiernos (locales), políticos y ciudadanos, estamos perdiendo la magnífica oportunidad que el Cotonente Parado nos brinda para vertebrar una oposición sólida, organizada, inteligente, creíble, capaz de oponerse con eficacia al estropicio en marcha que este Gobierno de pacotilla representa.

   Desafortunadamente, los vicios del sistema permean a todos los niveles, en todos los órdenes, en todos los partidos. Fraccionar el poder, dividirlo, no darle todo a uno solo (partido, candidato, etc.) debe ser la solución, la única en el futuro inmediato. Es así, porque de momento no existe una sola persona (líder) capaz de convocar a una movilización que se oponga o contrarreste, de modo eficaz, los efectos de esto que está ocurriendo.

   Si Usted no ha terminado de entender la perversa estrategia de AMLO, solo le pido un favor: lea el artículo que anexo y resume la estrategia de Goebbels, jerarca nazi responsable de la propaganda del Tercer Reich (http://www.redalyc.org/pdf/1491/149120483001.pdf); y tal vez así, por fin, empiece a sentir miedo de su futuro incierto.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

AMLO: “TIEMPO DE VALS”.

Colage

   Encarrerados con este tema, ya no sabe uno qué creerle, y qué no, al Presidente de México.

   Hace unos días, el Washington Post publicó un artículo donde se señala que Donlad Trump ha hecho más de 10 mil afirmaciones falsas o engañosas.1 Yo no sé hay quien le lleve la cuenta al cabeza de borrega, pero no canta mal las rancheras. En efecto, existen mentiras, mentirotas y las que cuenta López Obrador; si hace un tiempo había que esperar semanas, si acaso dos o tres días, para darse cuenta de que sus dichos son puros inventos; ahora ya no hace falta esperar tanto porque es cuestión de minutos.

   En “La Mañanera” del pasado 24 de abril, hablando de su tema predilecto, la corrupción de sus antecesores (a los que no piensa perseguir), dijo (minuto 31.30) “El ser humano no es malo por naturaleza, es producto de circunstancias. Si un joven no tiene tutela porque se desintegraron las familias por la crisis, si tiene que quedarse a la buena de Dios, si no tiene opciones de trabajo, de estudio (…) con todas esas cosas cómo no van a caer en la tentación de tomar el camino a las conductas antisociales”. Ajá. Exactamente 57 minutos más tarde (minuto 88.00), afirmó rotundo: “Los jóvenes y los ciudadanos son mayores de edad, siempre se les ha querido tutelar, siempre se busca reglamentar lo que se les entrega, como si fuesen irresponsables, como si no actuaran racionalmente, hay esa tendencia”.2

   ¿En qué quedamos, “Chato”? ¿Los jóvenes necesitan tutela para no caer en la tentación? ¿O no la necesitan porque son mayores de edad, responsables y racionales?

   Respecto del NAIM, ¡Ay, el NAIM!, ese no parece vals; parece polka. Hace un año, el entonces candidato pejedaleaba la bicicleta de su campaña; con historieta  y toda la cosa, AMLO explicaba que estaba en contra del nuevo aeropuerto, entre otras razones, porque la obra generara corrupción.3  Nueve meses más tarde dijo que no; que no se habían dado pruebas de corrupción;4 tres meses después, el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, afirmó eso mismo; dijo del proyecto “no se tomó como consideración un hecho probable de corrupción o de mal uso de los recursos”; sin embargo, por segunda ocasión en una semana, el cabeza de estopa “contradijo la información presentada por integrantes de su administración”.5 Así el asunto, ¿a cuál AMLO le creemos?

   Para seguirle con el mismo vals con aires de polka, en octubre del 2018 se calculaba que la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía costaría poco más de 70 mil millones de pesos; menos de seis meses después, porque sí vieron un lago seco pero no un méndigo cerro que vería un ciego, el monto original aumentó casi 8 mil 500 millones, más o menos.6

   En esas estábamos, pelando los ojitos, cuando llegó, como balde a agua helada, la noticia de que Santa Lucía tendrá un costo total de 172 mil millones de pesos, cifra superior a los 168 mil 880 proyectados para el NAIM.8

   Con este gobierno de pacotilla, estamos como aprendiendo a bailar vals al son de un cangrejo con distrofia muscular: “un, dos tres; un, dos, tres”: un pasito p’a delante y dos pasotes para atrás.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Glenn Kessler titulado: “President Trump has made more than 10,000 false or  misleading claims”, publicado el 29 de abril de 2019 por el periódico Washington Post”.
2 Rueda de prensa del 24 de abril de 2019. Video disponible en el sitio de Internet: https://lopezobrador.org.mx/2019/04/24/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-69/
3 Artículo de la redacción titulado: “Con historieta, AMLO explica por qué está en contra del nuevo aeropuerto de la CDMX”, publicado el 16 de abril de 2018 por el periódico El Financiero.
4 Artículo de Alberto Morales, Diana Lastiri y Misael Zavala titulado: “AMLO: no dieron pruebas de corrupción en NAIM”, publicado el 9 de enero de 2019 por el periódico El Universal. Video disponible en el sitio de Internet: https://aristeguinoticias.com/0801/multimedia/no-hay-elementos-para-denuncia-por-corrupcion-en-el-naim-amlo-enterate/ consultada el 23 de abril de 2019 a las 22.15 hrs.
5 Artículo de Emmanuel Rodríguez titulado: “¿Cuánto costaría el Aeropuerto de Santa Lucía en comparación con el NAIM?”, publicado el 10 de abril de 2019 por el periódico El Economista.
6 Artículo de Notimex titulado: “Que cancelación del NAIM-Texcoco ‘sí fue por corrupción’”, publicado el 10 de abril de 2019 por el periódico Excélsior.
7 Artículo de José Raúl Linares titulado: “Omite Riobóo presencia de cerro en Santa Lucía y presupuesto para aeropuerto se eleva en 8 mil 215 mdp”, publicado el 23 de abril de 2019 por el semanario Proceso.
8 Artículo de José Luis Ramos titulado: “Aeropuerto de Santa Lucía será más caro que el de Texcoco”, publicado el 27 de abril de 2019 por el periódico El Sol de México.

AMLO “EL ROTO”.

Chucho el roto

   Se nos rompió el Presidente. Y eso no es lo peor; lo peor es que se nos rompe a cada rato.

   Vaya uno a saber si por viejito, por usado, porque “ya venía así”, por tarugo, por defectos de fábrica, por lo que Usted guste y mande, pero se nos rompe un día sí y otro también.

   Idéntico a La Chimoltrufia, el cabeza de torunda como dice una cosa dice otra. Para que no me tilde de hablador, le dejo algunos botones de muestra que, por cantidad, parecieran de sotana.

   ¿Cuántas pipas de compraron sin licitar, de urgencia, en enero de este año? 671 pipas, en 92 millones de dólares; según declaraciones de Raquel Buenrostro, Oficial Mayor de la SHCP.¡Pues no es cierto! Ni fueron 671 pipas, ni 92 millones de dólares, ni había urgencia. De acuerdo con Pemex, se compraron nada más 612 pipas, en 100 millones y solo funcionan 428.2

   ¿Cuándo iba a terminar la violencia? Inmediatamente. El cabeza de guata le dijo a Ciro Gómez Leyva, textualmente: “Esto va a cambiar (…) claro que sí, desde el inicio; porque vamos a ganar; sí; la primer semana de julio del 2018; y a partir de ahí porque no va hacer falta esperar hasta el día primero de diciembre”.3 ¡Pues no es cierto! Ni en julio, ni en diciembre, ni en abril (“y ni para mayo”, podrían cantar los Hermanos Carrión). Sin que la violencia disminuya (ha aumentado de manera exponencial, van más de 13 mil asesinatos en lo que va del sexenio),4  hace unos días declaró que la seguridad iba a mejorar en seis meses;o sea, para octubre. ¡15 meses después de su triunfo!

   Hace medio año, le dijo a Azucena Uresti que su plan de combatir la corrupción era de arriba hacia abajo; que iba a ser “relativamente fácil acabarla”.6 ¡Pues no es cierto! Hace un mes, el cabeza de pañal admitió que no estaba siendo fácil; y que si bien la limpieza de México ya comenzó,  sacar la corrupción “tomará tiempo”.7

   Presidente electo, el cotonete parado inauguró, en Chihuahua, los foros de consulta para “pacificar” el país; ahí dijo: “Vamos a incluir a todos los mexicanos, y vamos a escuchar la opinión de los que participarán en las mesas; no descartamos nada, no hay límites, no hay fronteras”.8 ¡Pues no es cierto! Ni mexicanos, ni mexicanas, ni nada de escuchar opiniones. Ocho meses después, a pregunta expresa del reportero Ernesto Santillán, AMLO aseguró que la exigencia de paz es “promovida, auspiciada, por los conservadores”.9 Ahora resulta que los que queremos paz en México somos una bola (en mi caso “exbola”, que mi inanición constante me ha costado lo suyo) de conservadores o, para usar su florido lenguaje, somos los “fifís”, los “derechistas”, los “fantoches”, los “hipócritas”, los “doble cara”.

   Por eso, como a su ídolo radiofónico (en esas épocas se quedó el pobrecillo), habría que empezar a llamar al Cabeza de Cebolla: “AMLO ‘El Roto’”.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de redacción titulado: “Gobierno de AMLO cierra compra, sin licitación, de 671 pipas por 92 mdd”, publicado el 24 de enero de 2019 por el periódico El Financiero.
2 Artículo de Claudia Guerrero titulado: “Pagan más por pipas para combustibles”, publicado el 23 de abril de 2019 por el periódico Reforma.
3 Video disponible en el sitio de Internet: https://www.youtube.com/watch?v=LzTACA0dNgs consultada el 23 de abril de 2019 a las 22.30 hrs.
4 Artículo de Misael Zavala y Manuel Espino titulado: “AMLO fija plazo de seis meses para mejorar condiciones de seguridad”, publicado el 22 de abril de 2019 por el periódico El Universal.
5 Artículo de Héctor de Mauleón titulado: “Más de 13 mil asesinatos en el gobierno de AMLO”, publicado el 1 de abril de 2019 por el periódico El Universal.
6 Entrevista de Azucena Uresti titulada “‘Poner fin a la corrupción, relativamente fácil’: AMLO”, publicada el  23 de noviembre de 2018, por el periódico Milenio. Video disponible en el sitio de Internet: https://www.youtube.com/watch?v=LzTACA0dNgs consultada el 23 de abril de 2019 a las 22.30 hrs.
7 Artículo de la redacción titulado: “‘Ya me tienen hasta el copete’, le grita AMLO presidente a políticos corruptos”, publicado el 30 de marzo de 2019; disponible en el sitio de Internet: https://laverdadnoticias.com/mexico/Ya-me-tienen-hasta-el-copete-le-grita-AMLO-presidente-a-politicos-corruptos-20190330-0075.html consultado el 23 de abril de 2019 a las 21.10 hrs.
8 Artículo de la redacción titulado: “Entre reclamos y mensajes, López Obrador da inicio a foros para ‘pacificar’ al país en Ciudad Juárez”, publicado el 7 de agosto de 2018; disponible en el sitio de Internet: https://vanguardia.com.mx/articulo/lopez-obrador-da-inicio-foros-para-pacificar-al-pais-en-ciudad-juarez consultado el 23 de abril de 2019 a las 21.25 hrs.
9 Artículo de Alberto Morales y Misael Zavala titulado: “Exigencia de paz es promovida por los conservadores: AMLO”, publicado el 23 de abril de 2019 por el periódico El Universal. Video disponible en el sitio de Internet: https://www.reporteindigo.com/reporte/la-exigencia-de-paz-es-basicamente-exclusiva-de-los-conservadores-amlo/ consultada el 23 de abril de 2019 a las 22.00 hrs.

EL MEMORÁNDUM: REMAKE DE LA LEY DE HERODES.

Ley de Herodes

   Hace justo un año, el 22 de abril de 2018, el entonces candidato a la Presidencia de la República por MORENA acuñó, con todas sus letras, una frase lapidaria: “Al margen de la ley nada, por encima de ella nadie”;1 se oía bien.

   Conste que ni entonces ni ahora he creído en un discurso chambón —porque hay que ser idiota para creer en las palabras de alguien que, otra vez como entonces y como ahora, vive rodeado de una cáfila de trúhanes cuya labor primordial, para mantenerse en el cargo, es empalagar la oreja al vejete y hacerse eco de todas sus asnadas—; empero, repito, la expresión sonaba guapachosa, rumbera, contundente; con un retintín que endulzaba el oído de los mexicanos, hartos de los excesos de un Presidente cuyo desempeño, desde antes de serlo, dejaba ver sus brutales limitaciones por no decir su estupidez extrema (estoy convencido que los mismos infames crédulos que creen en los desplantes mesiánicos del López Obrador son quienes votaron a Peña Nieto por guapo y se tragaron, todita, la historia de amor entre él y La Gaviotaaaaaaa).

   Un año después, vibrando todavía en nuestras aurículas el eco de ese magnífico apotegma, constatamos con pena que la frase fulgurante se quedó solo en eso: en palabrería fatua, rimbombante, hueca, vana; con un marco constitucional y legal diáfano como el agua y rotundo como el acero, López Obrador se traga, deglute y evacúa su sonoro discurso de hace apenas un año y se limpia los restos de su impudicia con un memorándum que pretende dejar sin efectos el entramado jurídico que vertebra —o debe vertebrar— la educación en México.

   Con una simpleza que pasma y un cinismo que escandaliza, no solo voluntariamente se sitúa al margen de la ley, sino que se encarama por encima de la propia Constitución; en ese punto, cobra vida una escena de la película “La Ley de Herodes”; en efecto, en un giro sorprendente de la ficción vuelta realidad, López Obrador se transfigura en ese Varguitas díscolo y marrullero quien, a su antojo, por sus tompiates, hace y deshace con la Carta Magna.

   En la escena de marras, un político apellidado —hágame Usted el refavrón cabor— “López” (Pedro Armendáriz jr.), le pregunta a Juan Vargas (Damián Alcázar), Presidente Municipal de San Pedro de los Saguaros: “¿De veras cambiaste la Constitución, cabrón? Me cae que eres un chingón”; y empieza a leer: “Y si la voluntad popular lo demanda, el periodo gubernamental del alcalde podrá prolongarse hasta por 20 años con posibilidad de reelección hasta por un máximo de cuatro veces”.2

   López Obrador no requirió de artificios; le bastó con un memorándum para dar marcha atrás a la reforma educativa y erigirse como constituyente y supremo legislador, con el beneplácito de un gabinete que, por vil, agachón y pusilánime, asquea: “Ayer el mandatario firmó un memorándum en el que ordena a las secretarías de Gobernación, Hacienda y Crédito Público, y Educación Pública, no aplicar las leyes de la reforma educativa aprobada en 2013”.3

   La legalidad de la medida lo resumo en el breve planteamiento de José Ramón Cossío, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en retiro: “Carece de motivación y fundamentación. No se cita una sola norma jurídica. Fácilmente impugnable jurídicamente”4

   No nos engañemos ni nos llamemos al error, así empiezan las dictaduras, con arrebatos y dislates originados en un poder absoluto. La pregunta, la única posible, es si lo vamos a consentir.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado: “Al margen de la ley nada, por encima de ella nadie: AMLO”, publicado el 22 de abril de 2018 por el periódico El Heraldo de México.
2 Véala en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=-IDJTPt6RdA, consultado el 20 de abril de 2019 a las 17.50 hrs.
3 Artículo de Pablo Hiriart titulado: “El presidente ordena desobedecer la ley”, publicado el 17 de abril de 2019 por el periódico El Financiero.
4 Artículo de Teresa Moreno titulado: “Memorándum de AMLO contra reforma educativa, ‘tomadura de pelo’: expertos”, publicado el 16 de abril de 2019 por el periódico El Universal.

15 DE ABRIL.

Foto de Notre Dame

   Ya, 15 de abril, en caridad de Dios.

   Ayer, Luis Abraham cumplió años; 30, para ser precisos. Por un pelo y su nacimiento podría haber empañado su biografía al considerarlo como una desgracia más, pero no, nos salvamos y nació un 14 de abril, mismo que celebró con sus amistades. Festejo al que no fui requerido, por cierto, y que, en otras condiciones merecería sonora trompetilla, pero no, me la reservo para mejor ocasión.

   Respecto de lo aciago de la víspera procedo a explicarme: una apretada recopilación —que el incendio de Notre Dame puso de relieve— da como resultado que la del 15 de abril es una fecha nefasta: ese día murió durante la madrugada, víctima de un asesino solitario, el Presidente Abraham LincoIn; años más tarde, aconteció el célebre hundimiento de El Titanic; en la misma data, esta vez en México, murió el icónico actor Pedro Infante; en 1989, la conocida como “Tragedia de Hillsborough” sucede en esa fecha, al igual que el atentado de la maratón de Boston casi veinticinco años después; finalmente, ayer, 15 de abril, ocurrió el espantoso incendio en Paris, oh la lá, de la afamada Catedral de Notre Dame.1

   Cabe decir que a ese histórico lugar me une un no sé qué que qué se yo. Recuerdo, como si fuera ayer, cuando abrí por primera vez la popular novela y cómo este párrafo me atrapó para siempre: “Cuando hace algunos años el autor de este libro visitaba o, mejor aún, cuando rebuscaba por la catedral de Nuestra Señora, encontró en un rincón oscuro de una de sus torres, y grabada a mano en la pared, esta palabra: ‘A AΓKH’”; “A AΓKH”… fatalidad. Junto a la “Ilíada” y “El Amor en los tiempos del Cólera”, la lectura de “Nuestra Señora de París” constituyó un hito en mi vida de lector, de soñador irredento, de ser humano.

   Como sea, ¿ven por qué Luisito estuvo cerca del despeñadero? Ha sido latocito —eso que ni qué—, pero de ahí a considerarlo una catástrofe pues no; la estadística no da para tanto.

   Bien, si lo de mi estado de ánimo no guarda relación con el cumpleaños de mi’jo ni con las desgracias que he reseñado, ¿a qué el título de estos párrafos? A que, por fin, llegaron estos días de asueto. No sé si los merezca o no (habrá sus opiniones); sólo sé que los anhelaba de todo corazón.

   La Semana Santa viene a mí con recuerdos mezclados; días de guardar, de reflexión y recogimiento espiritual, lo cierto es que han sido muchos esos días de molicie que pasé de vaguito aquí o allá. Recuerdo a mi mamá y el lejano “Coro de San Francisco” —un acontecimiento magnífico por donde se le mire, donde tanto aprendí de gente entrañable— y no puedo evitar que brote en mi pecho una sensación de nostalgia, de pérdida, de lamentación tal vez.

   No se trata de que este año vaya a ir a algún sitio, no voy a salir, sólo que resulta necesario alejarse un poco de esa cotidianidad, a veces tóxica; y dedicarle tiempo a esas minucias que de modo paulatino nos construyen poco a poco desde dentro: leer, escribir, disfrutar de una buena película o, de plano (porque también es necesario), meditar en la inmortalidad del cangrejo.

   Si es Usted religioso, no podrá permanecer ajeno a la experiencia mística de estos días; disfrútelos. Recuerdo que cuando Adolfo estaba en preparatoria solía irse a la sierra de “misiones”; en una de tantas, representó a uno de los dos ladrones que colgaron al lado de Jesús (creo que Dimas) y aquello fue un jolgorio; con el cuento de que puede durar tres meses sin cortarse el pelo, y como es delgadito, parece micrófono de los años ochentas.

   En fin, yo pretendo inaugurar estas fechas en fachas; terminar la soberbia recopilación de Borges que tengo pendiente desde hace semanas; avanzar un poco en la escritura de un texto que lleva comiéndome el cerebro desde hace meses; y volver a ver Ben-Hur (la versión original); ya vendrán el lunes y sus sinsabores a ponerme en mi lugar.

   Finalmente, confío —por el bien de mi espíritu y la paz de mi alma— en que esta penitencia de comer a cuentagotas tenga su mérito. La próxima vez que vea al doctor le voy a decir que eso del régimen está muy bien, pero que debería de considerar en el menú platillos propios de cada ocasión: lentejas, chacales y, ¿por qué no?, un tantitito de capirotada. O a ver, ¿cómo le vamos a hacer allá por las navidades?

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado: “De Notre Dame al Titanic: las tragedias que coinciden que coinciden el 15 de abril”, publicado el 16 de abril de 2019 por el periódico El Universal.