EL MEMORÁNDUM: REMAKE DE LA LEY DE HERODES.

Ley de Herodes

   Hace justo un año, el 22 de abril de 2018, el entonces candidato a la Presidencia de la República por MORENA acuñó, con todas sus letras, una frase lapidaria: “Al margen de la ley nada, por encima de ella nadie”;1 se oía bien.

   Conste que ni entonces ni ahora he creído en un discurso chambón —porque hay que ser idiota para creer en las palabras de alguien que, otra vez como entonces y como ahora, vive rodeado de una cáfila de trúhanes cuya labor primordial, para mantenerse en el cargo, es empalagar la oreja al vejete y hacerse eco de todas sus asnadas—; empero, repito, la expresión sonaba guapachosa, rumbera, contundente; con un retintín que endulzaba el oído de los mexicanos, hartos de los excesos de un Presidente cuyo desempeño, desde antes de serlo, dejaba ver sus brutales limitaciones por no decir su estupidez extrema (estoy convencido que los mismos infames crédulos que creen en los desplantes mesiánicos del López Obrador son quienes votaron a Peña Nieto por guapo y se tragaron, todita, la historia de amor entre él y La Gaviotaaaaaaa).

   Un año después, vibrando todavía en nuestras aurículas el eco de ese magnífico apotegma, constatamos con pena que la frase fulgurante se quedó solo en eso: en palabrería fatua, rimbombante, hueca, vana; con un marco constitucional y legal diáfano como el agua y rotundo como el acero, López Obrador se traga, deglute y evacúa su sonoro discurso de hace apenas un año y se limpia los restos de su impudicia con un memorándum que pretende dejar sin efectos el entramado jurídico que vertebra —o debe vertebrar— la educación en México.

   Con una simpleza que pasma y un cinismo que escandaliza, no solo voluntariamente se sitúa al margen de la ley, sino que se encarama por encima de la propia Constitución; en ese punto, cobra vida una escena de la película “La Ley de Herodes”; en efecto, en un giro sorprendente de la ficción vuelta realidad, López Obrador se transfigura en ese Varguitas díscolo y marrullero quien, a su antojo, por sus tompiates, hace y deshace con la Carta Magna.

   En la escena de marras, un político apellidado —hágame Usted el refavrón cabor— “López” (Pedro Armendáriz jr.), le pregunta a Juan Vargas (Damián Alcázar), Presidente Municipal de San Pedro de los Saguaros: “¿De veras cambiaste la Constitución, cabrón? Me cae que eres un chingón”; y empieza a leer: “Y si la voluntad popular lo demanda, el periodo gubernamental del alcalde podrá prolongarse hasta por 20 años con posibilidad de reelección hasta por un máximo de cuatro veces”.2

   López Obrador no requirió de artificios; le bastó con un memorándum para dar marcha atrás a la reforma educativa y erigirse como constituyente y supremo legislador, con el beneplácito de un gabinete que, por vil, agachón y pusilánime, asquea: “Ayer el mandatario firmó un memorándum en el que ordena a las secretarías de Gobernación, Hacienda y Crédito Público, y Educación Pública, no aplicar las leyes de la reforma educativa aprobada en 2013”.3

   La legalidad de la medida lo resumo en el breve planteamiento de José Ramón Cossío, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en retiro: “Carece de motivación y fundamentación. No se cita una sola norma jurídica. Fácilmente impugnable jurídicamente”4

   No nos engañemos ni nos llamemos al error, así empiezan las dictaduras, con arrebatos y dislates originados en un poder absoluto. La pregunta, la única posible, es si lo vamos a consentir.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado: “Al margen de la ley nada, por encima de ella nadie: AMLO”, publicado el 22 de abril de 2018 por el periódico El Heraldo de México.
2 Véala en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=-IDJTPt6RdA, consultado el 20 de abril de 2019 a las 17.50 hrs.
3 Artículo de Pablo Hiriart titulado: “El presidente ordena desobedecer la ley”, publicado el 17 de abril de 2019 por el periódico El Financiero.
4 Artículo de Teresa Moreno titulado: “Memorándum de AMLO contra reforma educativa, ‘tomadura de pelo’: expertos”, publicado el 16 de abril de 2019 por el periódico El Universal.
Anuncios

15 DE ABRIL.

Foto de Notre Dame

   Ya, 15 de abril, en caridad de Dios.

   Ayer, Luis Abraham cumplió años; 30, para ser precisos. Por un pelo y su nacimiento podría haber empañado su biografía al considerarlo como una desgracia más, pero no, nos salvamos y nació un 14 de abril, mismo que celebró con sus amistades. Festejo al que no fui requerido, por cierto, y que, en otras condiciones merecería sonora trompetilla, pero no, me la reservo para mejor ocasión.

   Respecto de lo aciago de la víspera procedo a explicarme: una apretada recopilación —que el incendio de Notre Dame puso de relieve— da como resultado que la del 15 de abril es una fecha nefasta: ese día murió durante la madrugada, víctima de un asesino solitario, el Presidente Abraham LincoIn; años más tarde, aconteció el célebre hundimiento de El Titanic; en la misma data, esta vez en México, murió el icónico actor Pedro Infante; en 1989, la conocida como “Tragedia de Hillsborough” sucede en esa fecha, al igual que el atentado de la maratón de Boston casi veinticinco años después; finalmente, ayer, 15 de abril, ocurrió el espantoso incendio en Paris, oh la lá, de la afamada Catedral de Notre Dame.1

   Cabe decir que a ese histórico lugar me une un no sé qué que qué se yo. Recuerdo, como si fuera ayer, cuando abrí por primera vez la popular novela y cómo este párrafo me atrapó para siempre: “Cuando hace algunos años el autor de este libro visitaba o, mejor aún, cuando rebuscaba por la catedral de Nuestra Señora, encontró en un rincón oscuro de una de sus torres, y grabada a mano en la pared, esta palabra: ‘A AΓKH’”; “A AΓKH”… fatalidad. Junto a la “Ilíada” y “El Amor en los tiempos del Cólera”, la lectura de “Nuestra Señora de París” constituyó un hito en mi vida de lector, de soñador irredento, de ser humano.

   Como sea, ¿ven por qué Luisito estuvo cerca del despeñadero? Ha sido latocito —eso que ni qué—, pero de ahí a considerarlo una catástrofe pues no; la estadística no da para tanto.

   Bien, si lo de mi estado de ánimo no guarda relación con el cumpleaños de mi’jo ni con las desgracias que he reseñado, ¿a qué el título de estos párrafos? A que, por fin, llegaron estos días de asueto. No sé si los merezca o no (habrá sus opiniones); sólo sé que los anhelaba de todo corazón.

   La Semana Santa viene a mí con recuerdos mezclados; días de guardar, de reflexión y recogimiento espiritual, lo cierto es que han sido muchos esos días de molicie que pasé de vaguito aquí o allá. Recuerdo a mi mamá y el lejano “Coro de San Francisco” —un acontecimiento magnífico por donde se le mire, donde tanto aprendí de gente entrañable— y no puedo evitar que brote en mi pecho una sensación de nostalgia, de pérdida, de lamentación tal vez.

   No se trata de que este año vaya a ir a algún sitio, no voy a salir, sólo que resulta necesario alejarse un poco de esa cotidianidad, a veces tóxica; y dedicarle tiempo a esas minucias que de modo paulatino nos construyen poco a poco desde dentro: leer, escribir, disfrutar de una buena película o, de plano (porque también es necesario), meditar en la inmortalidad del cangrejo.

   Si es Usted religioso, no podrá permanecer ajeno a la experiencia mística de estos días; disfrútelos. Recuerdo que cuando Adolfo estaba en preparatoria solía irse a la sierra de “misiones”; en una de tantas, representó a uno de los dos ladrones que colgaron al lado de Jesús (creo que Dimas) y aquello fue un jolgorio; con el cuento de que puede durar tres meses sin cortarse el pelo, y como es delgadito, parece micrófono de los años ochentas.

   En fin, yo pretendo inaugurar estas fechas en fachas; terminar la soberbia recopilación de Borges que tengo pendiente desde hace semanas; avanzar un poco en la escritura de un texto que lleva comiéndome el cerebro desde hace meses; y volver a ver Ben-Hur (la versión original); ya vendrán el lunes y sus sinsabores a ponerme en mi lugar.

   Finalmente, confío —por el bien de mi espíritu y la paz de mi alma— en que esta penitencia de comer a cuentagotas tenga su mérito. La próxima vez que vea al doctor le voy a decir que eso del régimen está muy bien, pero que debería de considerar en el menú platillos propios de cada ocasión: lentejas, chacales y, ¿por qué no?, un tantitito de capirotada. O a ver, ¿cómo le vamos a hacer allá por las navidades?

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de la redacción titulado: “De Notre Dame al Titanic: las tragedias que coinciden que coinciden el 15 de abril”, publicado el 16 de abril de 2019 por el periódico El Universal.

SUECIA: EL INFIERNO QUE NOS ESPERA.

Colage

   Yo no creo que limpiar parabrisas, vender artículos en las calles, hacer malabares o, de plano, pedir limosna, sea malo per se; las personas buscamos subsistir de cualquier modo; y esas son actividades tan dignas como cualquier otra si de sobrevivir se trata; máxime cuando está involucrada la propia familia.

   Recuerdo que alguna vez, el Adolfo, chiquito, obtuvo resultados escolares catastróficos —lo de “chiquito” es una aclaración innecesaria porque a los 17 seguía en las mismas (pero esa es otra historia)—; y fue amenazado de modo fulminante con que, “de seguir así, íbamos a tener que mandarlo a vender chicles”. Adolfo se quedó muy serio y después de un rato preguntó con una cara mezcla de ternura e inocencia que dieron al traste con la amenaza: “¿cuándo empiezo?”; en tanto que, en algún momento de su procelosa existencia, a Luis Abraham le dio por vender dulces afuera de su casa. Con esos antecedentes, es evidente que yo creo en la libertad de las personas de salir a delante a como dé lugar, cumpliendo una única condición: que no salgan afectados los demás.

   ¿A qué viene el párrafo anterior? Porque es muy fácil declararse solidario sin medir las consecuencias; permítanme un ejemplo: si de algo podemos hablar con absoluta seguridad es del infierno que se vive en Suecia en la actualidad; si Usted goglea, sin comillas, la expresión: “paraíso Suecia” aparecerá lo siguiente: “Cerca de 13,000,000 resultados”. De esta multitud de entradas, muchas de ellas aluden a ese fenómeno que llevó a Suecia del paraíso al infierno, a partir de un desacertado control migratorio.

   Con datos que no pretenden ser “duros” pero sí ilustrar este aserto, tenemos que: uno de cada dos suecos vive solo y uno de cuatro muere en soledad, existen cadáveres sin reclamar;1 Suecia es uno de los países con más violencia física y sexual hacia la mujer; 2 por otro lado, en 2016, la queja recurrente de los ciudadanos suecos era que no había apartamentos ni trabajo y que no se podía ir de compra sin un arma;3 a fines de 2017, Suecia poseía el espantoso récord de ser el país “con mayor número de ataques con explosivos en un mes”;4 y un año después, además de registrar “un repunte de la criminalidad en los suburbios” padeció una oleada de antisemitismo nunca antes vista.5 En síntesis, en pocos años, Suecia se ha convertido en un “averno de inseguridad, violencia callejera y fundamentalismo islámico. Así, merced al deletéreo multiculturalismo que ha orientado a sus políticos en los últimos tiempos, ya no hay ni rastro de aquel país avanzado, próspero y tolerante que fascinó al progresismo mundial”.6

   A no dudarlo, ciertamente sí hubo una época en que Suecia, por su modelo democrático y políticas sociales, constituía un ejemplo para Europa y para el mundo; no lo es más. A esa triste condición llegó, además de políticas idiotas de pseudoizquierda, por ese auge desmedido de la inmigración.

   Suecia debería ser un referente, contundente además, para México; frente a las declaraciones irresponsables de AMLO de hace pocos días —en el sentido de que (echémonos a reír) “México detendrá el flujo migratorio con visas de trabajo7— Suecia constituye un espejo en el cual deberíamos mirarnos. Un país con índices de bienestar jamás soñados por nuestros políticos, vive hoy sumido en el pasmo que el descontrol migratorio y la pluriculturalidad desbordada han provocado.

   El horno no está para bollos: en los primeros cuatro meses de gobierno la cifra de homicidios, en promedio y reconocida por el propio Presidente, ha sido de 9 mil 523;8 y no solo ha crecido el número de asesinatos; para muchos (me incluyo) ha aumentado “el grado de barbarie, por parte del crimen, es decir, estamos viendo carros bomba, cosa que no habíamos visto; estamos viendo quema de lotes de autos […] e incluso vemos un asalto en una proporción inaudita en cuanto al número de dinero […] como el del Aeropuerto Internacional del Bajío”.9

   No es cosa de comer tacos de lengua; es cosa de poner freno a la insania de un mitómano senecto, prejuicioso e ignorante.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Mario Silar titulado: “Infernal 'paraíso' de la soledad sueca: individualismo y estado de bienestar”, publicado el 16 de diciembre de 2016, disponible en el sitio: http://www.expansion.com/actualidadeconomica/analisis/2016/12/16/5853c4c6e5fdeaaf588b463f.html, consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.00 hrs.
2 Artículo de Verónica Palomo titulado: “La perfección nórdica es mentira: soledad, alcohol y antidepresivos”, publicado el 27 de mayo de 2017, por el periódico El País.
3 Artículo de Ingrid Carlqvist titulado: “Suecia, del paraíso al infierno: No hay apartamentos, no hay trabajo, no se puede ir a comprar sin una pistola”, publicado el 23 de enero de 2016, disponible en el sitio: http://www.alertadigital.com/2016/01/23/suecia-del-paraiso-al-infierno-no-hay-apartamentos-no-hay-trabajo-no-se-puede-ir-a-comprar-sin-una-pistola/consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.25 hrs.
4 Artículo de Mario Silar titulado: “Suecia, del paraíso socialdemócrata al infierno islamista: 17 ataques explosivos en el último mes”, disponible en el sitio: https://www.actuall.com/democracia/sueciadel-paraiso-socialdemocrata-al-infierno-islamista-17-ataques-explosivos-en-el-ultimo-mes/, consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.10 hrs.
5 Artículo de Gloria Pivetal titulado: “Antisemitismo y violencia: el islam radical acaba con el 'paraíso para inmigrantes' sueco”, publicado el 9 de enero de 2018, disponible en el sitio: https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-01-09/suecia-inmigrantes-violencia-antisemitismo_1503128/ consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.35 hrs.
6 Artículo de Julio Llorente titulado: “Suecia, ¿paraíso de tolerancia o infierno multicultural?”, publicado el 18 de abril de 2018, por el periódico Gaceta.
7 Artículo titulado: “México detendrá flujo de migrantes con visas de trabajo: López Obrador”, publicado el 28 de marzo de 2019, disponible en el sitio: https://www.informador.mx/mexico/Mexico-detendra-flujo-de-migrantes-con-visas-de-trabajo-Lopez-Obrador-20190328-0067.html consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.40 hrs.
8 Información disponible en la siguiente dirección electrónica: https://www.youtube.com/watch?v=2DsFVM54cJM, consultado el 12 de abril de 2019 a las 16.15 hrs.
9 Información disponible en la siguiente dirección electrónica: https://www.youtube.com/watch?v=V96IhFxOlsc, consultado el 12 de abril de 2019 a las 17.00 hrs.


			

AJO Y AGUA.

56b8f1da53942

   Perdido en un mar de cavilaciones —no sé si seguirle con la chirinola del Consejo de la Judicatura local (cada día más hilarante considerando la imbecilidad de los diputados que se han “ocupado” del tema), o bordar sobre alguna de las estupideces que, a diario, nos prodiga Andrés Manuel (como aquella de comparar a los pobres con “animalitos”;1 o la otra, más grave, de que 8 de cada 10 contratos que otorga lo hace vía adjudicación directa, el monto rebasa los 26 mil millones de pesos2)—, opto por el camino de la prudencia, fenómeno bastante extraño en mí, a qué negarlo, y doy cuenta, puntual, de la tristeza que me acongoja.

   Resulta que estoy, o me puse, a dieta. En efecto, como algunos individuos que yo conozco, y de los que no quiero decir su nombre, quienes deberían estar a pan y agua, así yo. Con un hambre atroz (que no es lo mismo “que con un hombre atrás”), desgrano mis días y cuento las horas para mi próximo yantar.

    Todo comenzó una gélida y malhadada mañana de enero de este año con una llamada telefónica que, lejos estaba yo de columbrar, iba literalmente a cambiar mi vida.

    Resulta que el Aarón —quien sepa quién es bien y quién no ni modo— me llamó para decirme que una amiga suya que se llama no me acuerdo cómo y trabaja en no sé dónde, quería hacer un estudio de no sé qué; el quid del asunto es que la individua quería hacer una serie de pruebas relativas al sobrepeso y andaba buscando conejillos de Indias.

    Como de conejo no tengo mucho, pero de indio sí (nomás espérese a que me deje crecer los bigotes y va Usted a confirmarlo), acepté someterme como voluntario al mentado experimento. Contar los detalles no viene al caso, bástele saber, querida lectora, apreciado lector, que no pasé de la primera prueba; quiero decir, sí la pasé pero me deprimí tanto con los resultados que dejé el asunto en un “ahi muere”.

    ¡Ah! Pero como la consciencia es socarrona y argüendera, estuvo a dale y dale con los datos que arrojó el estudio, de los que menciono tres por su particular relevancia: sobrepeso de 18 kilos, edad metabólica de 75 años y obesidad grado 1; “¡en la mádere!”, me dije; así que empezar la dieta sólo era cuestión de tiempo.

   Dábale vueltas al asunto una vez y otra; me veía de perfil frente al espejo, metía la panza, sacaba el pecho, me paraba “derechito” (lo más derechito que la joroba que se me está haciendo entre la espalda y el cuello lo permite) y no había remedio, el fatídico resultado era el mismo siempre: parecía papa (bueno, parezco papa, porque apenas llevo cuatro días de agonía).

   Decidido a cambiar las cosas; convencido —como Mahoma en el asunto ése de la montaña— de que la flaquez nunca iba a venir a mí sino que era yo quien tenía que ir en pos de ella, me puse a dieta y en esas estamos: a ajo y agua (a joderse y aguantarse).

    Si a Usted esta carta se le hace cortita, es natural, yo veo doble, así que a mí me parece enciclopédica. Además, ni se me pare enfrente, pues, a cualquier cristiano lo veo como un filete en potencia, por no hablar del humor de perros que me cargo. Para más inri, el doctor dijo del alcohol que “ni mirarlo” y no es cosa de ponerme creativo y echarme un alipús con los ojos cerrados.

   Y ya me voy que me toca mi colación. Dice el doctor que se llama “comida metabólica” y que no puedo saltearla porque resulta fundamental; es cierto, yo la veo con la misma ternura que un náufrago mira a su isla en el centro del océano; o el perdido en el desierto, al oasis salvador, en medio de la nada. Nunca, nunca, nunca, unos trocitos de apio me habían hecho tan feliz; ni siquiera en clamato.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

1 Artículo de la redacción titulado: “AMLO comparó a los pobres con ‘animalitos’ esto dijo”, publicado el 29 de marzo de 2019 por el periódico El Universal.
2 Artículo de Mathieu Tourliere titulado: “Gobierno de AMLO otorga 8 de cada 10 contratos públicos mediante adjudicación directa”, publicado el 28 de marzo de 2019 por el semanario Proceso.

PODER JUDICIAL: PILA DE AGUA BENDITA.

Colage

   Me pasó como en el cuento de Augusto Monterroso: cuando pensé que había despertado, me enfrenté con que el horror “todavía estaba ahí”.1

   En efecto, cuando parecía que el Poder Judicial del Estado de Chihuahua se había recuperado de la barbarie sufrida meses atrás —cuando los poderes Ejecutivo y Legislativo (con el auxilio y la complacencia de algunos integrantes del propio Poder Judicial) se empeñaron en defenestrar por todos los medios a su alcance a algunos de sus integrantes—, nos llegan las nuevas de que, por un lado, otra vez el Congreso del Estado, con el auxilio del Senador por MORENA, Cruz Pérez Cuéllar, “solicitaron a la Suprema Corte, destituir a los consejeros de la Judicatura”;2 y por otro, en paralelo y por pura vil casualidad, uno de los propios consejeros, el flamante y nunca bien ponderado licenciado don Joaquín Sotelo Mesta (juar, juar, juar), al tiempo que es acusado de acoso laboral y sexual, presentó una denuncia ante la Fiscalía de Combate a la Corrupción, para que investigue si los resultados de los exámenes aplicados a aspirantes a jueces y magistrados fueron efectivamente los que revisó el Consejo de la Judicatura local.3

    No obstante, no es posible olvidar el contexto en el que se dan esta serie de fenómenos; meses atrás, una minoría en el seno del propio Congreso presentó una acción de inconstitucionalidad en contra de presuntas violaciones al proceso legislativo llevado a cabo en el trámite relativo al dictamen del Paquete Económico 2019,4 mismo que, directamente, incide en el Presupuesto de Egresos del Poder Judicial.

   Es decir, en lo que ya parece deporte nacional: agarrar al Poder Judicial como su puerquito o como pila de agua bendita, esta Legislatura se “estrena” con sendos medios impugnativos tendentes a desestabilizarlo, con el auxilio de un imbécil (otro).

   Al respecto, antes de que “entren en calor”, habría que recordarles a los diputados locales que más vale que se abstengan de opinar en el asunto del Consejo de la Judicatura pues no falta el legislador creativito (para no decirle más feo) que pide que el Congreso intervenga en este punto y cite a Sotelo “para que aclare irregularidades en Judicatura”;5 sin tomar en cuenta dos o tres cosas: la primera, y más importante, eventualmente el Congreso podría ser parte de la chirinola si ocurre, como es posible, que deba abocarse al conocimiento de las supuestas responsabilidades que involucra la denuncia, vía declaración de procedencia; de hacerlo, de no abstenerse en este punto, se estaría prejuzgado y, por ende, violando un principio fundamental en la administración de justicia como es el de imparcialidad; en segundo lugar, son varios los soplamocos que el Poder Judicial federal le ha puesto en la jeta al Poder Legislativo local, dos de los más memorables: la declaración de inconstitucionalidad de algunos de los preceptos de la Constitución local —hecha a medida y a lo tarugo— y la revocación de los decretos idiotas por los que se pretendía desconocer a los magistrados de las salas regionales en Hidalgo del Parral; de plano, algunos diputados no aprenden o, como los caballeros, no tienen memoria; y en tercero, lo más penoso de este asunto es que toda una Legislatura —con sus asegunes, que conste— se deje arrastrar por una yunta de solovinos (rescatados del socavón de la historia de puritito milagro): en tierra de ciegos el tuerto es güey.

   Bien harían en dejar trabajar en paz al Poder Judicial para hacer realidad, en los hechos, el discurso de respeto a la división de poderes que, como suele ocurrir en estos casos, no se les cae de la boca.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com

1 “El dinosaurio” es un microcuento que dice: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.
2 Artículo de Eduardo González titulado “Buscan diputados y senador de nuevo ‘tumbar’ Consejo de la Judicatura”, publicado el 30 de marzo de 2019, por el periódico El Heraldo de Chihuahua.
3 Artículo de la redacción titulado “Estalla guerra corralista”, publicado el 29 de marzo de 2019, por el periódico El Diario.
4 Artículo de Saúl García Meza titulado “Interponen Morena y PRI recurso judicial contra Paquete Económico”, publicado el 20 de marzo de 2018, por el periódico El Heraldo de Chihuahua.
5 Artículo de Eduardo González titulado “Citará Congreso a Sotelo para que aclare irregularidades en Judicatura”, publicado el 01 de abril de 2019, por el periódico El Heraldo de Chihuahua.




Propuesta de carta de AMLO a Donald Trump

maxresdefault

Sr. Donald John Trump.

Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Presente.

Dear Donald:

   Semanas atrás, en uso de las facultades metaconstitucionales que la Constitución no me otorga, como Presidente de la República, remití una misiva a Felipe VI, Rey de España, y otra al Papa Francisco, pidiéndoles disculpas por los abusos de la Conquista. En esas estaba, cuando alguien me recordó el asunto de las relaciones México-Estados Unidos.

   Antes de continuar, le ofrezco a Usted, señor Presidente, mis más sentidas disculpas porque esta carta esté escrita en español; ello ocurre de ese modo, primero, porque orgullosamente ese es mi idioma; y segundo, porque no sé otro —aunque bien podría agregar una tercera: no estoy muy convencido de la calidad de las traducciones—.

   Continúo: ciertamente, hace un mes, más o menos, aseguré que nuestra comunicación es tan buena que por el momento no respondería ‘a ningún comentario del mandatario norteamericano, a fin de no ‘testerear’ la relación’;[1] sin embargo, por cómo están las cosas (the oven is not for buns)[2] y en virtud de la lista de reclamos pendientes (posiblemente la semana que entra envíe una misiva al Gobierno de Bélgica exigiéndole disculpas por el asunto de Maximiliano y Carlotita y que nos paguen las balas con que lo fusilamos —pero ese es otro asunto—), no tengo más remedio que remitir la presente.

   Lo anterior visto que, en un recuento breve de nuestra historia patria, sucinto y no muy prolijo —aunque suficiente para legitimar varias disculpas por parte de ustedes—, tenemos: la anexión de Texas, que culminó con la injusta guerra contra nuestro país a mitad del Siglo XIX;[3] el robo de más de la mitad de nuestro territorio, equivalente a dos millones de kilómetros cuadrados, incluidos los yacimientos de oro de la Alta California;3 el exhorto contenido en una circular de 1904, suscrita por su homólogo Teodoro Roosevelt, por la que instruyó a sus embajadas, legaciones y consulados a emplear la voz ‘América’ como sinónimo de ‘Estados Unidos’, con la que se nos despojó de un nombre que era propio de todos por igual;[4] su alevosa intromisión en el golpe de Estado de 1913, contra el Presidente legítimo (él sí), ‘Gustavo Madero’ (sic),[5] o séase la caída de la ‘Tercera Transformación’;[6] el desembarco de los marines en el puerto de Veracruz, en 1914;[7] la famosa, e inútil, ‘Expedición punitiva’ contra Pancho Villa a cargo de Pershing, entre 1916 y 1917;[8] y el tratado de Bucareli.[9]

   Este oprobio reiterado se remonta a las Guerras de Reforma, durante la ‘Segunda Transformación’, cuando los liberales mexicanos a menudo se confabulaban desde Nueva York o Nueva Orleans; por no hablar del apoyo económico y militar estadounidense que resultó crucial para su causa; ¿el precio? Derechos permanentes de paso, intervención y explotación sobre franjas del territorio mexicano, ofrecidos por el insigne Benito Juárez, a través de su testaferro Melchor Ocampo; a Dios gracias la oferta no prosperó, pero años después un secretario de Estado suyo, James Blaine, fue el responsable de conceptualizar lo que él llamó: ‘penetración pacífica’ hacia México, al proponer: la inversión de capitales, la construcción ferroviaria y ‘las reglas de comercio adecuadas’. Con ello inició, en un año tal lejano (1880), la ‘americanización’ de la economía mexicana.[10]

   En este punto, señor Presidente, me parece pertinente recordar las palabras de don Justo Sierra Méndez, quien admiraba al pueblo cuyo centro de gravedad política es el Capitolio (es decir, al suyo); empero, yo tampoco soy de aquellos que ‘se pasan la vida arrodillados ante él, ni de los que siguen alborozados, con pasitos de pigmeo, los pasos de este gigante, que, en otro tiempo, fue el ogro de nuestra historia […] Pertenezco a un pueblo débil, que puede perdonar, pero que no debe olvidar la espantosa injusticia cometida con él hace medio siglo’.[11]

   Sobre esas bases, con todo respeto, lo comino, señor Presidente, a que ofrezca disculpas al pueblo de México y garantice la reparación de los daños, a través de su Gobierno (el mío), por los abusos, atrocidades y despojos, de los que ha sido objeto (el pueblo de México), en casi dos siglos de historia (mexicana).

   Sin más por el momento, a la espera de su apreciable respuesta, quedo puntualmente suyo y reciba un cálido abrazo de mi parte,

Lic. Andrés Manuel López Obrador.

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Posdata. El inventario de la entrega-recepción de Texas, California, Nevada, y Utah, así como las partes correspondientes de Arizona, Colorado, Nuevo México, Wyoming, Oklahoma y Kansas, lo podemos formalizar, vía la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Posdata 2. Saludos a Daisy”.

[1] Artículo de Jorge Monroy titulado: “AMLO reitera que no quiere afectar relación con Trump”, publicado el 28 de febrero de 2019, por el periódico El Economista.
[2] El horno no está para bollos.
[3] Artículo de  Judith Amador Tello titulado: “Del Tratado de Guadalupe Hidalgo al TLCAN”, publicado el 17 de febrero de 2018, por el semanario Proceso. Pág. 496. Pp. 
3 ULLA ORTIZ, Berta. “Historia diplomática” en revista Historia Mexicana, vol. 15, no. 4, abril-junio, 1966). El Colegio de México. México. Pp. 495-530. Pág. 496.
[4] KRAUZE. Enrique. “Looked at Them” in Falling behind. Francis Fukuyama (editor). Oxford. University press. USA. 2010.
[5] Literalmente así lo dijo en el minuto 48 con 06 segundos de su conferencia matutina; visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=bsguReBJcz8&feature=youtu.be, consultado el 26 de marzo de 2019 a las 21.00 hrs.
[6] Ver: ALTAMIRANO, Graziella. “Minutos que cambiaron la historia: Pedro Lascurain y la Decena Trágica” en revista BiCentenario, no.19. Pp. 40-47.
[7] Ver: Secretaría de Marina-Armada. La invasión a Veracruz de 1914 enfoques multidisciplinarios la invasión a Veracruz de 1914 enfoques multidisciplinarios. Secretaría de Marina-Armada de México. México. 2015.
[8] Como dato curioso, quede el registro de Columbus celebrándolo 100 años después. Artículo de José Juan de Ávila titulado: “Columbus revive el mito de ‘Pancho Villa’”, publicado el 09 de marzo de 2016, por el periódico El Universal.
[9] Artículo de Luz Aurora Sánchez Zamora, titulado: “¿Por qué México no produce tecnología?; visible en el sitio: https://revista-aletheia.ieu.edu.mx/documentos/A_opinion/2018/8_Agosto/Art_Op_5.pdf, consultado el 26 de marzo de 2019 a las 21.15 hrs.
[10] HERRERA, Octavio y SANTA CRUZ, Arturo. Historia de las relaciones internacionales de México, 1821-2010. Volumen 1 América del Norte. Mercedes de Vega (Coord.). Secretaria de Relaciones Exteriores. México. 2011. Pág. 170.
[11] Cámara de Diputados. Muro De Honor del Salón de Plenos de la H. Cámara de Diputados. Letras de Oro. Justo Sierra Méndez. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. México. 2006. Pág. 13.

 

PROGRAMADOS PARA CONQUISTAR EL MUNDO… O PERDER PESO.

14734245508937

   Yo había decidido que no quería estudiar más. Se vale estar cansado.

   Luego de concluir el doctorado en Derecho Judicial (en un ratito más mi buen amigo Juan Enrique López, el “Lengua de Hacha”, va a poder decirme “doitor” con pleno derecho) vino Luisa a sonsacarme —y Angy a convencerme— y me metí a la Especialidad en Mediación y Gestión de Conflictos que se imparte en el INFORAJ. Uno de los argumentos torales que empleó la segunda para persuadirme fue la calidad del proyecto (docentes, plan de estudios, etc.) y la verdad es que no se equivocó. Al día de hoy he concluido cuatro módulos (estamos a la mitad del quinto) y, sin excepción, debo decir que ha sido una sorpresa grata en extremo y sin ningún fallo.

   No obstante, este fin de semana para mí fue excepcional; panista desde siempre, por convicción, de primera línea de batalla, panista con uñas y dientes —que más de una vez afilé a costa de algún correligionario (pero esa es otra historia)—, el de Programación neurolingüística (PNL) es un tema de sobra conocido. Recuerdo un malévolo artículo escrito años atrás: “Su formación empresarial [la de Pancho Barrio] y su vocación por la literatura novedosa de supermercado lo hicieron caer en la moda de la programación neurolinguística -una variante retorcida de la superación personal- que luego quiso hacerles llegar a todos sus burócratas. El resultado fue de caricatura, porque los empleados estatales -aseguran ellos- aprendieron a levitar y a usar -como Kalimán- el poder de la mente”.1 Para mal, con esa impresión me quedé.

   Hasta el viernes.

   Resulta que el módulo de PNL, a cargo de la maestra Araceli Viezcas, fue toda una revelación.

   Más allá de comprar el discurso (me da penita empezar con esas cosas a mis 52), lo cierto es que me sedujo la visión detrás del mismo; de las seis características de lo que se llama la “mente inconsciente” rescato una sola para ilustrar este punto: pensar y hacer son lo mismo. No deseo adentrarme en la mística del planteamiento (recordemos cómo la Biblia nos dice que, en un principio, la tierra estaba desordenada y vacía y “dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz”;2 así, Dios creó la luz sólo con la palabra; dicho de otro modo: hay un milagro en la boca de Dios pues, aparejada al verbo, se haya la existencia de cualquier cosa que él diga) y ni siquiera aludir al énfasis en la capacidad del individuo de creer en algo (para empezar en sí mismo) y obrar en consecuencia; no, me detengo en una noción más modesta pero no por eso menos valiosa: la necesidad de reconocer y apreciar en su justa y extraordinaria medida el milagro de estar vivos.

   En algún momento, la maestra nos invitó a comenzar a transformar nuestra vida a partir de pequeñas cosas que no nos cuesten un gran esfuerzo, como una especie de leve ejercicio calisténico, en ese afán de empezar a doblegar la propia voluntad; y como ejemplo puso, literalmente, la necesidad de dar gracias, al amanecer y al anochecer, por ese prodigio cotidiano de abrir los ojos y “pisar el suelo”. Y sí, ¡Dios mío! ¡Qué maravilla!: “abrir los ojos y pisar el suelo”. En nuestro diario devenir, inmersos en insulsas preocupaciones muchas veces, empezamos a olvidarnos, a desdeñar, ese portento cotidiano de respirar, de ver, de oler, de oír, de caminar… y la obligación inevitable de dar gracias.

   Solo por ese recordatorio, tan vigente, tan bien planteado, tan necesario, ha valido la pena regresar a la escuela y cursar la especialidad, particularmente este módulo.

   Debo decir, por otro lado, que alentado un poco por ese espíritu de mantenerse vivo merced a una actitud positiva, me metí a estudiar francés; confío en que después de ese mágico vigésimo primer día (fin de la tercera semana) y la práctica constante me libere de mis miedos y este yo mío —tan necio en un montón de cosas— se ponga flojito y cooperando en este asunto. ¡Merci pour tout, mon Dieu!

   Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.comluvimo6614@hotmail.com 

1 Artículo titulado: “Hechos históricos de Chihuahua”; visible en la siguiente dirección electrónica: http://hechos-historicos-chihuahua.blogspot.com/2013/12/, consultado el 23 de marzo de 2019 a las 23.25 hrs.
2 Génesis 1:3. Reina-Valera 1960.