AMLO MAYWEATHER.

combo_trump_amlo_0

   Muy lejos estoy de pensar que AMLO sea el mejor kilo por kilo en su categoría —como sí lo creo de Floyd Mayweather—; el título de estas líneas se explica porque en el debate del 22 de abril quedó claro que, al igual que el púgil, AMLO tiene una guardia muy cerrada y de idiota “mete el cuerpo”.

   De ladito, esquinado, sonriendo cínicamente, atrincherándose en que va arriba en las encuestas, el tabasqueño se limitó a machacar los lugares comunes de su campaña incluida la barbaridad esa de que éste es el cuarto momento de la República con él al frente, al lado de Benito Juárez, Fco. I. Madero y Lázaro Cárdenas.

   Inmodestia aparte, AMLO no contestó ninguno de los cuestionamientos directos ni se “enganchó” con ninguna de las invectivas de que fue objeto. No defendió a Alfonso Romo, su coordinador, a quien públicamente en su libro sobre el FOBAPROA acusó de ladrón; no supo explicar —y sí se contradijo— su propuesta sobre la amnistía a los delincuentes; increíblemente, afirmó que “no significa impunidad”; ah carajo, si la amnistía no es impunidad por definición, ¿entonces qué es? ¿Camote? Habla de justicia y de combate a la impunidad sin explicar el perdón ofertado a la “Mafia del Poder” con Carlos Salinas y a Enrique Peña a la cabeza.

   Su demagogia pareciera no tener límites y llegó a un punto álgido al incluir, dentro del  “grupo de expertos” para elaborar un plan de seguridad, al Papa Francisco; el domingo lo volvió a repetir, sin sonrojos y en cadena nacional. Me imagino que el Papa estaría muy agradecido y vendría corriendo a apoyar a un proabortista de closet.

   Para variar, las mentiras menudearon; enfático, empezó diciendo que como Jefe de Gobierno redujo la incidencia delictiva pero “olvidó”, tuvieron que recordársela, la “Marcha contra la delincuencia del 27 de junio de 2004”; cuando cientos de miles de ciudadanos tomaron las calles, principalmente, en la ciudad de México, para reclamar la inseguridad rampante.

   En resumen, se vio al AMLO de siempre: embustero, populista, demagogo, incapaz de explicar de qué ha vivido los últimos quince años; qué ha hecho con  los miles de millones de pesos que ha recibido vía su Partido, MORENA; y cuánto ganan sus hijos y hermanos dentro de él; el mismo Pejehablador que afirma sin ton ni son qué debe hacerse sin detallar el cómo; “El Chimoltrufio” que omite responder porqué en un foro propone y promete una cosa y, cambiado el escenario, propone y promete otra.

   Pues a pesar de la exhibida épica, creo que AMLO salió indemne. Eso debería horrorizarnos; significa, que uno de los políticos más corruptos e ineptos que ha producido este país —lo que ya es mucho decir— sigue estado firme en el ánimo de los mexicanos; eso habla de nuestro desaliento, del hartazgo, de la falta de imaginación y de nuestra incapacidad de generar alternativas plausibles.

   Lo que es peor, esa visión miope, falaz, incapaz de asumir la propia responsabilidad como punto de partida para construir una nueva realidad más luminosa, parce compartida por miles de ciudadanos cuya única esperanza para transitar a un México mejor, tal pareciera, es aceptar los espejitos que les ofrece un merolico con aires mesiánicos rodeado de una pandilla de conocidos rufianes. Esperemos que el pueblo de México “se faje”.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 

 

Anuncios

EL CUMPLE DE LUIS.

Luis cantando con Juan Ramón editada

El sábado, andaba yo de patita de perro. Contar los detalles no viene mucho al caso, porque luego hasta en comercial queda y no es por ahí.

El asunto es que había la necesidad de celebrar varios festejos de manera simultánea y entre ésos iba el de m’ijo “el soldado” —sí, lo captaron: es que se trata de mi hijo el mayor; por no mencionar que anda pelón, como su apá—, quien cumple años el 14 de abril.

Cosa rara en él, porque por lo general anda de rejego y malamansado, el Adolfo aceptó la invitación de ir a la carnita asada; de ese modo, ahí estábamos, en medio de una concurrencia entrañable: Luis Abraham, Adolfo y miguelito, o séase yo.

El asunto no tendría nada de particular porque cumpleaños hemos festejado varios y la cosa habría quedado en eso, en la famosa “carnita asada” y en echarse unas cervecitas al coleto, en excelente compañía; pero no, lo memorable vino de la mano de la curiosidad del Adolfo, quien nunca había escuchado cantar a su hermano mayor.

Hace casi cinco años y medio escribí que uno de tantos fines de semana que me agarró en la ciudad de México pasó por una mesa de billar y otra de dominó; que fue ir al teatro y al estadio Azteca después, a ver un América Monarcas sin chiste; que transcurrió en dos o tres fondas —de excelente yantar—; y que, para concluir, “nos sorprendió a Luis y a mí en Garibaldi, cantando a grito pelón, nada más por el gusto de hacerlo”. Ahí descubrí esa faceta de Luis; lo cierto es que a mi hijo mayor se le da ese asunto de los “gorgoritos”.

     Por ese motivo contraté un karaoke con la esperanza de que no se hiciera el remolón y, ¡Dios mío!, no se hizo; a petición de Adolfo cantó y yo hubiera querido que cantara más, que fuera menos reacio al grito universal de: “¡Otra! ¡Otra! ¡Otra!”, pero no, se montó en su macho de compromisos “preadquiridos”; además no era cosa de abusar pues, como dije, era su cumple.

    En algún punto de la velada, se me empañaron los ojitos, cosa que el Adolfo —quien con los pelos que trae parece “Caballero del Zodiaco”, lleva tres meses sin ir al peluquero—, no podía dejar pasar y me hizo víctima del bullying.

    Lo admito públicamente: ese sábado me mató; me mató ver a mis dos hijos; me mató ver la cara de gusto y de azoro del Adolfo; y me mató escuchar cantar a Luis, tanto tiempo había transcurrido desde la última vez.

    Como sea, vayan estos párrafos en muestra de gratitud por la amistad y la compañía, por los hijos (auténticas “bendiciones”), por el maravilloso regalo de esa tarde-noche, pero sobre todo, para desearle a Luis Abraham, larga vida y felicidad.

   Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

PALABRAS CON MOTIVO DE LA ELECCIÓN DEL PRESIDENTE DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL ESTADO DE CHIHUAHUA.

F2qP7GmQMsL

   Hablo exclusivamente a título personal.

   Sin la elegancia de quien me antecedió en el uso de la palabra y con la franqueza que me caracteriza.

   Es un hecho que no es público, pero es común a muchos, a todos los que estábamos ahí esa noche en esa sesión privada de Pleno, que a requerimiento expreso de la Magistrada Bercely Holguín, el Magistrado Leo Alvarado respondió, palabras más palabras menos, que la consulta a la Suprema Corte de Justicia de la Nación no era necesaria porque siempre cabía la posibilidad de argumentar el contenido específico de la decisión que adoptáramos, sobre la base de un acuerdo plenario de mayoría indiscutible.

   Yo estaba equivocado en ese entonces.

   Me apena, me avergüenza y así lo asumo, mi falta de confianza en muchos de ustedes y en sus, más que probadas, voluntad e inteligencia para construir consensos.

  Sí, me equivoqué; pero nunca, jamás, he estado tan contento de estar equivocado; porque la decisión de este día, demuestra que sobre cualquier diferencia, es posible el entendimiento sobre la base de la sana intensión.

   No puedo continuar sin hacer, antes, otra vez, una alusión personal.

   Yo le ofrezco, señor Magistrado Julio César Jiménez Castro, en público, lo que hace unos días —y Usted no me dejará mentir— le oferté en privado: le ofrezco una disculpa, porque mis diferendos con Usted no fueron jamás, de índole personal; sé, estoy consciente de ello, de que ha existido, por lo menos de mi parte hacia Usted, ocasión de agravio, las razones o sinrazones que haya tenido yo salen sobrando, porque la incidencia de diferendos de tinte individual quedan en nada, cuando se asiste a la bonhomía de la que Usted, ha dado cabal muestra al declinar en sus aspiraciones legítimas para transitar hacia un consenso unánime que es el que hoy nos reúne.

   Ese gesto, señor, lo caracteriza, lo honra, lo define; y no sabe cómo lamento el no haber podido coincidir con Usted en ocasión de circunstancias más propicias.

   Continuo: estamos aquí para definir el rumbo del Poder Judicial en el Estado de Chihuahua.

   Desde hace mucho tiempo he defendido, una y otra vez, en público y en privado, la noción de que nuestro papel como integrantes del mismo no puede prescindir de un ingrediente político por la simple y sencilla razón de que, por mandato constitucional, formamos parte de esa institución más extensa que se llama: “Gobierno”.

   La encomienda primordial a nuestro cargo es, sí, administrar justicia; pero ésta no es posible sin la concordia y el entendimiento. Primero entre nosotros, pares, entre pares; y luego, con el resto de los poderes del Estado.

   Este gesto que hoy nos congrega sirve como hito para guiar las acciones inscritas en el futuro inmediato: son muchos, y muy demandantes, los retos porvenir, no sólo en lo que toca a esa administración de justicia a la que ya he hecho alusión, sino también en la organización del Poder Judicial; y cito un solo ejemplo: la justicia laboral, pendiente de definirse no sólo en lo sustantivo sino, más importante aún, por lo que a nosotros toca, en lo adjetivo y en todo aquello que le es inherente como pueden ser los recursos humanos o simplemente la infraestructura material.

   Más allá de los avatares que debamos de enfrentar, sirva esta jornada como indicador, como referente, como presupuesto, pero sobre todo, como instrumento orientador de que el diálogo y el consenso son los instrumentos privilegiados para transitar en esta construcción permanente que, a falta de una mejor definición, debemos de llamar: “justicia”.

   Defender, con pasión y convicción lo que se cree que es correcto, honra a quien así procede; pero ceder de las pretensiones individuales en beneficio de un bien colectivo, así definido por la mayoría —o qué mejor, por todos los involucrados—, es algo que va más allá de cualquier definición o concepto porque trasciende la mera palabrería para traducirse en hechos.

   Nosotros, los servidores públicos del Poder Judicial, no somos, ni debemos ser, entelequias, pozos de sabiduría o técnicos impecables, somos eso simplemente: servidores. Ciudadanos comunes y corrientes, con una aptitud o habilidad singular, quizá, cuyas circunstancias individuales nos han llevado a la elevada encomienda de administrar justicia al caso particular.

   El resto, lo de hoy, por ejemplo, es solamente una cuestión de orden, de acomodar las cosas en su justo lugar y medida, para que funcionen mejor en beneficio de ese otro al que acabo de referirme: del ciudadano común y corriente que confía, que espera, que sea verdad plena, pujante, vital y satisfactoria, el mandato taxativo contenido en el artículo 39 de la Constitución General de la República de que: “Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste”.

   Enhorabuena, compañeras y compañeros, por esta jornada; y que, lo que hoy ha ocurrido, sea por el bienestar de los chihuahuenses.

    A Usted, Magistrado, Julio César Jiménez Castro, vayan estas palabras con el respeto y el aprecio que no tuve ocasión de demostrarle.

   A Usted, Presidente, le deseo todo el éxito en su futura encomienda y sepa que en cualquier circunstancia cuenta con mi cabal apoyo en lo que sea menester para que el Poder Judicial sea ocasión de orgullo y confianza para los chihuahuenses.

Es cuanto.

Carta abierta al Dip. Jesús Villareal Macías.

100_1921

DIP. JESÚS VILLAREAL MACÍAS.

PRESENTE.

Diputado:

   Es una pena escribir estos párrafos pero ni modo.

   En la entrega anterior1 hablaba de la mala fe y de la estupidez, como los extremos de ese péndulo en que se convirtió la controversia presentada en contra de la reforma a la Constitución Política local en relación con el Poder Judicial, aprobada por el Pleno del Tribunal pero maquilada por unos cuantos pares de manos.

   Ahí podría haber quedado el tema: en ascuas sobre quién, cha cha cha chán, será el próximo Presidente del Tribunal, pero no, tenía que venir Usted con su batea de babas —para decirlo en las sabias palabras de mi abuelita Esther—.

   Me refiero, con tan elegante fórmula, a sendas declaraciones suyas (Diputado: “sendas” es un adjetivo plural que significa: “Uno cada uno o uno para cada uno de dos o más personas o cosas”) vertidas ante dos medios de comunicación locales.2

   Con ellas, textual, literal y categóricamente, Usted descalifica la labor de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) porque no se pliega a los intereses de su patrón de facto, miente sobre los motivos y antecedentes de la reforma declarada inconstitucional —por lo menos en lo que toca a la designación del Presidente del TSJ—, miente de nuevo en lo tocante al “saneamiento” del Poder Judicial, supravalora (Diputado: “supravalorar” quiere decir, en este contexto, darle un valor que no merece a tan infausto personaje) la actuación del ex-Presidente del Tribunal —¡ya ja jay!—, Julio César Jiménez Castro —(a) “El Florero” con crisis de identidad—3 y admite públicamente su ignorancia supina (Diputado: “supina” es un adjetivo que implica una cualidad negativa y significa que es muy grande o evidente) sobre asuntos que aprobó en su carácter de levantadedo.

   Es una lástima porque, oyéndolo,4 es evidente que Usted no tiene idea de lo que dice ni sabe de qué está hablando; sería bueno conocer —y sobre todo ver si es capaz de explicarlo de manera detallada— ¿qué razones tiene, con qué pruebas cuenta, para afirmar que, con su resolución, la SCJN “está propiciando el regreso del duartismo”? ¿De qué manera, el artículo transitorio revocado, removió jueces y magistrados? ¿A cuántos? ¿Quiénes eran? ¿Cómo, cuándo y de dónde los removió? Pero sobre todo: ¿por qué era imprescindible removerlos? ¿Cuál es esa reacción del gobierno federal? Si la SCJN se sometió al Gobierno, como Usted afirma, ¿dónde están las pruebas que lo demuestran? ¿Cuáles son sus motivos jurídicos, políticos y éticos para “no estar de acuerdo” con la resolución?

   En cuanto al Magistrado Julio César Jiménez Castro, déjeme decirle —y no lo digo yo— que la SCJN le está haciendo un favor; en un editorial del día de ayer se lee: “Su papel como presidente era francamente deplorable, no llegaba ni a florero […] Como magistrado era bueno; como presidente una calamidad y más cuando permitió que Luz Estela Castro y Angélica Godínez tomaran bajo su mando el gobierno del Supremo Tribunal. En casa estará mejor, permaneciendo en la oficina hasta un infarto puede sufrir en cualquier mal día”.5

   Condición lamentable que motivó, incluso, que para evitarle sobresaltos y sudores, el mero día de su destitución, tuvo que salir al quiete y en su defensa la mismísima Lucha Castro, su jefa de facto, quien “con toda la soberbia que le caracteriza salió de la oficina que debe de ocupar el presidente del STJE dando la orden de que se negara la presencia de Jiménez Castro en esa oficina, con la intención de evitar que los compañeros reporteros que cubren la fuente lo pudieran entrevistar pidiendo su opinión al respecto de esa destitución”.6

   Concluyo: diputado, si llegó hasta aquí —si entendió usted la mitad de este texto o no se aburrió después de los primeros dos párrafos— lo reto públicamente a debatir el día, la hora y en el lugar que desee, acompañado del número de asesores que estime necesarios y ante el auditorio que Usted elija, cualquiera de las barbaridades que declaró el día de ayer en las notas identificadas al pie de página (Diputado: “pie de página” se refiere a esas notas chiquitas situadas al final de un pliego o documento, generalmente numeradas, que sirven para aclarar el contenido general de un texto).

   Sin más por el momento, me reitero a sus órdenes y le dejo aquí mis correos personales para acordar los detalles del debate. Nos vamos a divertir mucho, ya verá, saludos.

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 1 “De Dálmatas”.

2 Artículo de Daniela González titulado: “Transitorio para cambiar de presidente saneó TSJ: Jesús Villarreal”, publicado el 03 de marzo de 2018. [En línea]; visible en el sitio: http://www.tiempo.com.mx/noticia/124370-pan_jesus_villarreal_congreso_del_estado_magistrados_chihuahua/1, consultado el 03 de marzo de 2018 a las 21.00 hrs. y Artículo de la redacción titulado: “Con resolución de Scjn federación provoca el regreso del duartismo: Villarreal”, publicado el 03 de marzo de 2018. [En línea]; visible en el sitio: http://laopcion.com.mx/noticia/201613/con-resolucion-de-scjn-federacion-provoca-el-regreso-del-duartismo-villarreal-, consultado el 03 de marzo de 2018 a las 21.05 hrs.

3 Artículo de Heriberto Barrientos titulado: “Ni florero inútil, ni títere de Lucha: Jiménez Castro”, publicado el 15 de marzo de 2018, por el periódico El Diario de Juárez.

4 El audio de sus barbaridades está disponible en el sitio: http://laopcion.com.mx/noticia/201613/con-resolucion-de-scjn-federacion-provoca-el-regreso-del-duartismo-villarreal-

5 Editorial de Luis Froylan Castañeda, publicado el 03 de abril de 2018, por el periódico El Diario. Énfasis añadido.

6 Editorial de titulado: “Quien se prostituye pierde la vergüenza…”, publicado el 04 de abril de 2018. [En línea]; visible en el sitio: https://lajiribilla.com.mx/quien-se-prostituye-pierde-la-verguenza/-, consultado el 04 de marzo de 2018 a las 07.25 hrs. Énfasis añadido.

 

DE DÁLMATAS.

boundin-pixar-1

    Dálmata, eso parezco. Rarito, pero dálmata.

    Resulta que me rapé. Eso no es nada nuevo —sólo Lola, mi mamá, se lamenta del apresurado adiós a mis caireles—; la novedad consiste en que tengo más canas que años atrás y, resulta, que el cráneo, otrora de un parsimonioso y parejo color oscuro, presenta ahora unos feos lamparones blancuzcos, de tal modo que la percepción de que me “trasquilaron”, o me cortaron el pelo con un hacha, cobra sentido de inmediato. Ahí voy pues, por la vida, con apariencia de dálmata singular (cuero negro manchas blancas) y aspecto de traqueteado balón de fútbol al que se le empezaron a borrar los dibujitos. Ni modo, pero quería yo andar retefresco.

    Los que también han de parecerlo, por los manchones púrpuras de vergüenza, son los magistrados del Tribunal Superior de Justicia encargados de combatir, vía controversia constitucional, la reforma a la Constitución Política local en relación con el Poder Judicial, particularmente el Consejo de la Judicatura.

    En medio de una sarta de dimes y diretes sobre los alcances de la revisión jurídica a cargo de la Suprema Corte de Justicia; es decir, si había actuado oficiosamente o no, lo cierto es que tengo frente a mis ojitos, pestañudos y vivaces, el borrador remitido a mitad del año pasado para darle el visto bueno y ahí, clarito, con todas sus letras, en el apartado marcado con el número ocho romano (VIII) se lee: “SOLICITUD DE SUPLENCIA DE LA QUEJA”.

     No sólo eso, sino que el autor del proyecto agregó, presto y claridoso: “[…] se solicita a ese Alto Órgano Colegiado dar cabal cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 40 de la Ley Reglamentaria de las fracciones I y II del artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en cuanto al deber de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de suplir la deficiencia de la presente demanda”; citando como fundamento, la tesis P./J. 7/2005, de la Novena Época, Tomo XXI, del mes de febrero de 2005, página 1390. ¡Toma chango tu banana!

    Sin que pudiera faltar, en los petitorios, un apartado cuarto, en el cual se pide “suplir las deficiencias de la presente demanda, entrando al fondo del asunto para el análisis de las normas que pudieran contravenir el orden constitucional”.1

    De ahí que, como bien se dijo en el Heraldo de Chihuahua: “ahora se sabe que en realidad quien presentó escritos en el litigio en la corte para su ampliación, fue el mismo presidente Jiménez Castro, que se supone aliado de la administración de Corral. Así que simplemente jugó contra la casa […]”.2

    Debe ser completamente cierto entonces; porque, o es eso, o es tiempo de empezar a ofrecer la famosa disculpa —empleada por César Duarte, en el asunto de banco Unión Progreso”;3 y por Blanquita Gámez, en el del último jacobino, Rodolfo Leyva”4—, aquélla de: “firmé a lo güey”.

    Como sea, habrá de verse si los tomatitos continúan igual de contentitos ahora que, se sabe y consta, literal y expresamente le pidieron a la Corte su intervención más amplia a fin de reparar cualquier inconstitucionalidad; solicitud de cajón, por lo demás, pero el punto aquí es político, no jurídico; pues resulta que, o quisieron madrugar al Consejo, malévolos e intrigosos; o se les “pasó bobita”, tarugos.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

 1 Énfasis añadido.

2 Columna Ráfagas publicada el 26 de marzo de 2018, por el periódico El Heraldo de Chihuahua. Énfasis añadido.

3 Editorial de Luis Froylan Castañeda, publicado el 18 de marzo de 2018, por el periódico El Diario.

4 Artículo de Roberto Álvarez titulado: “Firma diputada Gámez documento sin leerlo; acusaba de jacobino a Leyva” publicado el 25 de julio de 2018, por el periódico El Heraldo de Chihuahua.

 

2 DE ABRIL: LA MADRE DE TODOS LOS DESMADRES.

batalla_de_puebla-5_de_mayo-minuto_a_minuto-historia_completa-milenio-noticias_MILIMA20170504_0485_8

     He meditado muchos estas líneas; bueno, no; no las he meditado tanto; por esta vía, he decidido fijar posturita por aquello que, se rumora, va a ocurrir el próximo 2 de abril. Conste que no me refiero a celebración de la toma de Puebla, conocida precisamente como “Batalla del 2 de abril”.

    Aludo, digámoslo de un jalón, a sendas resoluciones de la Suprema Corte de Justicia que vendrían a resolver dos controversias promovidas por el Poder Judicial del Estado1 y cuyos efectos, se dice, serían “darle cuello” al actual Consejo de la Judicatura2 y revocar, de facto, la designación de “El Florero” con problemas de identidad.3

    Mucho se especula sobre los efectos de la resolución e, incluso, días atrás circuló4 un escrito que con gran júbilo y dinamismo compartieron compañeritos y compañeritas magistrados, un mamotreto con una sarta de infundios; cito sólo un ejemplo ilustrativo, según el cual “se detendría el proceso de depuración y profesionalización del Poder Judicial”; cabe señalar que a la fecha, no se ha emprendido una sola acción en ese sentido; de hecho, la primera convocatoria para “depurar” al actual cuerpo de juzgadores se acaba de publicar apenas hace cuatro días; y son los jueces, en activo desde pasadas administraciones, quienes han resuelto los casos a que alude el famoso desplegado. Al día de hoy, ninguna de sus afirmaciones tiene sustento; y no existe ninguna prueba que las demuestre; desde hace año y medio, el Poder Judicial ha sido objeto de una serie de ataques y señalamientos de los cuales ninguno ha sido acreditado con elementos de convicción susceptibles de ser reputados como tales.

   El próximo 2 de abril será fundamental para el Estado de Chihuahua; será la oportunidad de transitar, por primera vez en dieciocho meses, por los caminos de la constitucionalidad y el respeto absoluto a las determinaciones de un orden de autoridad superior, el Poder Judicial federal, que decidirá cómo debe resolverse ese conflicto. El 2 de abril será decisivo pues será el momento de decidir si se discurre por los caminos de la palabrería, la demagogia, el populismo y los ejercicios de fuerza, como mecanismo de presión, o por los causes de la legalidad y el orden.

    La Auditoría Superior y el Instituto de Transparencia no son, precisamente, los mejores antecedentes. En los dos casos, el Poder Judicial federal ha sido pisoteado y desoído para imponer, por la brutalidad de la fuerza, a un delincuente, como titular de la primera, quien desempeña su encargo por la vía de los hechos; y en el segundo, a un pobre hombre que, habiendo aceptado, de manera pública y expresa, el fallo de la autoridad jurisdiccional, tascó la rienda para tragarse, enterita, la imposición de su amo de facto.

    Si las cosas, decide la Corte que se queden como están, vale; aquí voy a estar como he estado los últimos tres años y medio casi, desempeñando mi función del mejor modo posible; si no, si ocurre que debo asumir una responsabilidad que no pedí —porque deriva de una encomienda mayoritaria por parte de los compañeros del Pleno—, vale también porque igual voy a continuar.

    Confío que lo que haya de ocurrir el 2 de abril sirva para serenar los ánimos de todos los actores de la escena estatal; y empecemos a discurrir por la senda del respeto mutuo y del cabal consenso. No puede haber buen gobierno si los órganos que lo integran van cada cual por su lado o, peor aún, agarrados del penacho.

    El Presidente del Tribunal que venga, si deja de comportarse como objeto de ornato, puede estar cierto que gozará de todo el apoyo del suscrito; después de todo, se diga lo que se diga por ahí, al Poder Judicial me debo: es un honor, un privilegio, una dignidad, pero sobre todas las cosas, es una responsabilidad.

… de lo contrario, este ir y venir del carajo —para decirlo en las palabras de García Márquez—, esta jerigonza, este desacuerdo, este descontento, este enfrentamiento perpetuo va a seguir hasta sus últimas consecuencias. Rodolfo Leyva dixit.

    Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican, en Facebook (Luis Villegas) o también en mi blog: https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

1 Artículo de Salvador Esparza García titulado: “La Suprema Corte le mete suspenso a controversias de Chihuahua”, publicado el 12 de marzo de 2018. [En línea]; visible en el sitio: http://nortedigital.mx/la-suprema-corte-le-mete-suspenso-controversias-chihuahua/, consultado el 27 de marzo de 2018 a las 21.20 hrs.

2 Artículo de Heriberto Barrientos titulado: “Ni florero inútil, ni títere de Lucha: Jiménez Castro”, publicado el 15 de marzo de 2018, por el periódico El Diario de Juárez.

3 Ídem.

4 Artículo de Francisco Milla titulado: “¡Alerta! El ejercicio de la justicia contra Duarte y sus cómplices puede ser impedido por una resolución judicial a modo de la SCJN para remover Consejo de la Judicatura: OSC's”, publicado el 12 de marzo de 2018. [En línea]; visible en el sitio: http://elpuntero.com.mx/n/72953, consultado el 27 de marzo de 2018 a las 21.25 hrs.

 

Carta abierta al Dip. Alejandro Domínguez.

18318188_10155485428501178_1712715443_o

DIP. ALEJANDRO DOMÍNGUEZ DOMÍNGUEZ.

PRESENTE.

Diputado:

     Quisiera poder referirme a ti en términos más cordiales pero no puedo; tal pareciera que, la bonhomía —una de las pocas cualidades que te habitaba— según se ve, se esfumó por completo en cuanto te eligieron candidato.

     Suele ocurrir. A algunos, es el ejercicio del poder el que les vuela la tapa de los sesos; para otros, no es necesario llegar a tanto, con una candidatura basta y sobra. Por lo visto, tú eres de los segundos.

      Mal —y tarde— llegas a la supuesta defensa de los intereses de los chihuahuenses. Te voy a recordar, en breves apuntes —no necesito más—, quién eres, qué has hecho y de lo que eres capaz:

      En 2010, junto a Duarte —tu  mecenas, como luego se verá; tu manager (porque se lo debes todo)—, fuiste electo diputado por el Distrito 18, para la LXIII Legislatura local;1 al irse Enrique Serrano de candidato a Juárez, te erigieron, ¡Oh, lalá!, Coordinador de la bancada priísta —lo que no es poca cosa—;2 en premio a tu fiel desempeño, en 2013 Duarte te hizo dirigente del CDE del PRI;3 en 2015, en el culmen del duartismo, otra vez como premio a tu complicidad perruna, te hicieron Diputado federal;4 y no sólo eso, sino también Coordinador.5

     Si te hubieras limitado a ser tú, cabezón, prietito, discreto y callado, sólo se trataría de una anécdota, rasgos de tu ovejuna biografía, pero, ¿dónde estabas en lo más álgido de la lucha por defender a Chihuahua? Te lo voy a responder: estabas endeudando al Estado.

     Los siguientes son datos “duros”, Diputado, demostrables con sólo darle “click” a los sitios que aquí se detallan. De conformidad con el Diario de los Debates del Congreso de Chihuahua, durante tu gestión se aprobó: el 20 de diciembre de 2010, el endeudamiento del Estado por un monto de tres mil millones de pesos (Decreto 211-10 I PO);6 el 15 de diciembre de 2011, otro por 2 mil 600 millones (Decreto 574-11 I PO);7 el 20 de diciembre de 2011, un endeudamiento simulado por 2 mil 500 millones (Decreto 715-11 I PO);8 el 13 de septiembre de 2012, otro por mil 20 millones (Decreto 871-12 VIII PE);9 el 22 de noviembre de 2012, la bursatilización de 6 mil millones (Decreto 912-12 I PO);10 y el 17 de julio de 2013, la emisión de certificados bursátiles hasta por 15 mil millones (Decreto 1327-13 XI PE).11 Lo que en números netos representa un total de 27 mil 620 millones de pesos que aprobaste como legislador local.

    No Diputado, no es creíble ni plausible tu versión, aunque a ella se sumen aliados de última hora con vestigios de cierto decoro, como el caso de Jaime García Chávez (a) “La Gata Flora” —conste que el mote no es mío; lo leí en Facebook aplicado al licenciado y me pareció muy acertado para describir su belicosa y veleidosa personalidad—; o pillos redomados, de siete suelas, como Pedro Nicanor Domínguez Alarcón.12

     No Diputado, quien crea tus infundios tiene que ser muy crédulo, muy tonto o muy vil, porque en los hechos, bastante daño le has hecho tú a Chihuahua con tu complicidad y tu cinismo, como para venir, ahora, a presumir de una decencia que sólo existe en tu imaginación febril.

      Por el bien de tu maltrecha honra, rectifica y ofrece disculpas.

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com

[1] Artículo de la redacción titulado: “Entrega Asamblea Municipal constancias de mayoría a diputados”, publicado el 10 de julio de 2010. [En línea]; visible en el sitio: http://devenir.com.mx/diario/index.php?option=com_content&view=article&id=2553:entrega-asamblea-municipal-constancias-de-mayoria-a-diputados-electos&catid=43:el-estado&Itemid=57, consultado el 19 de marzo de 2018 a las 07.20 hrs.

2 Artículo de la redacción titulado: “Renuevan dirigencia del PRI en Chihuahua”, publicado el 10 de julio de 2010. [En línea]; visible en el sitio: http://m.milenio.com/estados/Renuevan-dirigencia-PRI-Chihuahua_0_158384203.html, consultado el 19 de marzo de 2018 a las 07.25 hrs.

3 Artículo de Miguel Silva titulado: “Alejandro Domínguez, nuevo dirigente estatal del PRI”, publicado el 21 de septiembre de 2013, por el periódico El Diario de Juárez.

4 Artículo de la redacción titulado: “Rinden protesta nuevos diputados federales por Chihuahua”, publicado el 29 de agosto de 2015, por el periódico El Diario de Juárez.

5 Artículo de la redacción titulado: “Designan a Alejandro Domínguez coordinador de los diputados federales del PRI de Chihuahua”, publicado el 15 de agosto de 2015. [En línea]; visible en el sitio: http://laopcion.com.mx/noticia/104223, consultado el 19 de marzo de 2018 a las 07.15 hrs.

6 Visible en el sitio: http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/2944.pdf

7 Visible en el sitio: http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/3544.pdf

8 Visible en el sitio:  http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/3392.pdf

9 Visible en el sitio: http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/3700.pdf

10 Visible en el sitio: http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/3749.pdf

11 Visible en el sitio: http://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/decretos/archivosDecretos/4172.pdf
12 Artículo de la redacción titulado: “Maru en campaña populista su escudo debió evitar asesinato de Andrea: Pedro Domínguez”, publicado el 16 de marzo de 2018. [En línea]; visible en el sitio: http://www.omnia.com.mx/noticia/60237, consultado el 19 de marzo de 2018 a las 07.30 hrs.